Autor: Cortezo, Jaime. 
   Proceso unificador demócrata cristiano     
 
 Ya.    01/04/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 8. 

PROCESO UNIFICADOR DEMÓCRATA CRISTIANO

HABIENDO sido uno de los protagonistas de la creación de la Federación de la Democracia Cristiana me

parece oportuno divulgar algunas circunstancias y motivaciones referidas a ese acontecimiento político.

EN primer lugar quiero decir que la federación formal entre Izquierda Democrática y la Federación

Popular Democrática no era necesaria desde el punto de vista de nuestras actividades, ya que—de hecho

— veníamos desarrollándolas conjuntamente dentro del marco del Equipo de la Democracia Cristiana y

habíamos resuelto presentar nuestros candidatos en las mismas listas electorales, siendo también común la

propaganda y la imagen a dar ante el público español. No obstante, estimamos que esta imagen se mejora

con la aparición de la nueva Federación de la Democracia Cristiana, la cual está abierta a la incorporación

de otros partidos de la misma familia ideológica.

TAMBIÉN creo que es positiva la generosidad de que hemos hecho gala respecto a los personalismos y

apetencias de que tanto se acusa a los políticos, habiendo demostrado que en nosotros priman más los

servicios a la DC y a España que las apetencias egoístas.

LA vocación unificadora de nuestros dos partidos se prueba con el compromiso adquirido de celebrar,

antes del próximo 31 de julio, un congreso, del que nacerá un solo partido democristiano, en el que se

vean representados los conciudadanos que comulguen con nuestro pensamiento y modo de actuar. La

demora de este congreso se basa en que no podemos distraer nuestros esfuerzos en este periodo

preelectoral, al que hemos de dedicar todas nuestras energías, y a que tampoco es conveniente

reestructurar nuestras organizaciones que están cumpliendo una efectiva y brillante labor, pues en esta

reestructuración perderíamos una inercia y un tiempo preciosos dada la inminencia de los acontecimientos

electorales. Estas son las razones por las que ID y FPD continuarán con sus propias identidades y

organizaciones, si bien acomodadas a las directrices políticas y tácticas que marque la nueva Federación

de la Democracia Cristiana dentro del marco del Equipo de la Democracia Cristiana.

PARTICULAR atención merece el nombre adoptado de Federación de la Democracia Cristiana. La

palabra "Federación" responde a la realidad y comportamiento de nuestros dos partidos — con posibilidad

de ampliación y no de adhesión de otros — y obedece a nuestra filosofía institucionalista teniendo en

cuenta el sentir de nuestros afiliados.

LA alusión a la "Democracia Cristiana" es consecuencia de un sentimiento que se aprecia en nuestro

futuro electorado a través de las encuestas practicadas y la asumimos en virtud de la misma filosofía

institucionalista, pues queremos ser fieles a ese tácito deseo de que España goce de una opción netamente

demócrata-cristiana, con este nombre concreto; aunque somos conscientes de que arriesgarnos algunas

criticas que, por otra parte, demostrarán que no somos clericales como algunos interpretan. Lo demócrata-

cristiano también responde a una filosofía política que rebasa nuestras fronteras y que data de los años

cuarenta, que ha formado cuerpo ideológico y al que hemos contribuido—desde la clandestinidad de

España— tanto en nuestras aportaciones doctrinales como con el esfuerzo que nos era posible durante el

régimen ya caído. Por otro lado, es un deber de conciencia política no dejar este nombre—que tanto

identifica — en manos advenedizas.

TAL vez hubiésemos podido refugiarnos en la terminología "populista" de la época anterior a la

Democracia Cristiana; pero el populismo fue sólo un antecedente del pensamiento que luego sería

demócrata-cristiano y, además, la denominación "popular" identifica poco en la actualidad dado lo

manoseada que está desde los reformistas hasta algunos marxistas.

POR todo ello —y excusándome por la inmodestia—nos encontramos satisfechos de haber dado a luz a la

Federación de la Democracia Cristiana tal y como lo hemos hecho, pues creemos que con ella ofrecemos

una clara opción a un sector muy importante de nuestro electorado en un momento tan decisivo para la

historia de España.

Jaime CORTEZO

 

< Volver