Gil-Robles explica las razones de su dimisión. 
 Soy un obstáculo para la unidad de los grupos democristianos  :   
 Desde hace años había tomado esta decisión, pués los tiempos cambian y los partidos deben renovarse. 
 Arriba.    13/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Gil-Robles explica las razones de su dimisión

«SOY UN OBSTÁCULO PARA LA UNIDAD DE LOS GRUPOS DEMOCRISTIANOS»

«Desde hace años había tomado esta decisión, pues los tiempos cambian y los partidos deben

renovarse»

MADRID. (De nuestra Redacción.)— José María Gil-Robles y Quiñones, presidente de la

Federación Popular Democrática (FPD) ha dimitido de su cargo, según se hizo público ayer en

una rueda de Prensa celebrada a primeras horas de la tarde en la sede de su partido.

El señor Gil-Robles dirigió al comité federal de la FPD una carta en la que, entre otras cosas,

señala que hace ya tiempo que le preocupaba la idea de dejar la dirección de este grupo

político y ponerlo en manos más jóvenes y más compenetradas que las suyas con el espíritu de

los tiempos, y añade que mientras se vivía en la clandestinidad era obligado para él no

abandonar su puesto, cuyo desempeño podía comportar ciertos riesgos, pero que hoy, una vez

reconocidos todos los partidos integrados en la Federación, y formulada en su nombre la

solicitud correspondiente, había llegado la hora de poner en práctica su proyecto, por lo que

dimite.

«Soy un obstáculo»

En este sentido, poco antes del inicio de la rueda de Prensa, se firmó el acta notarial que será

presentada el próximo lunes en el Ministerio de la Gobernación para la legalización de la FPD.

El señor Gil-Robles continúa manifestando en su carta que desde hace tiempo, pero de modo

especial en las últimas semanas, se ha recrudecido la campaña que le trata de presentar como

un político intransigente, cuya obstinación hace imposible la realización de ese anhelo de la

unidad de las Fuerzas Demócratas Cristianas.

«He llegado al convencimiento de que mientras yo ocupe la presidencia del comité de nuestra

Federación, no se llegará a la unión, y no ciertamente porque yo a ella me oponga.»

Rueda de Prensa

Ante la situación plantea da por la dimisión de Gil-Robles, ayer se reunió el comité federal, que

adoptó los siguientes acuerdos:

«Aceptar con mucho dolor la dimisión irrevocable del señor Gil-Robles«, aunque no encuentran

justificados los argumentos que esgrima, pues nunca ha sido obstáculo para la unidad, del

mismo modo, agradecerle que les preste la colaboración de su experiencia y rogarle ocupe el

escaño que en el parlamento le de be corresponder por Salamanca.

Otro acuerdo adoptado

por el consejo federal ha sido que no se cubrirá la vacante del presidente, con el fin de facilitar

la unidad con otros grupos democristianos auténticos.

La estructura de la dirección del partido no se modificará y pasará a presidirlo interinamente

Miguel Castell. Las decisiones ejecutivas del partido las tomará el secretario general.

Intervino después José María Gil-Robles y Quiñones, presidente dimitido, quien afirmó que

desde hacía años había tomado la decisión de dimitir, «pues los tiempos cambian y los partidos

deben renovarse y dar cabida a la gente joven. Esta decisión no la podía tomar hasta que los

partidos políticos estuvieran legalizados, pues los peligros de la clandestinidad no lo hacían

aconsejable.»

 

< Volver