Autor: Martín Bernal, Obdulio. 
 Diario de las elecciones. Ruiz-Giménez. 
 Intuimos a tiempo la penetración del gobierno en el centro  :   
 Nos hubiese gustado ir al Congreso junto a los socialistas. 
 ABC.    11/05/1977.  Página: 11,13. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

ABC. MIÉRCOLES 11 DE MAYO DE 1977. PAG. 11

Diario de las ELECCIONES

RUIZ-GIMENEZ

INTUIMOS A TIEMPO LA PENETRACIÓN DEL GOBIERNO EN EL CENTRO

Nos hubiese gustado ir al Congreso junto a los socialistas

Las agendas de los políticos comienzan a estar más completas que las de los odontólogos. Casi todas las

citas tienen días de demora. Joaquín Ruiz-Giménez está agobiado entre sus clases, su despacho y sus

actividades políticas. Universidad, viajes, conferencias, suyas o de sus amigos, y en los descansos, uno o

dos periodistas. «Si las elecciones se celebrasen todos los años, no se podrían resistir», se lamenta.

Hace calor en su despacho y nos sentamos en la sala de Juntas contigua.

- ¿No cree, don Joaquín, que la candidatura democrática al Senado por Madrid es poco atractiva y que le

han entregado en bandeja los cuatro escaños a «Alianza Popular» o a «Unión Centro Democrático»?

- No sé cuál es su baremo para calificarla de poco atractiva, pero, en mi opinión, las personas que van en

ella son todas ellas muy valiosas, sobre todo desde el punto de vista que importa en las futuras Cortes, y

que es el profundo conocimiento de la ciencia política. Todos ellos son expertos en política

constitucional.

Se trata, bien es verdad, de un segundo tipo de candidatura. El primero era el de los líderes o responsables

de algunos movimientos políticos. Por ello en principio se pensó en José María de Areilza, Enrique

Tierno Galván y quizá yo mismo. Pero después comprendimos que nosotros no podíamos abandonar

nuestra candidatura al Congreso y por ello optamos por el segundo tipo, buscando personas expertas en

Derecho constitucional, y más concretamente en la problemática de la futura Constitución española.

- Yo me refiero concretamente a que no son personas populares, y es evidente que la gran masa del

electorado buscará nombres que le sean conocidos.

- Bueno, esperemos que en estas semanas que quedan sus imágenes y sus ideas se divulguen más. Es

cierto que eso es un hándicap que tendremos que superar. De todas formas, yo tendría que decir que la

candidatura para el Senado de «Alianza Popular» tampoco es de primera división en cuanto a esa

calificación de personas atractivas. Yo no digo que no sean personas valiosas, lo son, pero no creo que

tengan especial atractivo. Esperemos que la candidatura del centro tenga más «gancho».

CENTRO

- «Izquierda Democrática» llegó a patrocinar la idea de una inclusión del «Equipo Demócrata Cristiano»

en la coalición de «Centro Democrático». ¿Por qué no llegó a cristalizar?

- En primer lugar, ha de quedar claro que no era este centro, era en el otro centro. Esto, que quede claro.

Nosotros pensamos que el primitivo centro era extremadamente reducido, que estaba empleando una frase

marinera, escorado hacia la derecha y que, por tanto, era importante abrirlo hacia otras fuerzas de centro

izquierda y hacer posible el diálogo de ese centro e incluso la cooperación de ese centro, al menos para el

Senado, con las fuerzas socialistas.

Pero entonces hubo ya una cierta intuición, yo diría más que intuición noticias suficientes de que desde el

Gobierno se intentaba una penetración sería sobre ese centro y que, por tanto, dejaría de ser una coalición

independiente del Gobierno y concretamente del presidente y de alguno de sus colaboradores. Esto

dificultó la operación, porque había fuerzas que no querían entrar en ese juego. Esta fue la razón principal

por la que la alianza no se llevó a cabo. Desde luego, los acontecimientos posteriores dieron la razón a los

que intuían lo que hoy es ya una realidad.

- ¿Por qué los demócratas cristianos pueden estar coaligados con los socialistas en el Senado y no en el

Congreso?

- Nosotros hubiésemos querido la alianza con los socialistas también para el Congreso, pero como usted

recordará, fueron los socialistas los que decidieron en su Congreso presentar listas a la Cámara Baja,

candidaturas propias, homogéneas, hasta el punto de que ni siquiera ha ido candidaturas socialistas

unidas, lo que lamentamos, porque pensamos que un bloque socialista unido sería muy conveniente para

el país, dar o que ellos también pueden pensar que nosotros no hemos solucionado la unidad de las

fuerzas demócratas cristianas.

Cuando comenzamos a dialogar con el «P. S. O. E.» nos advirtieron que al Congreso irían solos y que

dejaban abierta la posibilidad de alianzas electorales al Senado, y así se hizo.

IDEOLOGÍA

- Ya han pasado las elecciones y los demócratas cristianos y los socialistas están juntos. ¿Cómo se las

arreglarán cuando surja la discusión sobre el divorcio o el aborto?

- Este punto que usted toca me parece realmente importante. Nosotros pensamos que en las próximas

Cortes hay una cuestión capital, que es elaborar una constitución democrática. En este caso algunas

cuestiones ideológicas no son esenciales. Por ejemplo, en una constitución democrática hay que

garantizar la independencia del Estado de toda confesionalidad religiosa, es decir, la separación de la

Iglesia y del Estado con todas sus consecuencias. En este punto, el «Equipo de la Democracia Cristiana»

es partidario de la separación total, porque creemos eme es bueno para el Estado y mejor aún para la

Iglesia. No sé qué pensarán otros demócratas cristianos, pero nosotros pensamos así. Creo, por tanto, que

a la hora de elaborar una constitución democrática podremos estar al lado de los senadores socialistas.

Ahora bien, en materia de divorcio y del aborto defenderemos nuestras propias convicciones, que en

algún punto serán coincidentes y en otros discrepantes.

ITALIA

- El hecho "de que los comunistas estén a punto de llegar al Poder en Italia, por impotencia de la

democracia cristiana para gobernar, ¿puede condicionar las elecciones en contra suya?

- La situación es completamente distinta. Piénsese que la democracia cristiana lleva treinta y tantos años

gobernando en Italia y que durante todo este tiempo ha logrado el respeto absoluto a las libertades

democráticas. No hubo ni un sólo momento dictatorial durante ese tiempo y, además, fue el momento de

desarrollo económico del país. Ocurre que ahora Italia está sufriendo la crisis de los demás países

occidentales.

Además, esto hay que reconocerlo, la Democracia Cristiana Italiana, por aguantar presiones de ciertos

sectores, no ha realizado la política social que debiera, lo que ha producido un distanciamiento de los

partidos socialistas, quedando los democristianos en confrontación directa con los comunistas. Esto es

una lección. Si los futuros Gobiernos de «Centro» de España no acometen con fuerza una política social

progresiva, la Influencia de los socialistas y de los comunistas aumentará.

Nuestra vocación es la de servir de enlace entre las fuerzas del centro y las fuerzas de izquierda marxista.

GOBIERNO

- ¿Formaría usted parte de un futuro Gobierno presidido por Suárez?

- Sí. siempre y cuando ese Gobierno pretendiera: 1." Dar un carácter constituyente a las Cortes. 2.°

Dentro de ese clima elaborar una constitución democrática pluralista tipo occidental. 3.° Abordar con

mucha ponderación y sensatez el tema regional. 4.° Pactar con la Iglesia un sistema de separación. 5.°

Garantizar los derechos humanos, no sólo a nivel de O. N. U., sino a nivel de la Convención europea de

1950, que rige en el seno del Consejo de Europa. 6° Que aborde con decisión los problemas reales del

país, como la reconversión económica, el desempleo. los sindicatos y la educación. - M. A. N.

 

< Volver