Autor: García-Mateache, J. M.. 
 Primer mítin electoral y presentación de Izquierda Democrática. 
 Pacto de no agresión para las elecciones  :   
 Ruiz-Giménez: Todo un mundo de libertadas por lograr. 
 Hoja del Lunes.    10/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Primer mitin electoral y presentación de Izquierda Democrática

PACTO DE NO AGRESION PARA LAS ELECCIONES

Ruiz-Giménez: "Todo un mundo de libertades por lograr"

Casi mil personas asistieron ayer, en el salón de actos de la Fundación Pablo VI, al primer mitin electoral

y, a su vez primera presentación pública en Madrid del partido político Izquierda Democrática (ID), grupo

que encabeza el abogado Joaquín Ruiz-Giménez.

El acto comenzó pasadas las doce del mediodía y en él intervinieron una serie de oradores, ligados

directamente al citado partido, en un intento de ilustrar a los asistentes sobre él programa a seguir por ID

en los futuros acontecimientos políticos en España. Entre los asistentes se encontraban Joaquín

Satrústegui, miembro de la comisión negociadora de la oposición, y Fernando Alvarez de Miranda.

Ocupaban la mesa presidencial justamente las cinco personas que intervendrían a lo largo del acto, que se

prolongó hasta las dos y treinta de la tarde. Eran, por orden de intervención, José Manuel Rodríguez

Escudero, secretario del Comité Provincial de ID en Madrid; Isidro Gandía, vicepresidente del Partido;

Mabel Pérez Serrano, del Gabinete de Prensa; el abogado Manuel Villar Arregui, y el presidente de

Izquierda Democrática, Joaquín Ruiz-Giménez.

ESPERANZA EN LA NEGOCIACIÓN

Terminado el acto y preguntado en torno a la negociación entre el Gobierno y la oposición, el señor

Ruiz-Giménez manifestó a HOJA DEL LUNES que se encontraba esperanzado en los resultados de la

citada negociación. "El presidente Suárez—manifestó—ha demostrado su honestidad posibilitando estos

contactos". En caso de que las negociaciones fracasasen, el presidente de Izquierda Democrática dijo que

se presentaría una situación muy grave en orden a una posible radicalización de ambas partes, con lo que

esto conllevaría.

Con respecto a la fuerza que la Democracia Cristiana ostentaría en las elecciones, el líder de Izquierda

Democrática; Ruiz-Giménez, dijo que, según estudios recientes, los grupos que componen Alianza

Popular se llevarían un 20 por 100, "la oposición—continuó—se repartirá el resto de los votos, siendo un

16 por 100 para la Democracia Cristiana, un 17 por 100 para los socialistas y un 10 por 100 para los

comunistas. El resto de los votos serían para fuerzas políticas no tan significativas".

"HAY UN MUNDO DE LIBERTADES PARA LOGRAR"

Joaquín Ruiz-Giménez, quien cerró el mitin en la intervención más esperada por parte de los asistentes

afirmó que "ID es consciente de su pequeñez, pero que frente a los problemas políticos actuales quiere ser

voz y llamamiento. Antes que partido quisiéramos ser voz, grito, mensaje, pero la política exige que

seamos partido. Ahora bien, dijo, no venderemos la primogenitura de nuestros ideales por el plato de_

lentejas de unos votos de más". El orador continuó después haciendo apreciaciones sobre la ideología

cristiana y la incidencia que tiene sobre la política. Habló de las libertades conseguidas en el pasado año,

pero comentó que todo no se ha conseguido, ya que "hay todo un mundo de libertades que lograr, ya que

una libertad conseguida motiva a otras nuevas". Refiriéndose al pueblo saharaui,

pidió que se asumiera la defensa de todos los pueblos oprimidos del mundo. Tuvo palabras de elogio para

la labor desarrollada por el ministro de Justicia, Landelino Lavilla, al que calificó de hombre honesto por

haber intervenido de manera eficaz en las últimas resoluciones del Gobierno (amnistía, TOP, Ejército).

"Yo le pediría al ministro, añadió que no se estropee la imagen de ese gesto y que no vayan a la nueva

legislatura los mismos hombres que formaron el Tribunal de Orden Público, a los que respeto, pues

políticamente sería un grave error."

También calificó de positiva la labor del presidente Suárez y comentó que si se presentase a las elecciones

"el presidente nos daría mucha guerra ante el pueblo español". A continuación hizo un llamamiento a los

hombres del GRAPO para que tuvieran el gesto de devolver con vida al presidente del Consejo de Estado.

En torno a las elecciones dijo que "mientras la oposición democrática dialoga con el Gobierno las

condiciones indispensables de legitimidad para participar en las elecciones legislativas, nuestros

adversarios de Alianza Popular ya actúan preelectoralmente en todo el país, incluso a través de los canales

de TV, que son canales del pueblo de España".

Al final de su discurso, el señor Ruiz-Giménez propugnó un gran pacto de no agresión entre todos los

partidos para ir todos juntos hacia la democracia. El presidente del partido cerró el acto y su discurso—

que fue repetidamente interrumpido por los aplausos de los asistentes— con un poema de Juan Ramón

Jiménez. "Estoy triste de hoy, pero contento para mañana."

LA UNIDAD DE LOS SOCIALISTAS

"Siento mucho que hasta ahora no se haya logrado la unidad del socialismo catalán, esa unidad que

necesitamos los socialistas europeos para conseguir una Europa socialista y democrática", manifestó Hans

Matthofer, ministro de Tecnología de la República Federal Alemana, al término del mitin que celebró el

sábado pasado el PSOE en el pabellón polideportivo de San Andrés, en Barcelona.

Abundando en el tema de la unidad del socialismo en Cataluña, el señor Matthofer señaló que "eso lo

tienen que decidir los socialistas catalanes y los del resto de España, pero a mí me parece lógico que el eje

tiene que ser el PSOE, por ser el partido de socialismo democrático con más tradición, y creo que con más

fuerza en todo el Estado español".

Por último, según informa Cifra, el ministro alemán dijo que venía manteniendo contactos con todos los

partidos socia1istas desde hace veintitrés años, y particularmente con el PSOE, al que calificó de partido

"hermano".

IZQUIERDA DEMOCRÁTICA Y LA CLASE OBRERA

El acto había sido abierto con la intervención de José Manuel Rodríguez Escudero, quien hizo la

presentación de los oradores. Después recordó la historia del partido y dijo que "hemos luchado contra la

dictadura, junto con toda la oposición, tanto de derechas como de izquierdas". Se refirió a continuación al

tema elecciones, diciendo que su partido se presentaría a ellas "siempre que se dé el clima de libertades

necesario".

A continuación ocupó el pódium Isidro Gandía, que a lo largo de su intervención se ocupó cíe los

problemas obreros y del tratamiento que, por parte de Izquierda Democrática, reciben. En este sentido el

orador dijo que "Izquierda Democrática coloca al trabajo en su justo lugar." Se refirió después a la unidad

de todos los trabajadores, diciendo que los problemas de la sociedad no los arregla una clase sola.

"El mundo del trabajo—dijo—sigue esclavizado; a la clase obrera no se le ha tenido en cuenta para nada."

Después de referirse a los problemas de la emigración y a los del sector agrícola, a quienes pidió unidad y

firmeza frente a sus problemas, el señor Gandía terminó diciendo que "Izquierda Democrática ofrece a los

trabajadores una alternativa para alcanzar una sociedad más justa, ya que respeta las libertades humanas."

Intervino después Mabel Pérez Serrano, secretaria de prensa del partido, quien comentó en su discurso la

historia, a lo largo de 1976, de las fuerzas de oposición en su lucha por alcanzar los objetivos

democráticos. Dijo, entre otras cosas, que "1976 ha supuesto para los españoles la salida del embargo de

sus derechos y ha significado la pérdida paulatina del miedo que muchos de nosotros hemos tenido."

Inmediatamente la secretaria de prensa de Izquierda Democrática pasó a explicar las razones que llevaron

a su partido para integrarse en Coordinación Democrática. Terminó diciendo que "Izquierda Democrática

es un partido de inspiración cristiana que cree en el hombre y la mujer. Hombres y mujeres que creen en

la libertad y la democracia."

NUESTRO ENEMIGO, EL CONTINUISMO

El ambiente de la sala se caldeó con la siguiente intervención, a cargo del abogado del Colegio de Madrid

Manuel Villar Arregui, quien arrancó, en diversos momentos de su alocución, fuertes aplausos. Comenzó

diciendo que Izquierda Democrática nace con vocación conciliadora. "Izquierda Democrática—dijo—no

quiere hablar demasiado del pasado porque el pasado está superado." A continuación hizo hincapié en la

postura del partido frente a las próximas elecciones, diciendo que Izquierda Democrática ante todo quiere

prestar un servicio al pueblo español y Un servicio a la democracia abogando por la dualidad de las

elecciones, es decir, que se imponga la voluntad de la mayoría y que, por otra parte, se respete, a la

minoría. Más tarde dijo que "a la oposición española se le debería cambiar el nombre de fuerzas de la

oposición por el de fuerzas constructoras de la democracia." Terminó su turno el señor Villar diciendo

que "nuestro enemigo es el continuismo franquista agrupado en torno a Alianza Popular. "Frente a esto—

manifestó—, Izquierda Democrática ofrece su humilde servicio, su entusiasta adhesión al frente de-

mocrático y al pluralismo en libertad."

GARCIA MATEACHE

 

< Volver