Siglo XXI. Ortega Díaz-Ambrona. 
 Demanda social de la ideología demócrata-cristiana     
 
 Arriba.    07/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SIGLO XXI

ORTEGA DIAZ-AMBRONA

DEMANDA SOCIAL DE LA IDEOLOGÍA DEMÓCRATA-CRISTIANA

MADRID. (De nuestra Redacción.) - «La ideología demócrata-cristiana, hoy», ha sido el tema

desarrollado en el Club Siglo XXI, por Juan Antonio Ortega Díaz-Ambrona, miembro de la Ejecutiva del

Partido Popular. Entre otros, el conferenciante expuso los siguientes puntos:

«Según todos los estudios disponibles, la ideología demócrata-cristiana cuenta hoy con una «demanda

social» clara e importante ante una coyuntura electoral. Esa demanda procede básicamente de los estratos

medios de la población que sustentan opiniones políticas moderadas. Cuantitativamente esa demanda

puede representar la mayoría relativa más importante en las próximas Cortes, o una de las dos más

importantes.

Sin embargo - dijo -, no existe hoy una «oferta electoral» que satisfaga completamente tal demanda,

porque la democracia cristiana está dividida y atraviesa una crisis de identidad derivada de su

inadaptación a los valores e intereses del amplio sector social que manifiesta su preferencia por esta

ideología. El problema de la identidad democristiana «debe ser resuelto», reexaminando los principios

democristianos «en función de la base social que apoya a un partido de esta significación».

La síntesis democristiana de la segunda post-guerra es ya insuficiente y se apunta ya una «tercera

síntesis», cuya fórmula definitiva no está fijada porque tiende a relativizar las fronteras ideológicas con

otros partidos de centro, especialmente donde existe como fuerza real un Partido Comunista importante.»

Factores de la nueva síntesis democristiana

«Son factores que influyen en esta tercera síntesis: la posición de la Iglesia después del Concilio Vaticano

II, favorable a la pluralidad de opciones políticas de los cristianos y a la no utilización del apellido

cristiano por ningún partido en concreto: la tendencia de las actuales democracias cristianas a actuar como

maquinarias electorales, como partidos «ómnibus» o «catch. all. parties»; la tendencia actual de las

democracias cristianas a captar al electorado propio de los pequeños partidos laicos (liberales y

socialdemócratas), como ha ocurrido en Italia, o a disolverse en una opción política más amplia de tipo

centrista (caso del MRP, en Francia).

Estas tendencias favorecen en España una tercera síntesis «popular» plenamente desconfesionalizada, que

enlace con el proyecto de «partido popular europeo, cuyos componentes no son todos democristianos,

sino también centristas». Esa síntesis ideológica recibe íntegramente del liberalísimo político la doctrina

de las libertades públicas y del estado de derecho, pero se aparta de él en el plano económico y social para

el que recoge fórmulas socialdemócratas. Esta tercera síntesis debería permitir en las próximas elecciones

una convergencia lo más estrecha posible de los partidos democristianos entre sí y con buena parte de los

liberales y socialdemócratas hoy existentes.»

 

< Volver