Autor: Apostua, Luis. 
   Instrumento de reforma     
 
 Ya.    09/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Jornada española

Instrumento de reforma

HOY empieza de verdad la vida política de este Gobierno, con la presentación al

Congreso de los

Diputados de su primer proyecto de ley importante, el de la reforma fiscal, que

anima el ; ministro de

Hacienda, Fernández Ordóñez. Este siempre dijo que quería ser ministro para

hacer esa reforma. i a que

ei país necesita. Ya la tenemos aquí, en medio de «na tempestad cuyo trueno

supera al contenido. La

reforma, en el escalón que ahora se presenta, es un razonable intento de

modernizar la Hacienda Pública

española, de empezar a cambiar el signo de los Impuestos y de llevar al

convencimiento de los

ciudadanos que este país, España, es hermoso, pero caro, y debemos pagarlo

entre todos. Realmente, no

era para gritar tanto. En buena lógica, debemos esperar un segundo escalón de

reformas, porque esto de

ahora es simplemente la implantación de los primeros instrumentos.

Si las esposas leen este proyecto de ley van a poner el grito en al cielo y lo

van a acusar de "machista",

que es vocablo muy de moda. En efecto, el tratamiento de los mínimos exentos

perjudica a los

matrimonios legales en comparación con Jas parejas de hecho. Podría ser una

invitación fiscal a la

"liason".

# * *

DE modo esporádico, pero ya con entidad suficiente para tenerlos en

cuenta, hay propósitos que

intentan marginar el trámite constitucional y parlamentario de IUH

autonomías. Por ejemplo, un

grupo de diputados catalanes se oponen »

1» idea de dar carácter provisional a ia Generalitat, que puede ser restaurada

de un momento a otro. £11

Valencia, otro grupo de diputados pretende que la autonomía del País

Valenciano

sea una obra exclusiva de sus habitantes, sin ninguna intervención del Congreso

ni del Senado.

Tanto en un caso como en otro, eso significaría li» ruina de la democracia aún

no construida. Esta

democracia sólo ha logrado, hasta ahora, convocar unas Cortes. Si se tas vacía

de contenido, el retroceso

real en la vida democrática podría ser irreversible. Y eso nos llevaría a tener

que empezar tie nuevo.

Es preferible el sistema de que hasta ahora se ha hablado: dentro de un marco

constitucional, cada, región

o país hallará la satisfacción a su*, necesidades autonómicas; pero no fuera.

Luis APOSTUA

 

< Volver