Autor: Apostua, Luis. 
   Hechos o frases     
 
 Ya.    06/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

6-IX-77

jornada española

HECHOS O FRASES

PASADA la tormenta llamada "crisis-de-José María", subsisten los problemas reales. Pero esta psicosis

de crisis merece más análisis que la propia crisis que, un día u otro, se producirá como se produce todo

en esta vida, y muy posiblemente esa solución no correrá a favor de quienes han fomentado esta última

erupción por la sencilla razón de que ya perdieron la anterior oportunidad. Si no entiendo mal la política

española, repito mi idea de que los problemas son enormemente importantes, pero el planteamiento de

esta crisis tiene una enorme dosis de frivolidad. Veamos la cuestión partida en trozos lógicos:

Primero.-La crisis la provoca alguien de Unión de Centro Democrático. Esa idea es demencial por la

sencilla razón de que dentro de la UCD nadie tiene -hoy por hoy- fuerza suficiente para desencadenar

una crisis. La propia debilidad de estructura del Partido impide una resolución de tal envergadura, y los

interesados saben muy bien que si abandonan el barco, no tienen otro al que subirse.

Segundo.-El desgaste gubernamental. Ese es el único factor posible, pero no ha habido tiempo para que

el gobierno acierte o falle, de forma que habrá que esperar a ver si es capaz de tutear adelante su

programa, con sus tres puntos de Constitución, reordenación económica y autonomías regionales. Si

falla, es evidente que el Gobierno deberá ser cambiado, pero no ha habido tiempo para medir lo que vaya

a ser.

Tercero.-La conveniencia de un Gobierno de coalición. Hasta ahora, sólo el Partido Comunista tiene

una idea exacta de lo que puede ser un gobierno de ese tipo. Para el resto de los partidos, sobre todo

PSOE y UCD, lo que hay es una gran incógnita de método, que ninguno de los dos ha resuelto aún.

Cuarto.-El "caso del diputado agredido". A mi entender, quizá sea el hecho más grave, pero no es

el gatillo que desencadene una crisis. Puede desencadenar cosas peores, como advierte sabiamente el

diputado socialista Pablo Castellanos; puede ser aprovechado por fuerzas ultraderechistas para crear la

más grave psicosis, la de un enfrentamiento recíproco del Congreso y las Fuerzas Armadas o policiales.

Nadie en su sano juicio desea una cosa así.

Por consiguiente, mantengamos la esperanza de que la próxima crisis esté sustentada sobre hechos

objetivos, no sobre frases brillantes como ha sido esta.

Luis APOSTUA

 

< Volver