Propuesta de Ruiz-Giménez. 
 Pacto de no agresión entre entre las fuerzas democráticas de cara a las elecciones     
 
   11/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Propuesta de Ruiz-Giménez

Pacto de no agresión entre las fuerzas democráticas de cara a las elecciones

Significaría el compromiso por parte de los partidos de no hacerse ataques personales * El presidente de

Izquierda Democrática denuncia las ventajas de que está disfrutando Alianza Popular * Pide al GRAPO

que libere con vida al señor Oriol

MITIN ELECTORAL DE IZQUIERDA DEMOCRATICA

"Estoy triste de hoy, pero contento para mañana." Con estas palabras del poeta Juan Ramón Jiménez, el

presidente de Izquierda Democrática, don Joaquín Ruiz-Giménez, finalizó su intervención en el mitin

electoral que el partido celebró el domingo en el salón de actos de la Fundación Pablo VI y al que

asistieron más de mil personas, entre las que se encontraban numerosos jóvenes. Además del señor Ruiz-

Giménez, lucieron uso de la palabra don José Manuel Rodríguez Escudero, secretario del Comité

provincial de ID de Madrid; don Isidro Gandía, primer vicepresidente del partido; doña Mabel Pérez

Serrano, de la Secretaría de Prensa de ID, y don Manuel Villar Arregui, presidente del Comité provincial.

Todos ellos fueron repetidamente interrumpidos por los aplausos del público que llenaba el salón.

"Izquierda Democrática - señaló el señor Ruiz-Giménez - es consciente de su pequenez, pero frente a los

problemas políticos actuales quiere ser voz y llamamiento. Antes que partido, quisiéramos ser voz, grito,

mensaje, pero la política exige que seamos partido. Ahora bien, no venderemos la primogenitura de

nuestros ideales por el plato de lentejas de unos votos de más. Izquierda Democrática es un partido

interclasista, que aspira a una sociedad sin clases, aunque para ello no propugne la descapitalización de

determinadas clases sociales. Es un partido de inspiración cristiana, entendida como liberación de los

oprimidos." Habló a continuación de las libertades conseguidas el pasado año, y comentó que todo no se

ha conseguido, ya que "hay un mundo de libertades que lograr, dado que una libertad conseguida motiva

otras nuevas". Tuvo palabras de eligió para la labor desarrollada por el ministro de Justicia "por el arrojo

político que ha demostrado" con las últimas resoluciones de su departamento. "Pero yo le pediría al

ministro - añadió el presidente de ID - que no estropee el gesto de la supresión del Tribunal de Orden

Público y que no vayan a la nueva Audiencia Nacional los hombres que integraron el TOP, a quienes

estimo dignísimos, pues políticamente sería un grave error." También calificó de positiva la labor del

presidente Suárez, y dijo que "si éste se presentase a las elecciones, nos daría mucha guerra". A

continuación hizo un llamamiento al GRAPO para que tuvieran el gesto "democrático y humano de

devolver con vida al presidente del Consejo de Estado".

En torno a las elecciones, el señor Ruiz-Giménez manifestó que "mientras la oposición democrática

dialoga con el Gobierno las condiciones indispensables de legitimidad para participar en la próxima

consulta electoral, nuestros adversarios de Alianza Popular ya actúan preelectoralmente en todo el país,

incluso a través de los canales de TVE, que son canales

del pueblo de España". Al final de su discurso, el presidente de ID propugnó un gran pacto de no agresión

entre todos los partidos democráticos "para ir todos juntos hacia la democracia".

Izquierda Democrática y la clase obrera

El acto había sido abierto con la intervención de José Manuel Rodríguez Escudero, quien hizo la

presentación de los oradores. Después recordó la historia del partido y dijo que "hemos luchado contra la

dictadura, junto con toda la oposición, tanto de derechas como de izquierdas". Se refirió a continuación al

tema elecciones, diciendo que su partido se presentaría a ellas "siempre que se dé el clima de libertades

necesario".

A continuación ocupó el pódium Isidro Gandía, que a lo largo de su intervención se ocupó de los

problemas obreros y del tratamiento que, por parte de izquierda Democrática, reciben. En este sentido el

orador dijo que "Izquierda Democrática coloca al trabajo en su justo lugar." Se refirió después a la unidad

de todos los trabajadores, diciendo que los problemas de la sociedad no los arregla una clase sola.

"El mundo del trabajo - dijo - sigue esclavizado; a la clase obrera no se le ha tenido en cuenta para nada."

Después de referirse a los problemas de la emigración y a los del sector agrícola, a quienes pidió unidad y

firmeza frente a sus problemas, el señor Gandía terminó diciendo que Izquierda Democrática ofrece a los

trabajadores una alternativa para alcanzar una sociedad más Justa, ya que respeta las libertades humanas."

Intervino después Mabel Pérez Serrano, secretaria de prensa del partido, quien comentó en su discurso la

historia, a lo largo de 1976, de las fuerzas de oposición en su lucha por alcanzar los objetivos

democráticos. Dijo, entre otras cosas, que "1976 ha supuesto para los españoles la salida del embargo de

sus derechos y ha significado la pérdida paulatina del miedo que muchos de nosotros hemos tenido."

Inmediatamente la secretaria de prensa de Izquierda Democrática pasó a explicar las razones que llevaron

a su partido para integrarse en Coordinación Democrática. Terminó diciendo que "Izquierda Democrática

es un partido de inspiración cristiana que cree en el hombre y la mujer. Hombres y mujeres que creen en

la libertad y la democracia."

"Nuestro enemigo, el continuismo"

Don Manuel Villar Arregui comenzó diciendo que Izquierda Democrática nace con vocación

conciliadora. "Izquierda Democrática - dijo - no quiere hablar demasiado del pasado porque el pasado

está superado." A continuación hizo hincapié en la postura del partido frente a las próximas elecciones,

diciendo que Izquierda Democrática, ante todo, quiere prestar un servicio al pueblo español y un servicio

a la democracia abogando por la dualidad de las elecciones, es decir, que se imponga la voluntad de la

mayoría y que, por otra parte, se respete a la minoría. Más tarde dijo que "a la oposición española se le

debería cambiar el nombre de fuerzas de la oposición por el de fuerzas constructoras de la democracia".

Terminó su turno diciendo que "nuestro enemigo es el continuismo franquista agrupado en torno a

Alianza Popular". "Frente a esto - manifestó -, Izquierda Democrática ofrece su humilde servicio, su

entusiasta adhesión al frente democrático y al pluralismo en libertad."

IZQUIERDA DEMOCRÁTICA EXPLICA EL "PACTO DE NO AGRESIÓN"

"El pacto de no agresión significa, en esencia, que no haya ataques personales de unos partidos a otros en

la oposición democrática", ha declarado a Logos un portavoz de Izquierda Democrática en relación con la

propuesta hecha por el señor Ruiz-Giménez en el mitin del domingo.

"Hace falta - añadió el portavoz - construir una democracia, y en estos momentos sería perjudicial para

esa construcción lanzarnos ataques entre los diversos candidatos que presente la oposición. Es decir, se

trataría de convenir entre toda la oposición que no haya ataques personales ni hacer ni decir cosas que

puedan denigrar a las personas."

El portavoz agregó que este pacto incluiría exclusivamente a los partidos de la oposición democrática.

"Con ello daríamos a las elecciones´ un talante de estilo y seriedad."

 

< Volver