Diferencias abismales con la Administración. 
 Las centrales sindicales en pie de guerra     
 
 Diario 16.    24/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Miércoles 24-agosto 77/DIARIO 16

Diferencias abismales con la Administración

Las centrales sindicales en pie de guerra

MADRID. 24 (D16). Centrales, empresarios y Gobierno no ven posibilidad alguna de llegar a algún tipo

de acuerdo que reduzca la tensión prevista para eL próximo otoño.

Todos los intentos llevados a cabo por la Administración para convencer a las centrales sindicales de que

acepten el "pacto social" han salido estrepitosamente. Tampoco los empresarios están dispuestos a

grandes sacrificios, y, mientras, el ministro de Trabajo, Jiménez de Parga, sigue con su inveterada

costumbre de declaraciones explosivas y que poco ayudan a resolver los problemas.

Nadie acepta

"Con las previsiones que tiene el Gobierno, no hay posibilidad de acuerdo en el terreno económico",

afirmaban anoche las representantes de CC OO. U.G.T y USO, tras su larga entrevista -cinco horas-

con miembros de la Administración, presididos por el secretario de Estado de Economía, señor Alvarez

Rendueles.

Max Mazin. uno de los empresarios que hoy visitarán al representante del Gobierno, tampoco ha sido

especialmente optimista ante el futuro: "La falta de un acuerdo entre el mundo empresarial y laboral

conduciré, inevitablemente a la bancarrota. "

Por su parte, Manuel Jiménez de Parga, ministro de Trabajo y máximo representante del Gobierno en

los temas sociales y sindicales, ha efectuado unas declaraciones a "Cambio 16" en las que se ratifica en

conceptos ya conocidos, tanto en ataques a las centrales -" no tienen fuerza suficiente"- y a los

empresarios: "infantiles y pequeños de edad".

A esta tensa situación todavía hay que sumar un nuevo agravante: la escasa coordinación entre las

mismas centrales sindicales. Mientras Sindicatos Unitarios atacan duramente a Comisiones Obreras. UGT

tampoco quiere acciones conjuntas y USO piensa en su disolución o trasvase al otro sindicato socialista.

CNT, por su pare?, continua con su acostumbrada posición de rechazar cualquier tipo de diálogo,

mientras

es la máxima beneficiarla -al menos numéricamente- de las disputas entre las restantes centrales.

No hubo entendimiento

En la reunión celebrada ayer entre la administración y representantes de CC OO, UGT y USO, no se

llegó a ningún tipo de acuerdo, y cada vez parece alejarse más la consecución de un entendimiento y la

articulación de soluciones efectivas.

Los planteamientos económicos del Gobierno, de acuerdo con las palabras de las centrales, se sitúan a

una distancia abismal de las peticiones sindicales. Sí hubo más entendimiento en el terreno sindical:

patrimonio sindical, nueva legalidad de los sindicatos, etcétera. El Ministerio de Trabajo, en opinión del

subsecretario, tiene ya elaboradas unas líneas generales sobre legalidad sindical, que en un plazo breve se

comunicará a las centrales sindicales para su discusión.

"Desviamos el objetivo del temario, que en un principio sólo se pretendía que fuera económico

-manifestó Nicolás Sartorius, de CCOO- hacia el aspecto sindical en lo queestamos de acuerdo todas

las centrales."

Amplían contados

Se celebrarán nuevas reuniones, para las que no existen fechas, para tratar el paquete sindical en

profundidad. En los próximos contactos con la Administración se ampliará el número de centrales

-posiblemente a siete, cinco confederadas a nivel estatal más el SOC y STV- que sean realmente

representativas. La UGT puso el límite de admisión a los sindicatos "amarillos". Comisiones Obreras, que

no se opondrá ni abandonará las conversaciones por la inclusión de nuevas centrales, manifestó que la

participación de las mismas supondría iniciar un principio de ineficacia en el diálogo con la

Administración.

"Las centrales -puntualizó Sartorius- no aceptamos que el Gobierno sea arbitro, aunque sí que tengan

la actuación de parle que le corresponde."

Tras la exposición detallada que hizo la Administración -fundamentalmente los subsecretarios de

Economía, Leganés, y de Trabajo, Arozamena; también intervinieron los directores generales de

Estadística y Empleo-, opinaron los representantes de USO y CC OO, cuyos puntos de vista eran muy

diferentes a los expuestos por el Gobierno.

Grandes diferencias

Las grandes diferencias Gobierno-centrales se sintetizaron en los siguientes puntos: aumentos salariales

(el Gobierno quiere sólo un 17 por 100; los sindicatos, al menos, un 25 por 100), inflación (las

previsiones gubernamentales para este año las cifra en un 25 por 100; las centrales, en un 27), paro (la

Administración admite medio millón, las organizaciones obreras afirman que hay más de un millón de

parados), pensiones (los sindicatos piden un aumento de cuatro mil pesetas al mes, lo que supondría

doscientos mil millones; el Gobierno no ofrece nada).

Los representantes de la Administración prometieron enviar a las centrales, hasta que se celebren

nuevas reuniones, información económica para tenerles al día. Los representantes de los sindicatos

puntualizaron que los datos económicos facilitados por la Administración siguen siendo los mismos. "Por

tanto, nuestra postura no ha variado", afirmaron.

Administración: Cordialidad y franqueza

Uno de los altos cargos de la Administración declaró a Europa Press que la sesión tuvo un tono de

cordialidad y de franqueza por parte de ambas representaciones.

" Hemos hablado básicamente -matizó- de intercambiar información sobre la situación económica y

posibles alternativas. También planteamos alguna posible reunión más, que podría celebrarse en los

próximos días. Por su parte, han insistido mucho en no hablar de temas económicos estrictamente, sino de

temas sindicales, que han puesto como prioritarios. La Administración ha estado abierta a hablar de todas

lu cuestiones planteadas. Fue el principio de un dialogo que creemos fructífero y necesario."

Hoy, los empresarios

Max Mazin, Agustín Rodríguez Sahagun, Carlos Ferrer y Félix Mansilla son los encargados por la CEOE

(Confederación Española de Organizaciónes Empresariales) de entrevistarse hoy con representantes de la

Administración.

La reunión comenzará a las cuatro y media de la tarde y se celebrara en el Ministerio de Hacienda.

Alvarez Rendueles presidirá la comisión del Gobierno.

La falta de un acuerdo entre el mundo empresarial y laboral conducirá, inevitablemente a la bancarrota,

en opinión de Max Mazin. Además, el directivo de la Confederación Española de Organizaciones

Empresariales, dijo que la falta de politización es un elemento fundamental para lograr salir del atasco es

el que se encuentra nuestra economía. En este sentido añadió que las centrales sindicales deben entender

que lo que se lleva el empresario no es para sus gastos personales, sino para invertirlo en las empresas y

crear mayor productividad y empleo.

La solución a la crisis económica, para Mazin, consiste en producir más, trabajar más, exportar más y

consumir menos, por muy difícil y duro que sea para todos. Acabó diciendo, asimismo, que no entiende

qué es lo que los trabajadores pretenden con peticiones de aumento de sueldos del 20. 30, 40 y hasta el 50

por 100.

 

< Volver