La Democracia Cristiana, en Madrid. 
 Esperanza europea en una victoria electoral de la DC     
 
 Diario 16.    02/02/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

La Democracia Cristiana, en Madrid

Esperanza europea en una victoria electoral de la DC

MADRID, 2 (DI 6). —Líderes de la DC europea expresaron ayer su esperanza en una victoria demócrata-

cristiana en las próximas elecciones legislativas españolas, en la clausura de las jornadas de "encuentro

con Europa", organizadas en Madrid por el Equipo Demócrata Cristiano del Estado.

En el último y brillante parlamento de una jornada llena de discursos, el presidente de la Federación Po-

pular Democrática (FPD), José María Gil-Robles, se mostró, por primera vez en público, receptivo a una

posible alianza electoral, aunque ironizó tácitamente sobre el Centro Democrático.

Gil-Robles habló inmediatamente después del primer ministro belga, Leo Tindemans, levantando oleadas

de entusiasmo y carcajadas de los más de mil asistentes con sus constantes ironías.

"Soy optimista, pero jamás podría haber imaginado la turba de demócratas que últimamente han surgido

como por generación espontánea", dijo el fogoso Gil-Robles, setenta y ocho años.

Luego, dirigiéndose "no a grupitos, familias y camarillas", surgió la posibilidad de que el Equipo DC se

integre en una alianza cara a las elecciones, lo que hasta ahora había venido negando, insistiendo en la

necesidad de que la DC concurriese en solitario a las elecciones para el Congreso.

Lo importante es participar

Antes, en un acto de clausura que duró tres horas, había hablado el presidente de Izquierda Democrática

(ID), Joaquín Ruiz-Giménez, quien se ganó los primeros entusiasmos de un auditorio hasta entonces frío

y comedido, al pedir amnistía e igualdad para todos los pueblos de España.

"No diré una palabra contra un adversario político en todo el periodo electoral", dijo Ruiz-Giménez, tras

señalar: "No sé si ganaremos las elecciones, pero lo importante es participar."

"Su excelencia Leo Tin-demans", como fue presentado por el presidente de la mesa, Gil-Robles, el

"premier" belga y presidente del Partido Popular Europeo, dijo que a los "amigos españoles" les espera

una gran tarea: "Tenéis que convertir a vuestro país en una potencia de primera importancia entre las

democracias occidentales. No se puede imaginar una tarea más hermosa para un verdadero político."

Añadió el político belga que "tan pronto como termine el proceso de democratización español, podrán

ustedes contar con nosotros para apoyar su candidatura al ingreso en la Comunidad Europea, para

permitirles allí desempeñar plenamente su papel".

Elogios al Rey y al Gobierno

El ministro de Planificación francés, Jean Lecanuet, homenajeó el coraje y la altura de puntos de vista del

Rey, el presidente Suárez y el Gobierno. Se manifestó contra las revoluciones y a favor de la evolución, y

definió a España como "una de las patrias espirituales de Europa".

Hablaron otros participantes extranjeros, como Koutzine, presidente de la Unión Mundial de Jóvenes DC,

contra las dictaduras de derecha y contra el comunismo; el vicepresidente del Partido Popular Europeo,

Alfred Bertrand; el presidente de la Unión Europea Demócrata Cristiana, Yon Hassel; el presidente del

Centro Democrático Social Portugués, Freitas do Amaral —a quien se solicitó que hablara en portugués,

en lugar de en francés—, que pidió una Europa "grande, unida, capaz de pesar en el conjunto mundial", y

la presidente de la Unión Mundial de Mujeres DC, Franca Falcucci.

"Ya no somos clandestinos"

Por el Equipo DC hablaron el presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Juan Ajuriaguerra; el

secretario general de la Unión Democrática de Catalunya (UDC), Antón Canyellas; el secretario general

del Partido Popular Gallego, Fernando García Agudia, y el secretario general de la Unión Democrática

del País Valencia, Vicente Ruiz-Monrabal, quien anunció, sin dudas, que "vamos a ganar las elecciones".

"Para entrar en el Mercado Común —dijo Monrabal— tiene más eficacia un modesto demócrata cristiano

que un ampuloso tecnócrata."

"Ya no somos clandestinos", siguió Monrabal, para añadir que "sin nosotros no hay democracia en

España".

Entre los invitados al acto había algunos políticos liberales, como Jaime Miralles, Vicente Piniés, Joaquín

Satrústegui e Ignacio Camuñas. También estaban presentes la cantante Massiel, acompañada de su novio

socialista, Carlos Zayas.

 

< Volver