Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Rumores inquietantes     
 
 Informaciones.    01/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Rumores inquietantes

Por Abel HERNÁNDEZ

MADRID volvió a ser ayer un hormiguero de rumo•"•*• res inquietantes. Los teléfonos sonaban

insistentemente. Las preguntas eran, en todos los casos, pare* cidas: «¿Es cierto que se van los tres

vicepresidentes?». «¿Es inminente una crista profunda?». ..¿Puede irse también Suárez?)). «¿Es verdad

que va Fontán de primer ministro?.. «¿Por qué la Incerüdumbre hasta última hora sobre si había o no

Consejo de ministros?». «¿A qué ha Ido Hernández Gil a La Zarzuela?». «Por qué ha recibido Suarez a

los tres vicepresidentes?». «¿E» cierto que el jueves hubo una nueva reunión militar de altura?». «¿Qué

significa que mientras unos portavoces de la Moncloa aseguraban que el presidente estaba solo, encerrado

en su despacho, estudiando las medidas económicas, otros confesaban que aquello era ayer una romería

de ministros?»... Las preguntas no tenían respuestas concluyentes.

Pero quiíi U pregunta claye sea: «¿Responden los rumores a una crisis honda, que se intenta disimular,

tanto en el Gobierno como en la U.C.D., o se trata de una guerra de rumores para provocar precisamente

esa crisis? ¿O acaso persiste la crisis latente y los rumores tratan de que estalle abiertamente? En

cualquier caso, demasiada Incertidumbre, demasiada oscuridad, demasiada sensación de improvisación,

demasiada In* seguridad.

Un ministro del Gobierno nos decía: «No veo la crisis inminente, pero no puede descartarse. La batalla

por las medidas económicas en el Gobierno va a ser fuerte. Cualquier cosa puede ocurrir. Yo, desde

luego, no voy a admitir párcheos por razones políticas.» Otro ministro nos aseguraba: «Suárez ha

conseguido con la Generalidad el primer éxito politico importante desde el 15 de junio. Estamos

recobrando la iniciativa. La batalla va a estar en las Cortes, en el Pleno del día 13. No estamos dispuestos

a echar marcha atrás. El equipo económico vuelve a estar compacto, tras ciertos desunimos de semanas

pasadas. No veo la crisis por ningún sitio. El clima es mejor que nunca."

Uno no sabe a quó cartii quedarse. Es imposible liberarse de una cierta /.o/obra. Al final casi apostamos

por que el reajuste del Gobierno, probablemente no inminente, va a ser más profundo y más serio de lo

que en principio se creía. La« presiones exteriores e interiores existen. A veces se trata de presiones muy

fuertes. El presidente Suárez, en su retiro de la Moncloa. pasa largas horas meditando.

 

< Volver