Autor: Apostua, Luis. 
   Atención al fin de semana     
 
 Ya.    26/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ATENCIÓN

AL FIN DE SEMANA

ESTE fin de semana se inicia con la preocupante incógnita del desarrollo de los acontecimientos en el

País Vasco en Navarra. Para el primer escenario, la salud de Apalategu -preso en Marsella- es el

hecho fundamental, porque en torno a su liberación se mueve toda la campaña una vez que ya están en la

calle, más o menos "extrañados", el resto de sus compañeros de ETA Quinta Asamblea. Para Navarra, un

viejo reino donde los vascos no son ni la mayoría ni el factor definidor, el riesgo procede de los

acontecimientos que se muevan en torno al final de la "Marcha de la Libertad". Si ésta adquiere un cierto

carácter de "invasión" el hecho puede ser ffrave, porque los navarros de la ribera del Ebro no

comprenderán jamás que se les quiera hacer socios de Euskadi a la tuerza. Por la fuerza han sido capaces

de resistir a todo, inoluidos los reyes de Castilla o el generalísimo Franco.

Visto desde la distancia, el hecho más preocupante hoy del País Vasco es la escasa fuerza que revelan los

triunfadores en la« elecciones, tanto el socialismo como los democristianos del Partido Nacionalista. El

escenario ha sido ocupado por fuerzas olaramente minoritarias, pero decididas a todo.

LOS empresarios también han apretado las clavijas al Gobierno; quizá a nivel dialéctico han estado más

moderados oue los Interlocutores sindicales, pero en el fondo han planteado unan alternativas muy

complicadas.

Una de ellas es la llamada eufemísticamente, "flexibilización de las plantillas", que puede ser Tina,

formula jurídica muy próxima al despido libre. Las causas que han llevado a esta. situacidn no son fáciles

de comprender ni de explicar. No obstante, hay algunos indicios que nos permiten suponer que to«

empresarios están preocupados por el desorden de las huelgas, los ritmos de trabajo lento, las horas

consumidas en asambleas y ei deterioro general de la autoridad laboral, incluidos los mandos inferiores e

intermedios, que no tienen ambiente piara ordenar lo debido. A este caos laboral, así lo califican muchos

de ellos* sólo ge puede replicar con un doble Juego en que el sindicato sea todo lo fuerte que quiera pero

«pie una vez firmado un pacto laboral la empresa debe marchar sm roces ni pasividades. Otra razón

esgrimida para M despido Ubre es el mercado de trabajo. Dicen los empresarios que no contratan hoy

más gente porque no saben sí mañana tendrán trabajo para los contratados y que Ja fijeza de las

plantillas hace imposible una adecuación del mercado de trabajo al merQado de productos. Como ven, no

es una situación deseable ni, probablemente, sea posible hallar uiia solución justa.

Luis APOSTUA

 

< Volver