Autor: Saiz, José Ramón. 
 Ayer, jornada histórica para la democracia que se alumbra. 
 Los democristianos europeos, con España  :   
 Cara al gran objetivo de una Europa unida. 
 Pueblo.    01/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LOS DEMOCRISTIANOS EUROPEOS

Cara al gran objetivo de una Europa unida

Llegan a Madrid Leo Tindemans, jefe del Gobierno belga y M. Bertrand, presidente de la D. C. en el

Parlamento Europeo, que se entrevistarán con el Rey Don Juan Carlos y el presidente Suárez

Impresionante minuto de silencio por las víctimas de la violencia y actos terroristas, ocurridos hace unos

días

AYER, JORNADA HISTÓRICA PARA LA DEMOCRACIA QUE SE ALUMBRA

MADRID. (PUEBLO, por José Ramón SAIZ)—«No sabeis con cuanta alegría, confianza y esperanza

hemos venido a Madrid a vuestro encuentro, que pretende un examen de la prospectiva europea y en la

que toda Europa está interesada. Estamos aquí para daros nuestra confianza en el porvenir democrático de

España, en la seguridad de la contribución decisiva de la Democracia Cristiana española, cara al gran

objetivo de una España democrática en una Europa unida.» Estas palabras dirigidas por Aldo Moro,

presidente de la D.C. ita-liana y ex jefe del Gobierno italiano, dirigidas a los quinientos congresistas, son

un reflejo de una jornada calificada como histórica para la Democracia Cristiana española, después de

cuarenta anos de destierro político.

La jornada inaugural del «encuentro con Europa» ha sido exhaustiva. La «cumbre» democristiana se

estaba celebrando en los salones del hotel Meliá, de Madrid, y en el mismo aeropuerto de Barajas, donde

la llegada de los líderes democristianos europeos ha sido intensa. Prácticamente, se encuentran, en Madrid

todos los representantes del buró político, que comenzará a reunirse esta tarde, ya que la llegada del Jefe

del Gobierno belga, Leo Tindemans, se espera de un momento a otro. Así, en la jornada de ayer llegaron a

1a capital de España Von Hassel, presidente de la U. E. D. C.; Lucker, vicepresidente del Parlamento

Europeo; Van Der Stee, ministro de Agricultura y Pesca de los Países Bajos; doctor Kooijmans,

subsecretario de Asuntos Exteriores holandés; Emilio Colombo, comisario de las Comunidades Europeas;

los señores Bartolomé y Piccoli, presidente de los grupos de la Democracia Cristiana en e1 Senado y la

Cámara de Diputados italiana, respectivamente, así como los presidentes de diferentes partidos

democristianos de Holanda, Malta, Bélgica... Por el momento, no han llegado los representantes de la C.

D. U. alemana.

A 1o largo de 1as numerosas intervenciones de líderes europeos —Guido de Marco, por Malta; Luigi

Granelli, por Italia; Amaro Dacosta, por Portugal— se ha puesto de manifiesto la necesidad de construir

(una vez que se den las condiciones de una plena democracia en nuestro país), construir —insisto— una

«Europa de los pueblos» y no de los Gobiernos, y de la diplomacia. Para los democristianos europeos,

Europa aparece mutilada sin la contribución de una España libre, señalándose que el compromiso de los

demócrata-cristianos es también el compromiso del «equipo» de la D. C. española, basado en la libertad y

la justicia social, la democracia y la transformación económica y el progreso civil.

En el acto de la mañana, antes de la llegada de Von Hassel, presidente de la U. E. D. E., intervino José

María Gil-Robles, líder de la F. P. D., según informamos en nuestras ultimas ediciones de ayer. El señor

Gil-Robles, sin ningún apunte, pronuncio un vibrante parlamento, que fue calurosamente acogido por los

asistentes. Dijo, entre otras cosas, «que los hermanos demócrata-cristianos han venido a Madrid a

reafirmar la fortaleza de una idea y de una política, ya que toda obra viva ha de basarse no en las victorias

fáciles sino en el trabajo, dolor, sufrimientos y superación de las dificultades.» Por ultimo, manifestó «que

los demócrata-cristianos queremos entrar pronto en Europa, no sólo por el beneficio del pueblo español

sino para luchar junto con el resto de los pueblos europeos por una Europa mejor».

Mientras, Von Hassel, presidente de la Unión Europea Demócrata-Cristiana llegaba al aeropuerto de

Barajas, donde declaró que «observamos con mucha atención los atentados terroristas, y estamos

convencidos de que las fuerzas políticas, así como el Gobierno, no se dejaran desviar del camino

emprendido», en el salón de actos del Meliá-Castilla, con quinientas personas puestas en pie, la bandera

nacional presidiendo el acto y a un lado las de Cataluña, Galicia, Andalu-cia, País Valencia y la

«ikurriña», se guardó un impresionante minuto de silencio por las victimas de las violencias y actos

terroristas ocurridos en España en los últimos días. Ruiz-Giménez en un descanso de la jornada inaugural,

declaraba a PUEBLO que a raíz de los atentados las embajadas democristianas europeas preguntaron si se

suspendía, la «cumbre», a lo que se respondió que había que responder con entereza ante la violencia; que

no se suspendía, lo que todos comprendieron, y nadie ha excusado su asistencia con motivo de los

alevosos asesinatos.

• PRIMERA SESIÓN DE TRABAJO

Después de las intervenciones de Miguel Coll, de la Unión Democrática de Cataluña (que evocó las

figuras de Adenauer, De Gasperi y de Robert Shuman): Julio Jáuregui, del Partido Nacionalista Vasco

(que señaló que había que inclinarse «con respeto y piedad» ante los recientes acontecimientos) se dio

paso a la primera sesión de trabajo dedicada a los problemas económicos de España, expuestos en cuatro

ponencias: una nueva política de reformas estructurales; la agricultura española ante Europa; la pesca

española ante Europa y los desequilibrios regionales, se pasó a la sesión de tarde, la cual se centró en

nuevas ponencias, éstas de marcado carácter político. Fueron las libertades políticas y la protección de los

derechos humanos; las instituciones democráticas; la Europa de las regiones y el generalísimo y la lucha

de los partidos del «equipo» de la D. C. por Europa.

La presencia de Aldo Moro presidente de la Democracia Cristiana italiana y ex jefe del Gobierno, fue

acogida con grandes aplausos. Unos minutos antes había finalizado la rueda de Prensa que concedió a los

informadores. Cuando el señor Moro tomó la palabra, anteriormente lo había hecho, de forma breve,

Angelo Bernassola, secretario general adjunto de la Unión Demócrata-Cristiana: doctor Lucker,

vicepresidente del Parlamento Europeo: Emilio Colombo, vicepresidente de la Comisión Política de las

Comunidades Europeas, y el doctor Kruisinga, presidente del «equipo» holandés de la Democracia

Cristiana.

Aldo Moro, en un «dolce» italiano, señaló «la función estabilizadora y de consolidación de los partidos

demócrata-cristianos, que son partidos populares, en ningún caso conservadores, abiertos a una política

que ha contribuido a un gran desarrollo social y al progreso civil de nuestras sociedades».

El presidente de la D. C. italiana fue largamente aplaudido, cuando, en un momento de su discurso, elijo:

«No hemos intentado nunca el monopolio del Poder. Hemos creído en la libertad hasta sus últimas

consecuencias; libertad que significa diálogo, confrontación, respeto al adversario; en definitiva,

alternativa del Poder. Hemos colaborado con fuerzas políticas de distinta significación ideológica, como

consecuencia de nuestro espíritu de apertura. Sólo hemos exigido de ellas que crean en el método de la

democracia, en el método de la libertad. Nuestra contribución se puede resumir en dos palabras:

estabilidad y progreso, que están indisolublemente unidas. Hemos luchado por las conquistas sociales,

pero también por su consolidación.

Y Aldo Moro terminó con estas palabras llenas de encendida emoción para los asistentes: "Nosotros

seguiremos la línea de contribuir con nuestros esfuerzos a una Europa plenamente democrática, de la que

España no puede quedar al margen.»

Sobre la intervención del ex jefe del Gobierno italiano, Gil-Robles manifestó a PUEBLO: «En la

personalidad de Aldo Moro se refleja 1a obra de un gran político, que ha demostrado una gran

experiencia y por la cual es muy posible tengamos que pasar nosotros algún día".

• LA JORNADA DE HOY

Mientras se espera la llegada de Leo Tindemans, jefe del Gobierno belga, y Bertrand, presidente del

grupo demócrata-cristiano del Parlamento Europeo, para asistir al acto de clausura y a la reunión del buró

político de la U. E. D. C., en la mañana de hoy, se ha desarrollado la tercera sesión de trabajo, que lleva

como lema «La política social: la solidaridad europea». Los temas de esta ponencia han sido los

siguientes: «Hacia una nueva sociedad: la cultura y la educación desde una perspectiva humanista»; «Los

trabajadores españoles y Europa»: «El papel de la mujer en la construcción de la nueva Europa», y «La

Europa de los jóvenes».

Al acto de clausura, que se celebra dentro de unas horas, concretamente a las siete y treinta, hablarán Gil-

Robles, Ruiz-Giménez, Von Hassen y, posiblemente, Tindemans y Bertrand.

También se comenta que a partir de esta mañana los mas importantes líderes de la D. C. europea serán

recibidos por el Rey Don Juan Carlos y el presidente Suárez.

 

< Volver