LLamamiento a la unidad de la democracia cristiana     
 
 Ya.    20/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Llamamiento a la unidad de la democracia cristiana

Ha sido suscrito por militantes de Izquierda Democrática, Federación Popular Democrática, Partido

Popular Demócrata Cristiano y Unión Democrática Española • «Pedimos con la máxima urgencia a

nuestros dirigentes—dicen—la unión más estrecha posible»

"Pedimos a nuestros dirigentes una unión lo más estrecha posible. Y la pedimos con la máxima urgencia.

Nos comprometemos, en la medida de nuestras posibilidades, a sumar nuestros esfuerzos en pro de esta

gran tarea,", dice un comunicado hecho público anoche por militantes de cuatro partidos democráticos de

inspiración cristiana: Izquierda Democrática, Federación Popular Democrática, Unión Democrática

Española y Partido Popular Demócrata-Cristiano. Este llamamiento a la unidad de la DC dice también:

• Constatamos con pesadumbre la actual fragmentación de esta corriente política en España. Se trata

de un hecho grave que escandaliza a los amplios sectores populares que profesan nuestras mismas

convicciones y que, al mismo tiempo, impide una presencia política, coherente y capaz de

desempeñar la misión que un partido basado en los principios del humanismo pluralista

estimamos que debe cumplir en España en esta fase de construcción de la democracia. Ha llegado el

momento de superar divisiones, diferenciaciones o rivalidades que pertenecen ya al pasado. Es urgente

la tarea de proceder a una plena integración de los grupos que, desde los mismos principios, coinciden

en puntos fundamentales, tanto en el modelo de sociedad—la democracia integral—como en el

método para construir dicho modelo—la libertad.

• Vivimos unos momentos graves y de gran importancia histórica para nuestro país. La tarea de

edificar un sistema democrático pluralista desde un régimen autoritario entraña muchas dificultades y

no pocos riesgo». Hay que evitar, en primer lugar, el peligro de una involución hacia la dictadura. Hay

que evitar el peligro de edificar la democracia sobre bases precarias e inestables. Hay que evitar el

peligro de que se intente crear un tipo de democracia limitada, que no responda a las

exigencias de lo que es verdaderamente un sistema democrático.

• Creemos que para conjurar estos peligros y, en definitiva, para la pervivencia de la democracia en

España, como sistema de convivencia civil, la contribución de la Democracia Cristiana como

partido popular, interclasista y capaz de representar las aspiraciones de amplios sectores sociales puede

ser decisiva.

Firman el documento Eugenio Nasarre, Javier Tusell, José Antonio Sánchez, Federico Castellanos, Mabel

Pérez Serrano, Juan Luis de Simón Tobalina, Federico Rodríguez, José María Tradacete, Juan Achúcarro,

José Manuel Rodríguez Escudero, Antonio López Agudín, Mauricio Fernández, Ricardo Jerez, Pedro

Díaz-Cano Espinosa, J. Gabriel de Mariscal, Antonio Vázquez, Carlos Moro, Gonzalo Sánchez Moreno,

Rafael Álvarez de la Puente y Alberto Landeta.

 

< Volver