Habrá un gran partido demócrata-cristiano (Monreal Luque)     
 
 Ya.    08/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Habrá un gran partido demócrata-cristiano (Monreal Uque)

Don Alberto Monreal Luque dice en "ABC":

"¿Habrá un gran partido demócrata cristiano? — Sin duda alguna. Cuando diferentes formaciones

políticas participan de una perspectiva común del papel que corresponde al hombre y a la sociedad en una

organización política, cuando creen en un mismo modelo de convivencia y desean un mismo futuro para

un país, terminan necesariamente unidas. Las tensiones de convergencia son, en estos casos, irresistibles.

Sólo las separa el tiempo y una serie anecdótica de pequeños incidentes, más importantes en la biografía

de sus participantes personales que en la historia del partido y del país. Este es el caso de los distintos

grupos demócrata-cristianos españoles en los que se dan las condiciones objetivas y la voluntad

mayoritaria de sus respectivas bases hacia una unión definitiva.

La reforma fiscal, hoy. —La reforma fiscal hoy sería muy difícil, dadas las coordenadas económicas que

padecemos, pero pasado mañana quizá fuera demasiado tarde. La reforma fiscal perdió su ocasión de oro

en 1973, cuando la solidez de nuestra economía era capaz de absorberla sin problemas, y hubiera puesto

las bases de una estructura económica y social del país mucho más sana, que hubiera permitido afrontar

con mayor holgura, con mayores medios de política económica y de estabilidad social la crisis .que

estamos atravesando con tantas dificultades. Estamos sumergidos en la política y nos estamos ahogando

en la economía.

La Economía—con mayúscula, con visión de un largo y profundo horizonte—es la angustia mayor de

nuestro país, una vez encauzado el proceso de democratización, y para esta economía, para su proceso y

su justicia, una correcta y equitativa fiscalidad constituye un mecanismo clave. Esta es una realidad que

no puede dejar de afrontarse ni un solo momento. Líneas de actuación económica a corto, medio y largo

plazo.—A corto plazo, puesta en práctica de un programa de urgencia de saneamiento económico del

sector público y de una acción equilibradora en términos de empleo, nivel de precios y balanza de pagos

de toda la economía nacional.

A medio plazo, iniciación de una estrategia de progreso equilibrado, impulsada y regulada por un sector

público importante y adecuadamente financiado, y por un sector privado libre de injerencias y obstáculos

administrativos en el que se restablezca la vigencia de las reglas del mercado y de la libre competencia.

 

< Volver