Autor: Pastora Herrero, José Francisco. 
 El futuro de la Educación en España. 
 El PSOE: enseñanza laica     
 
 Informaciones.    10/01/1978.  Página: 10-11. Páginas: 2. Párrafos: 72. 

EL FUTURO DE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA 2

El P.S.O.E.: Enseñanza laica

LA educación es un derecho del ser humano que le pone en condiciones de participar en la actividad

social, de vivir y;actuar en la colectividad, de comprender.las necesidades del entorno y planificar sus

cambios, así como desarrollar la conciencia solidaria y el sentido crítico. La educación ha de estar

orientada a reducir las desigualdades existentes en una sociedad que, como la nuestra, está dividida en

clases. Ha de tender también a reducir las desigualdades que se manifiestan entre los individuos, y en las.

condiciones de su existencia.

Desde nuestro punto de vista, la educación ha dé ser un elemento más favorecedor del cambio´y la

transformación social, y no, como ocurre más generalmente, un aparato ideológico mantenedor y

reforzador de una situación dada.

DEBERES DEL ESTADO

Desde esta perspectiva en, tendemos que la educación es función esencial del Estado, que ha de garantizar

a todos los ciudadanos los medios necesarios" para satisfacer las demandas sociales en educación. Lo

anterior no quiere decir que se excluya la empresa privada en enseñanza, siempre que ésta no persiga

fines partidistas: o de ´lucro. Por otra parte, las nacionalidades, regiones, municipios o. entidades públicas

de otro tipo podrán promover la creación dé centros docentes para cubrir las necesidades sociales.

Para entender corno habrá de estructurarse el centro educativo hay que .tener en cuenta dos niveles: uno,

el general, que estará planificado democráticamente, con la participación efectiva de los sectores

afectados, prestando la debida atención a las necesidades y cultura propias de cada una de las

nacionalidades y regiones del Estado, y un segundo nivel, representado por el propio centro, en el que la

comunidad escolar (padres, profesores, alumnos y personal no docente) intervendrá en el control y

gestión de los mismos. Entre uno y otro nivel cabe el desarrollo de los Consejos escolares de carácter

distrital, local, comarcal, provincial, regional, que posibilite la articulación del sistema educativo en el

ámbito territorial.

GRATUIDAD

La enseñanza básica, que debe comprender la actual E.G.B. y la formación profesional de primer grado,

debe ser obligatoria y gratuita y exactamente de la .misma calidad para todos, También ha de ser .gratuita

la enseñanza preescoíar, prioritariamente de los alumnos de cuatro y cinco .años, a: fin de corregir las

desigualdades que sé manifiestan en él acceso a la E.G.B, como consecuencia de la desescolarización

previa y posibilitar la integración de la mujer en la vida social política y económica. .

¿ESCUELA NEUTRA O . CONFESIONAL?

Defendemos que la enseñanza ´ha de ser aconfesiónal o laica, lo que significa que no ~ se impartirá a

ningún alumno ninguna religión obligatoriamente, ni se obligará á los maestros a enseñar una

determinada religión. Sin embargo, se garantizará que todos los alumnos, cuyos padres lo soliciten,

puedan recibir gratuitamente enseñanza religiosa, dé manera que quede garantizado el derecho civil a la

libertad religiosa.

ESTRUCTURA DEL SISTEMA EDUCATIVO

El sistema" educativo debe estar configurado de manera qué se propicie una actitud activa del alumno, el

desarrollo de su sentido critico, la valoración del trabajo y la vida social, el desarrollo del trabajo en

equipo y .la participación responsable de todos en las tareas de la colectividad escolar, Jo que constituirá

un buen aprendizaje para el. ejercicio de los derechos ciudadanos en todos los ámbitos sociales y

políticos.

El sistema educativo ha de asumir valores democráticos tanto en su estructura como en los fines que debe

perseguir. Sin embargó, la democratización del sistema educativo sólo será posible si se basa en una

educación igual para todos, en la educación compensatoria de las diferencias sociales y en instituciones

educativas ´ y órganos de administración cuya gestión sea compartida por los usuarios y servidores del

servicio público fundamental que es la enseñanza.

Por ello, las actuales estructuras .del sistema educativo deben ser sustituidas por otras que permitan la

consecución de las siguientes metas:

1. Un enriquecimiento de las opciones individuales, que permita mayor libertad e igualdad de

todas las personas para elegir un futuro profesional conforme a sus preferencias.

2. La implantación de la educación permanente, que asegure al individuo el derecho al

aprendizaje durante toda su vida.

3. La enseñanza .personalizada, adaptando la enseñanza al enseñado, y no a la inversa.

4. Asunción por parte de los alumnos de la responsabilidad y el protagonismo de su educación de

.manera progresiva a lo largo de la etapa escolar.

5. Eliminación de los métodos autoritarios en la enseñanza, estableciendo un´ nuevo sistema de

relaciones profesor - alumno fundamentado en el diálogo permanente.

6. Formación del profesorado orientada no sólo a los aspectos informativos y . teóricos, sino también al

conocimiento, respeto y promoción de las cualidades personales de sus alumnos,

7. Sustitución de los criterios selectivos por la orientación y promoción de todos.

8. Participación, tanto de los usuarios cómo de los servidores del sistema :educativo, en la

elaboración, de las decisiones de los órganos de administración educativa —que deberán estructurarse

sobre la base de una amplia descentralización de competencias— y en la gestión de las instituciones de

enseñanza. Esta participación se ha de reflejar en la planificación democrática de la enseñanza tanto a

nivel global como a nivel territorial y sectorial, y en la gestión democrática de todos los centros,

PERIODOS O NIVELES

En cuanto a la organización de etapas y sectores .diferenciados de la enseñanza, el programa aprobado

por .el XXVII Congreso prevé lo siguiente:

1. ciclo de la enseñanza general:

a) Centro maternal y guarderías infantiles.— Todos estos centros para niños en edad preescolar tendrán

una doble finalidad: asegurar las condiciones para que;se dé desde el principio de la vida una real

igualdad de oportunidades y, al mismo tiempo, permitir la integración de los padres en el trabajo y en las

actividades sociales que toda persona necesita (relación política, cultural, de intercambio humano, etc.).

Es urgente, en este sentido, la creación masiva, de centros de este tapo en todo el país, especialmente en

centros de trabajo, barrios y poblaciones rurales. .

b) Etapa escolar obligatoria. — Integrará, en .un ciclo único, las actuales enseñanzas general básica,

formación profesional de primero y segundos grados y media (bachillerato). Este´ ciclo, único y

obligatorio, se concebirá como un proceso continuo y flexible, sin rupturas, ni métodos, ni objetivos,

fundamentalmente orientado a la formación, más que a la acumulación de conocimientos: su fin esencial

será lograr una maduración y desarrollo suficientes de la persona, así como una integración critica y libre

en el entorno social y en los grados posteriores de la enseñanza.

En especial, durante los últimos años de este ciclo se establecerá una serie dé opciones flexibles y

multivalentes, en orden a la capacidad e intereses de los alumnos y de las necesidades sociales, debi-

damente valoradas y en combinación con una órientación escolar correcta. Deberá evitarse el riesgo, en

esta etapa, de las especializaciones.

c) Enseñanza científico-profesional—Abarcará la llamada enseñanza «superior»: universitaria y

formación profesional de tercer grado. La duración será la adecuada a las características reales de cada

profesión. Todo ciudadano tendrá derecho al acceso a ésta etapa, según sus aptitudes, motivaciones y

necesidades sociales. En síntesis, este ciclo debe estar encaminado a la formación de profesionales,

distribuidos, principalmente, en estos tres campos:

— Personal docente, dotado de una preparación tanto científica como pedagógica,

— Profesionales, a todos los niveles, aptos para su inserción activa en el proceso de producción,

— Investigadores, que abran continuamente nuevas vías al saber, a la cultura y a la técnica, tanto para su

transmisión educativa como para potenciar el desarrollo tecnológico del país.

2. Ciclo de enseñanzas especiales:

a) Formación permanente, enseñanza de adultos y actualización profesional.—Se establecerá el debido

número de; centros que solucionen los problemas de la puesta al día de los conocimientos, de la

movilidad profesional, del desarrollo de capacidades del individuo no descubiertas con anterioridad, de. la

recuperación de individuos retrasados, por diversas causas, .en el proceso .regular, de veditcación. Dentro

de este, grupo necesiten una atención específica los emigrantes y desplazados, con vistas a evitar

eldesarraigo a que se ven abocados mediante su promoción cultural y profesional.

b) Educación especial.—El sistema educativo prestará, la debida atención a la creación de centros

dedicados á la formación , de las personas disminuidas o aquejadas por trastornos físicos o psíquicos, a

fin de recuperar sus posibilidades para insertarlas plenamente en la comunidad social, tanto en .el proceso

productivo como en las relaciones de comunicación. Deberá ser superado todo planteamiento meramente

asistencial, correctivo o aislador de estos individuos, disminuidos o limitados en ciertas aptitudes, pero

coa diversas posibilidades de desarrollo,; al que tienen pleno derecho.

EDUCACIÓN PERMANENTE

El ensanchamiento de las opciones del individuo ante, el hecho educativo deberá apoyarse tanto en la

generalización de la educación permanente como en un adecuado sistema de promoción entre los

diferentes sectores y niveles de´ enseñanza," para lo. que será preciso acentuar las interrelaciones y

conexiones y los posibles´ métodos que permitan complementar los conocimientos adquiridos en otros

sectores y niveles. De esta manera podremos conciliar los. deseos de movilidad de los individuos con el

máximo aprovechamiento dé los gastos realizados en la adquisición de cualquier ´volumen de

conocimientos.

TITULACIONES

Este enriquecimiento de las opciones educativas a .que se hace referencia, ha de ser entendido también en

el sentido de que la movilidad por todo el Estado de estudiantes, profesores y titulados debe, estar

plenamente garantizada, reconociéndose en cualquier lugar los títulos obtenidos mediante la enseñanza.

oficial, ya que la igualdad de todos los ciudadanos ante las opciones profesionales y educativas dé

cualquier región constituye un principio insoslayable. Un á vez asegurado esto, estimamos como cuestión

secundaria la determinación dei órgano —estatal o autonómico— qué haya de responsabilizarse de la

concesión del título.

COEDUCACIÓN

En la sociedad, en la calle, en. el trabajo, .hombres y mujeres .desarrollan,, su actividad ,en común, no.se

entiende desde qué criterios, se .han de separar a la puerta de la escuela a niños, y niñas. Nosotros

propugnamos una escuela integradora donde los niños y adolescentes no sean discriminados: por motivos

ideológicos, económicos o religiosos, evidentemente, la separación de los alumnos por sexos en la escuela

sería una discriminación, en la que, por razones políticas, sociales y psicológicas, no podemos estar de

acuerdo.

LA INVESTIGACIÓN

Los males que aquejan a la investigación son de índole diversa, pero los más graves, a nuestro juicio, son

tres: la dependencia, tecnológica, del exterior la escasez de recursos y la falta de planificación,

organización y coordinación con que actúan las instituciones responsables, .lo que redunda en un

deficiente aprovechamiento de los recursos otrora disponibles.

Dedicamos sólo el 0,33 por 100 de nuestro P.N.B. a investigación, lo que supone una inversión muy

modesta comparada con la generalidad de los países de la O.C.D.E.; las responsabilidades de los órganos

de la Administración no están claramente definidas ni ejercidas; la política científica no se halla reflejada

en un plan integral de objetivos, actuaciones y medios; el. Consejo Superior de Investigaciones

Científicas atraviesa una profunda crisis, mientras que la investigación universitaria languidece y la

investigación . que, realizan las empresas es muy escasa.

Esta situación daña en gran medida las perspectivas de.desarrollo de nuestra economía y de mejoramiento

técnico de nuestro nivel de bienestar social, Por ello propugnamos una política de investígación que se

fundamente en las siguíentes bases mínimas:

1. Definición democrática; con la sanción de las Cortes, de una: política de investigación que reduzca

nuestra dependencia tecnológica cpn eí exterior´ y adecuada a. las. necesidades de nuestra economía a

corto, medio y largo plazo.

2. Existencia de un órgano .que a nivel de Estado asuma la responsabilidad de ejecutar la política

científica de manera integradora, es decir, mediante una planificación global a corto, medio y largo

plazo, que tienda al máximo .aprovechamiento de los recursos disponibles, abarcando las actividades

investigadoras de la Universidad, las empresas, instituciones del C.S.I.C. y las instituciones de

investigación dependientes de cualquie r otro ente público.

Los sectores profesionales, empresariales .o de discusión tendrían una participación democrática en ,1a

gestión a desarrollar por el órgano estatal a que nos referimos mediante la constitución de un consejo

representativo con funciones de asesoramiento, coordinación y control.

3. Incrementó dé las inversiones e investiga c i ó n, hasta alcanzar el nivel de inversión de los

países de la O.C.D.E.

4. Reordenación y: democratización del C.S.I.C.

5. Potenciación y nueva ordenación de la investigación universitaria.

6. Promoción y aprovechamiento de toda la investigación publica o privada, adecuándola a los

objetivos de política científica que se definan.

7. Potenciación de la investigación educativa, conectada con un .número suficiente de centros

experimentales.

«Hay que tender a la unificación del profesorado»

EL FUTURO DE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA

La separación de sexos es una discriminación

EL CENTRO EDUCATIVO

El centro educativo ha de constituir, en todos los niveles de enseñanza, una comunidad viva inserta en

todas las dimensiones de la sociedad a la que sirve. Esta comunidad ha de fundamentarse en el trabajo

solidario y debe ser todo lo contrario a una estructura burocrática jerarquizada y jerarqui, zante, a una

sucursal del estatismo autoritario o a una propiedad o establecimiento privado que se reserve el "derecho

de admisión".

En la comunidad escolar que nosotros defendemos, los interesados han de sentirse plenamente

incorporados, para lo cual será preciso garantizar el derecho a la participación que: corresponde a los

usuarios y servidores de la escuela; así como a los representantes del gobierno local, sin ningún tipo de

discriminación.

Para asegurar una gestión democrática del centro, los órganos dé participación y de dirección deben sufrir

una delimitación de sus respectivas funciones y atribuciones que concilie la eficacia de la ejecución con el

respeto a las opiniones que expresen los órganog deliberantes. En tal sentido se considera que los cambios

a introducir en la estructura de los centros son los siguientes:

a) En los centros de los niveles primario y medio de enseñanza deberá existir un órgano colegiado

compuesto de representantes elegidos por el profesorado, padres de alumnos, alumnos (según su

edad), personal de los serv i c i o s, representantes del municipio y de sindicatos y otras fuerzas

sociales correspondientes a la demarcación municipal. Este órgano debe estar dotado de

competencias sobre los siguientes asuntos: régimen interior del centro, administración de bienes

y fondos, provisión de puestos escolares, presupuesto del centro, equipamiento, tran s p o r té escolar,

contratación de profesorado, actividades para escolares y asistenciales y vigilancia sobre la

marcha en general del centro en los aspectos docentes.

b) En los centros antes indicados deberá existir también un consejo de disciplina, encargado de la aplica-

ción del correspondiente reglamento. Este consejo estaría integrado por representantes del

profesorado, padres de alumnos, alumnos y por las personas encargadas dé los servicios de orientación y

asistencia social.

e) Es necesario definir nuevamente las funciones y atribuciones de los claustros de profesores y los

directores de los centros. Del director autócrata debe pasarse al director elegido democráticamente y

capaz de representar y coordinar adecuadamente a la comunidad escolar. El director estará asesorado por

un consejo de dirección, también elegido democráticamente. De la.actual fórmula autocrática debe

pasarse a una fórmula participativa, en la que el claustro, en tanto que constituye tín órgano colegiado

compuesto por expertos en los contenidos y técnicas de la enseñanza, no sea un simple coro que se limite

a asentir sobre las decisiones de la dirección. Por ello, el claustro ha dé ser dotado de competencias y

funciones propias en los aspectos educativos que le son peculiares, tanto respecto al conjunto del centro

como al alumnado en particular, huyendo siempre de la constitución de cualquier tipo de oligarquía

docente.

UNIFICACIÓN DEL, PROFESORADO

Siendo esencialmente una la función, educativa debe existir también una unidad en todos los que la

ejerzan, teniéndose sólo en cuenta´ las diferencias del propio rendimiento. Frente a la división actual entre

maestros y licenciados, entre profesores de privada y estatal, entre numerarios y no numerarios,, hay que

tender a la unificación del profesorado con una preparación análoga de carácter universitario, completo en

extensión e intensidad,; diferenciándose sólo por la especialidad a que se dedique. Consecuentemente, las

condiciones de trabajo y los salarios han dé ser análogos.

DERECHOS Y DEBERES

Por lo que respecta a los derechos del profesorado, hay que considerar aspectos que van desde el derecho

a la estabilidad y seguridad en el empleo condiciones adecuadas de trabajo para impartir una enseñanza

de calidad y sueldo suficiente, a derechos como el de la participación en la planificación educativa,

formación permanente, ejercicio de la libertad docente sin coacciones de ningún tipo y participación en la

gestión democrática de los centros,

El personal docente deberá desarrollar su función con eficacia, cooperando con los alumnos, los padres y

el resto .de la sociedad, a fin de conseguir una mejor enseñanza y más participativa.

SELECCIÓN DEL PROFESORADO

La actual inadecuación entre los sistemas de selección y las necesidades de la enseñanza hacen rechazable

el método de oposiciones, considerando que los únicos criterios de acceso a la docencia deberán ser los

conocimientos y la competencia profesional, según criterios elaborados y controlados por organismos

representativos de los. trabajadores de la enseñanza y demás sectores implicados.

PARTICIPACIÓN DEL ALUMNO.

La democratización de la educación, exige un nuevo sistema de relaciones entre maestros y alumnos. Tal

cambio supone, sustancialmente, otorgar a cada uno de estos grupos un papel diferente al que

tradicionalmente vienen desempeñando, suprimiendo la relación de carácter dominante-dominado sobre

la que descansa la: educación tradicional.

Los alumnos de cualquier nivel de enseñanza deben ser estimulados a participar en la vida escolar, a

conocer las normas que regulan sus derechos y deberes, a adaptar una actitud activa respecto a su propia

educación ya la institución que se la suministra. ya que de lo contrario rio será posible que el sistema

educativo logre plenamente sus objetivos en una época caracterizada por una más rápida maduración, de

los jóvenes, por la rebelión latente o manifiesta en amplios sectores de los mismos, y en una sociedad en

la que todos los grupos quieren hacer oír su voz y participar o influir en las decisiones de las instituciones

públicas.

La participáción de los alumnos no se realizará, de la misma manera en los diferéntes niveles de

enseñanza y en las distintas funciones de las instituciones docentes,, porque si el .proces educativo sigue

una linea gradual.y ascendente, también ha de ser gradual y ascendente la asunción de mayores

responsabi1idades mediante la participación. De un grado á otro de la enseñanza, progresivamente, el

alumno deberá tener la oportunidad de ser tenido: en cuenta, tanto en los aspectos relativos a la gestión de

la comunidad escolar como en la realización del hecho educativo, que le concierne de mana. ra vital.

Una vez reconocido el protagonismo que al alumno corresponde, cobrará verdadero sentido la existencia

de un código de derechos y deberes del estudiante por el que se rija su situación en la escuela.

Sólo un ser libre puede ser responsable, y sólo tiene sentido on estatuto del estudiante, si a éste se le

reconoce como su jeto responsable. Por ello considerarnos que el camino no es llenar los. textos legales

de declaraciones grandielocuentes, al estilo de la ley General de Educación, que concedió en teoría a los

alumnos todos los derechos habidos y por haber, mientras en la práctica los mismos derechos son negados

sistemáticamente.

Mientras.no se acometa con profunda convicción democrática el cambio del sistema educativo, de sus

estructuras, de su profesorado, de sus métodos, la parte más débil de la relación educativa —el alumno—

seguirá constituyendo una masa pasiva, alienada, de bajo rendimiento escolar y profesional y de escasa

aptitud para la convivencia solidaria.

PARTICIPACIÓN SOCIAL EN LA EDUCACIÓN

Como antes se indicó, las estructuras del sistema educativo deben ser modificadas para permitir una

participación a nivel de centro, que ha. ga posible la gestión democrática del mismo, y a nivel de

adopción de de isiones por los órganos de la administración educativa, lo cual supone, desde nuestro

punto de vista, principalmente la planifica, cíón democrática del sistema. La participación social en la

obra educátiva tiene esos dos hitos fundamentales y a ella tienen derecho inalienable todos los grupos

relacionados con el hecho educativo; alumnos, profesores, padres de alumnos, personal no docente,

órganos de gobierno local, sindicatos de enseñantes, etc. ´

Para nuestra concepción de la gestión y planificación democrática de la enseñanza es esencial la

participación de todos y cada uno de los grupos aludidos, entre los que es preciso considerar de. manera

peculiar a 1os padres de alumnos. En relación a éstos, nuestro propósito consiste en, hacer real la

presencia, actualmente ficticia, de los mismos en la vida de los centros.

Queremos que en los órganos de gobierno de los centros se .escuche su voz, se hagan efectivas sus

exigencias, pues esa será la única manera de que las familias tomen conciencia de cuáles son sus

auténticos intereses y no se presten a las manipulaciones de que vienen siendo objeto frecuentemente por

parte de sectores privilegiados del empre. sariado.

Nosotros pretendemos que la familia, al igual, que el resto de los grupos que deben participar en la

gestión democrática de la enseñanza, se halle libremente represe n t a d a en todos los centros, en los

órganos .de planificación y asesoramiento educativo de nivel local, regional y nacional, y para esto es

preciso hacer cambios legales importantes, comenzando por la reglamentación de los centros, pasando por

una regulación democratizadora de la administración educativa y terminando en una norma que regule

claramente la abre constitución de estas asociaciones, que hasta la fecha han tenido que acogerse a la ley

de Asociaciones de 1964, por la falta de una regulación específica no ideológica ni confesional de las

asociaciones de padres de alumnos.

ADMINISTR ACIÓN EDUCATIVA

Ahora padecemos una administración educativa autoritaria y centralista, absolutamente mediatizada por

aquellos grupos de presión más poderosos que actúan en el campo de la enseñanza, como son la FE.R.E.,

determinados estamentos docentes de la Universidad y otros grupos de intereses profesionales.

económicos y religiosos.

Las presiones de los grupos de interés condicionan en gran medida la acción, y hasta la propia estructura

de la administración educativa, impidiendo que ésta ejecute una política independiente dé los intereses de

grupo y matizando de ilegitimidad su actuación, por ausencia de una política educativa

"democráticamente decidida.

La administración educativa —el Ministerío de Educación y Ciencia, sus órganos periféricos, consultivos,

sus Universidades y centros dé otros niveles de enseñanza— es un decorado de cartón-piedra. tras el que

se esconde un reparto oligárquico de influencias y de recursos, que hasta la fecha beneficia

fundamentalmente a los sectores más privilegiados de la sociedad, que lo son a la vez del propio sistema

educativo.

Sobre esta realidad de los grupos de presión se eleva, como superestructura, un aparato administrativo

distorsionado, cuyas características son la centralización a ultranza de competencias y el autoritarismo

como método para la adopción de las decisiones. Se trata de una máquina que acapara celosamente

competencias, incapaz de moverse oon flexibilidad y al ritmo de las exigencias actuales de la enseñanza,

y que parece haber llegado, ya hace tiempo, al límite de sus posibilidades de gestión.

Este aparato administrativo, erosionado en sus estructuras y fines y con unos servidores públicos

desmoralizados, es actualmente inadecuado para realizar una planificación, democratica de la educación

y, en consecuencia, para ejecutar de manera racional y objetiva la adminis. tración de los recursos

disponibles. Su reforma es parte del cambio que debe operarse para al cansar una gestión democrática del

sistema educativo.

En este aspecto, nosotros propugnamos también la democratización de los órganos de la administración

educativa, bien sean de nivel local, nacional o entidades autónomas. • Esto implica la necesidad de

desarrollar la participación, democrática de los interesados en todos los estadios de la acción administra-

tiva y especialmente una, amplia descentralización de competencias en órganos de administración local y

regional, de tal modo que los interesados puedan ejercer su influencia directa sobre las condiciones

educativas de su entorno inmediato.

El esquema deseable para la actuación y organización de una administración democrática, de la

enseñanza debe inspirarse en los siguientes criterios:

1. A nivel de Estado debe existir una concepción global del sistema educativo, que tenga en cuenta los

diferentes sectores y desequilibrios sociales y regionales, los diferentes niveles y actividades de

enseñanza, así como sus conexiones con las restantes actividades económicas y sociales., Esta concepción

debe instrumentarse y concretarse en un plan general de educación, democráticamente elaborado.

2. Las iniciativas regionales y autonómicas deben integrarse en el plan general de educación,

armonizando, en función a los recursos disponibles, los objetivos sectoriales y regionales, con aquellos

que hayan sido definidos como básicas o fundamentales a nivel estatal.

3. Descentra 1 i z a c i ó n de gran número de competencias en los órganos de Gobierno de la vida local

—municipios y regiones— y Universidades, basta llegar a un punto en que la mayor parte de las

medidas de ejecución propias de la aidministración educativa sean adaptadas a estos niveles,

reservándose la Administración, central del Estado solamente aquellas facultades necesarias para asegurar

tas objetivos generales, la coordinación y coherencia de todo el sistema, la igualdad de derechos de todos

los ciudadanos dentro del mismo, así como los controles a posteriorí que fueren precisos sobre las

decisiones de los órganos autonómicos, locales, regionales o institucionales.

4. Presencia mayoritaria de los representantes del profesorado, padr es de alumnos, alumnos y personal

no docente en los órganos colegiados de asesoramiento y planificación de la administración educativa,

tanto a nivel central como periférico: Consejo Nacional de Educación, Junta Nacional de Universidades,

Junta Coordinadora de Formación Profesional, Consejos locales y provinciales de enseñanza, etc.

¿NUEVA LEY BE EDUCACIÓN?

La ley General de Educación aún vigente no responde e modo alguno a los esquemas de una enseñanza,

liberadora, solidaría, descentralizada, democrática, creativa, integradora del trabajo productivo y cultura

humana y no perpetuadora de la división clasista y de la explotación del hombre por el hombre. Para la

recepción de estos principios en un. texto legal, no bastaría, evidentemente,, la simple adaptación de las

normas existentes. Es preciso ir a la elaboración de nuevas leyes.

Ni los funcionarios (docentes o no docentes), ni la Administración, ni los grupos de presión pueden crear

una nueva educación que sustituya a la tradicional. La nueva educación sólo puede crearse

democráticamente, mediante una amplia participación popular en el debate que en torno a ella debe

suscitarse, previamente a las medidas de reforma. Esta será la única manera de conocer Las auténticas

necesidades y deseos del pueblo, antes de que los representantes de la soberanía popular : ea el

Parlamento discutiesen la nueva ordenación de la enseñanza.

José F. PASTORA HERRERA

(Mañana publicaremos las respuestas de Alianza Popular.)

INFORMACIONES 10 de enero de 1978

 

< Volver