Autor: Fernández-Marcote, Carlos. 
 Gil Robles. 
 Razón para dimitir: buscar la unidad  :   
 Las elecciones difícilmente serán sinceras. Entrevista con el dimitido presidente de Federación Popular Democrática. 
 Ya.    12/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

GIL-ROBLES

RAZÓN PARA DIMTIR: BUSCAR LA UNIDAD

"Las elecciones difícilmente serán sinceras" * Entrevista con el dimitido presidente de Federación

Popular Democrática

La dimisión de su cargo de presidente de Federación Popular Democrática, aunque no retirada de la vida,

política, trajo ayer al primer plano informativo a don José María Gil-Robles y Quiñones, el veterano líder

demócrata cristiano que hasta a sus casi ochenta años ha sido cabeza indiscutible de un importante sector

de la democracia cristiana española, hoy más necesitada que nunca de la unidad que la haga ocupar el

trascendente lugar que le corresponde en el juego político democrático español. Minutos después de hacer

pública su dimisión, el señor Gil-Robles ha contestado así a nuestras preguntas:

- ¿Cuál ha sido la razón funda-mentall de su dimisión?

- Buscar la unidad de la democracia cristiana. No será nada fácil llegar a ella. Los pasos que a partir de

ahora se den no van a depender de mí. Yo he fracasado en todos mis intentos.

- ¿Cuáles son los grupos auténticamente demócrata cristianos de que usted ha hablado?

- Los que usted sabe y los que quieran serlo si saben autodepurarse de veras.

- ¿Cree que la democracia cristiana es la primera fuerza política española. como se ha repetido

en tantas ocasiones."

- Creo sinceramente que organizada y unida la democracia cristiana es la primera fuerza política del

listado español y que parece escaso cualquier sacrificio que se haga por la unidad.

- ¿Cómo van a ser. las elecciones en su opinión?

- Si son sinceras, temo mucho que resulten de ellas unas Cortes ingobernables, ya que el proyecto de

reforma política aprobado en referéndum es lo más absurdo que se ha concebido en la historia de los

pueblos. Si no son sinceras, agravarán considerablemente la penuria política del pueblo español. Hechas

con la precipitación que las hace el Gobierno, cuando aún no se conocen las normas electorales ni el

proyecto electoral, y cuando lo esencial que debería ser resuelto aún no lo está, es imposible que las

elecciones reflejen lo que piensa una opinión pública amordazada durante cuarenta años. Yo no he

propugnado que no se celebren, sino que se celebren cuanto antes, pero bien. Lo contrario es ensañar al

pueblo español e introducir un nuevo elemento de confusión y perturbación.

- ¿Estarán para junio desmontados los apartados de coacción con que cuenta el Gobierno en la actualidad?

- No creo ni mucho menos que para esa fecha estén desmontados todos esos aparatos, y es por eso por lo

que pienso que esas elecciones difícilmente serán sinceras.

- ¿Cuáles son, a su juicio, las condiciones de sinceridad electoral?

- Quitar todo poder político a los gobernadores civiles, alcaldes y demás funcionarios, derivado de la

Secretaría General del Movimiento. Acabar de potenciar a una ensa del Movimiento, crónica mente

deficitaria a costa del bolsillo de todos los españoles e impedir que la televisión se siga moteando al

servicio de los intereses del Gobierno.

- ¿Se retira usted de la vida política activa?

- En absoluto; intervendré en los actos de propaganda que se crean necesarios para el partido, publicaré

artículos y prepararé libros que quiero queden acabados antes que Dios corte el hilo de mí vida o de más

posibilidades intelectuales.

- ¿Se presentará a diputado por Salamanca?

- Sólo si me lo manda el partido.

Carlos FERNANDEZ MARCOTE

 

< Volver