Acabó el debate. Elecciones a voto de investidura. 
 Suárez mantiene la incognita     
 
 Diario 16.    01/11/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Acabó con el débate

Elecciones o voto de investidura

Suárez mantiene la incógnita

MADRID, 1 (D16).—El presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, mantuvo ayer la incógnita, ante el

Pleno del Congreso . de Diputados, sobre el futuro calendario político tras el referéndum constitucional.

El líder de Unión de Centro De m o c r á ti c o (UCD), que pidió su intervención como presidente del

Gobierno, no reveló si optará por convocar nuevas elecciones legislativas ó se someterá al voto de

investidura, después de que el pueblo español apruebe definitivamente la Constitución.

«Como bien conocen sus señorías —dijo Suárez la potestad de adoptar una decisión de eisa naturaleza

por el presidente del Gobierno, constituye una de las piezas esenciales dé ése delicado equilibrio que

caracteriza al sistema parlamentario.»

«Al Gobierno —añadió— que sufre la erosión y el desgaste del poder y que está sometido al control y

censura del Parlamento, es al que corresponde, en contrapartida, decir en cualquier momento y de acuerdo

con la Constitución,´ la apelación al electorado.»

Anticipo innecesario

Suárez recalcó que de la misma forma que a la, oposición no se le exige que anuncie la presentación de

un voto de censura, tampoco al Gobierno se le puede pedir «que anticipe innecesariamente su propósito

de disolver las Cortes o contraiga el compromiso de no hacerlo en un plazo determinado». . Al margen de

las repercusiones que el anuncio tendría, el líder de UCD afirmó que la cuestión de fondo es «quién debe

estar en el Gobierno y quién en la oposición».

Suárez elogió «la corrección técnica y la prudencia política» que contiene las previsiones de la

disposición adicional octava,; redactada ppr la Comisión mixta Congreso - Senado, qué establece el plazo

de treinta días para que el presidente se pronuncie sobre las dos opciones que tiene.

Aseguró que «legítimas opiniones habían desplazado el tema desde él campo de la técnica jürírica al tema

estrictamente político, abriéndose paso una posible interpretación que parecía conducir a la caducidad

automática de poderes e instituciones por la entrada en vigor.de la nueva Constitución».

«En estas circunstancias —siguió Suárez— la certeza jurídica se convertía en la imperiosa necesidad para

asegurar "que la transición al nuevo orden constitucional" había de producirse sin vacíos de poder

Felipe González: Se acabó el consenso. ni solución de continuidad.»

De esta manera, el presidente del Gobierno y de la UCD salió ai paso de una alusión hecha anteriormente

por Felipe González, líder del mayor partido de la oposición, con quien mantuvo cambios de impresiones

en los pasillos del Congreso, poco antes de que comenzara e! Pleno.

Suárez destacó. da la Constitución el hecho de que expresa la convicción de que no hay dos España

irreconciliables en permanente confrontación. Afirmó que había sido fruto de la cooperación de las

diversas fuerzas políticas y sociales, «con´ el resultado pretendido de construir un Estado sin partir de las

ruinas o quiebras de ilegalidad)).

El presidente dijo también que «es una Constitución fuertemente progresiva que orienta la vida pública y

la acción de Gobierno, cualquiera que sea su signó, hacia metas de libertad, igualdad, justicia y

solidaridad».

«Quienes, desde el mandato recibido —todos nosotros— hemos protagonizado este proceso de

devolución de la soberanía al pueblo, a través de cauces legales y pacíficos,- podemos alegrarnos como

vencedores, vencedores no de una contienda cruenta, sino, pienso, en la mejor y más noble de las batallas:

la batalla contra el miedo, contra el desánimo, contra el pesimismo secular, contra la violencia y contra

nuestras propias pasiones banderizas.»

Suárez fue muy aplaudido por los diputados de UCD.

 

< Volver