Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Compromiso para la democracia     
 
 Informaciones.    28/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

COMPROMISO PARA LA DEMOCRACIA

Por Abel HERNANDEZ

LOS catastrofistas han enmudecido. Suárez, que estaba al comienzo del otoño contra las cuerdas, se ha

hecho dueño del centro del "ring". El aplauso prácticamente unánime que le tributo ayer tarde el

Congreso de Diputados al final de su meditada y conciliadora intervención, ahora que no se prodigan los

aplausos, trasciende la simple cortesía, y es un respaldo a su figura y a su gestión. No es extraño que el

periódico más prestigioso de Estados Unidos, el «New Vork Times», califique hoy en un editorial su tarea

como impresionante. Su audacia, su inteligencia y su patriotismo han logrado lo que parecía imposible:

un compromiso serio para la democracia con todas las fuerzas políticas.

Ayer, en efecto, quedó consolidada la democracia y la Monarquía constitucional en España. La oposición

ha estado a la altura de las circunstancias. No es triunfalismo barato. Es la verdad. Podían haber dejado al

presidente solo ante el peligro. Los dirigentes políticos -Felipe González, Fraga, Tierno, Carrillo...-

han preferido, con buen juicio, enfrentarse todos juntos al peligro. Si la política es el arte de lo posible,

en este país se esta rozando, día a día, la raya de lo imposible.

Ahora tienen la palabra los empresarios y los sindicatos. El dirigente de Comisiones Obreras, Marcelino

Camacho, voto ayer tarde que sí. El dirigente de la U.G.T., Nicolás Redondo, estaba de viaje por Europa.

Pero tanto Carrillo como González se comprometieron públicamente a que comunistas y socialistas

cumplirían el pacto. Sería un contrasentido que los partidos obreros no pudieran con los obreros. Como

sena paradójico que los empresarios trataran ahora de ir contra corriente, a pesar de que tanto U.C.D.

como Alianza Popular han estampado su firma al pie del documento. Habrá austeridad, pero esta vez el

coste de la crisis se repartirá con justicia entre todos. La oposición hará bien en exigir al Gobierno

constantemente el fiel cumplimiento de los acuerdos a los que se ha comprometido. Entre todos podemos

superar el bache.

La inefable estampa de Fraga presentando a Carrillo y a su eurocomunismo en el Club Siglo XXI

tampoco es un acontecimiento baladí. Es una muestra más de que la convivencia civilizada es posible en

la nueva España democrática. Las profundas discrepancias ideológicas no impiden ya el necesario

diálogo.

Aunque parezca nota marginal, ha estallado, al hilo de estos últimos actos públicos, un serio intento de

clarificación del mapa político. Tanto en el Congreso como en el Eurobuilding afloró ayer tarde la pugna

comunistas-socialistas para, definir su espacio en la izquierda. Esta definición es apremiante para el

futuro de la democracia. Por el otra extremo, la comparecencia de Carrillo en el Club Siglo XXI de la

mano de Fraga ha desatado la crisis de ubicación en Alianza Popular. Las mentes más lucidas de este

partido desean ardientemente quitar lastre por su derecha y configurar A.P. como un gran partido liberal-

conservador de centro-derecha. La depuración no ha hecho más que empezar. Todo esto es positivo y

esperanzador.

INFORMACIONES

 

< Volver