Asunto Lockheed. 
 Gil-Robles recurre contra el procesamiento del general Rey Rodríguez     
 
 ABC.    18/03/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. VIERNES 18 DE MARZO DE 1977. PAG. 7

ASUNTO LOCKHEED

GIL - ROBLES RECURRE CONTRA EL PROCESAMIENTO DEL GENERAL REY RODRÍGUEZ

Don José María Gil-Robles y Quiñones ha recurrido contra el procesamiento del general de división don

Luis Rey Rodríguez, dictado en el asunto Lockheed por el .juez togado instructor por supuestos delitos

previstos y sancionados en el artículo l98 del Código Penal y en los artículos 391 número segundo del

Código de Justicia Militar, informa Europa Press.

El auto de procesamiento fue notificado el pasado día 8 y en el mismo se decretó la prisión atenuada del

procesado en su domicilio.

El articulo 138 del Código Penal dice: «La autoridad o funcionario público que, prevaleciéndose de su

cargo, ejerciere alguna profesión directamente relacionada con la esfera de sus atribuciones oficiales o

interviniere directa o indirectamente en empresas o asociaciones privadas con móvil de lucro, incurrirá en

la pena de inhabilitación especial y multa de 5.000 a 250.000 pesetas.»

El artículo 391 del Código de Justicia Militar dice: «Será castigado con la pena de seis meses y un día a

seis años de prisión militar o con la separación del servicio:

1 El militar que no mantenga la debida disciplina en las fuerzas de su mando o no proceda con la energía

necesaria para reprimir en el acto cualquier delito militar, según los medios de que al efecto disponga.

2 El que sin incurrir en desobediencia o en el delito previsto en el artículo 350, deje de cumplir sus

deberes militares.

ALEGACIONES DEL RECURSO

El señor Gil-Robles alega en el recurso contra el auto de procesamiento:

* Falta de precisión en el relato de hechos: concretamente, en lo relativo a la autoridad de las acciones de

Aviónica, los libros legales de dicha compañía, las personas relacionadas con la misma, una referencia a

la cuenta que se dice abierta en Suiza (presuntas comisiones abonadas por la Lockliced), cargos

desempeñados por el procesado (no se alude a que el 7 de noviembre de 1972 fue destinado a los

Servicios de la Defensa Aérea en plaza de superior categoría) y sobre la apertura de una cuenta de

Aviónica en una sucursal del Banco de Bilbao.

* Falta de enlace lógico ente los hechos alegados y la pretendida responsabilidad del procesado: Los

hechos no son imputables al procesado y tampoco implican la comisión dé delitos; el general Rey no

ostentó nunca la gerencia o la representación legal ni comercial de la sociedad Aviónica. ni firmó

contratos con el Estado español o con terceros, sólo ha sido un accionista y nada más; la compra de ma-

terial-bélico no ha tenido nunca la menor relación con los puestas militares desempeñados por el general

Rey; se ha ocupado de la compra de aviones civiles, no militares, y no es cierto que enviara informes al

Ministerio del Ejército sobre compra de aviones de Lockheed.

* Error de calificación jurídica; en la actuación del general Rey no se da ninguna de las condiciones que

el Código Penal impone para la existencia del delito que el auto recurrido considera; y carece de

fundamento la aplicación, en este caso, del número segundo del artículo 301 del Código de Justicia

Militar, ya que los cargos que ocupó el general Rey no tienen la menor relación con la adquisición de

material, por lo que mal pudo haber dado noticias o informes que conociera por razón de su cargo.

Asimismo, el señor Gil-Robles suplica al juez togado Instructor de la causa que se modere el actual rigor

de la prisión, atenuada para que el procesado pueda salir de su domicilio para atender a sus asuntos,

acudir a consulta médica y celebrar las entrevistas necesarias en el despacho de su defensor, y todo ello

durante un número previamente fijado de horas del día.

 

< Volver