Autor: Damián Traverso, Juan. 
 Educación, ciencia y cultura. 
 La Educación en el Proyecto de la Constitución     
 
 Ya.    21/01/1978.  Página: 1-2. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

EDUCACIÓN, CIENCIA Y CULTURA

Pag. 1 — YA

LA EDUCACIÓN EN EL PROYECTO DE CONSTITUCiÓN

Los días 1 y 7 de diciembre pasado hice un análisis, del texto del borrador de la Constitución en materia

de educación, proponiendo un texto concreto. Se ha publicado ya el "proyecto de la Ponencia" y va a ser

sometido próximamente a debate de la Comisión correspondiente del Congreso. Procede, por ello, hacer

un balance del proyecto a la vista de la crítica que habíamos hecho al borrador, singularmente porque es

bastante probable que el proyecto coincida en gran medida con la Constitución definitiva, ya que ha sido

el producto de las fuerzas políticas que le van a aprobar.

I. Modificaciones positivas del proyecto

El proyecto incorpora unas modificaciones al borrador publicado en la prensa que coincide , con lo que

habíamos propuesto en los siguientes puntos:

1. Objeto de la educación

Se recoge el "objeto de la educación." en términos muy parecidos a los que incluíamos en nuestra

propuesta, la cual carecía, en este aspecto, de toda originalidad, pues estaba tomada de sus declaraciones

internacionales de derechos humanos, Lo importante era, a mi juicio, constitucionalizar el objeto o fin de

la educación, que se omitía en el borrador.

2: Derecho prioritario de los padres

Se garantiza constitucionalmente el derecho fundamental que asiste a loa padres para que sus

hijos reciban la formación que esté de acuerdo con sus convicciones religiosas y morales, derecho que,

inexplicablemente, según decíamos, se omitía en el borrador. La "escuela neutra" no podrá, ser una,

característica del centro estatal. Habrá "escuela neutra" en la medida en que los padres así lo decidan.

3. Libertad de creación de todo tipo de centros

Se reconoce la libertad de creación de todo tipo de centro docente y, por tanto, de centros profesionales y,

universitarios, y no sólo de "escuelas", como decía el borrador, si bien no se condiciona esta libertad a la.

planificación pública,

4. Participación de padres, profesores y alumnos

Se garantiza, a nivel constitucional, la participación de profesores, padres y. en su caso, alumnos, como

pedíamos en nuestra propuesta.

II. Aspectos negativos del proyecto

Las importantes son los que se refieren a las ayudas a la enseñanza no estatal y la regionalización de la

enseñanza, es decir, los aspectos que se refieren a la igualdad de enseñanza, qué queda sin garantizar. " ..

1. Las subvenciones a la enseñanza, no estatal

Algunos sectores se habrán quedado tranquilos, porque el proyecto sustituye la facultad de los poderes,

públicos de ayudar a los centros que recogía el borrador ("podrán ayudar a las escuelas que reúnan los

requisitos que la ley establezca") por la supuesta obligación de ayudar a los centros, que recoge el

proyecto (´´ayudarán").Si se han quedado tranquilos es por ingenuidad o porque quieren eludir el tema. A

cualquier jurista se le alcanza que el contenido normativo de los dos preceptos es prácticamente el mismo.

Cuando .se establece un régimen de ayudas se establecen los requisitos para las mismas, así coma la

cuantía de la ayuda, de tal forma que la ayuda se recibe un tanto se reúnan las requisitos. Sería absurdo

que la Administración estableciera unos requisitos de ayuda y luego dijera: ahora puedo ayudar, pero no

quiero. Lo importante son los requisitos y cuantías de las ayudas que se establezcan.

En definitiva, se mantiene en el proyecto la facultad de cada poder público para establecer el régimen de

ayudas que desee, según la ideología de cada partido gobernante, para lo cual no hacia falta precepto

constitucional alguno (ni el "podrán ayudar" ni el "ayudarán").

Pero, lo que es más grave: ¿por qué la ayuda si los poderes públicos "garantizan el derecho de todos a la

educación mediante la... creación de centros docentes" (artículo 28.5), es decir, los centros del Estado?;

¿por qué tienen que ayudar a los centros no estatales?: ¿cuál es la razón de la ayuda?

No hay otra que ésta: que el centro no estatal realiza el mismo servicio público que el estatal. Por eso sigo

insistiendo que para pensar en un régimen de ayudas coherente hay que partir de la concepción de

la.educación como servicio público, para desde la misma deducir no ya la ayuda, sino hasta.el alcance

mismo de la ayuda. Sé. que muchos sectores,. por un prurito jurídico-formal, desean eludir esta

declaración. Pues bien, tampoco tendrán garantizada—y ello es lógico—la igualdad de trato. De otra parte

es posible que desee excluirse a . un determinado grupo de centros de élite o de especiales características.

Ahora bien, estos centros se van a excluir solos porque nunca les interesará incorporarse al servicio

público. Así, pues, nuestra propuesta podía quedar redactada así:

"La educación tiene la consideración de servicio público .El Estallo garantizar la igualdad de condiciones

a todos los alumnos y centros de enseñanza que se sujeten al mismo."

Con esta declaración no hace falta hablar de ayudas y, sin embargo, queda garantizada la igualdad de trato

a nivel de alumno, centro y a nivel de todo el Estado español, puesto que quien debe garantizar esta igual-

dad es el Estado no los públicos". Pero a eso vamos a dedicar unías líneas.

2. La regionalízación de la enseñanza

Ya había expuesto el tema en el YA del día 7 de diciembre pasado. La igualdad de la enseñanza no queda

garantizada a nivel Estado español. El proyecto de Constitución habla de "los poderes públicos", y los

poderes públicos son tanto el Estado español como los poderes autonómicos. En rigor, el Estado sólo se

reserva la facultad de regular la expedición y homologación de titulos (articulo 138,30). ......

Pues bien, como ha puesto de relieve Sánchez Agesta, la Constitución posibilita que todo el poder del

Estado (es decir, la soberanía del pueblo español) pase a los poderes autonómicos y no sólo por la escasa

y confusa reserva que establece el artículo 138 del proyecto, sino por lo autorizado en su artículo 139.

Parece ser que sólo Sánchez Agesta se atreve a decir esto. Pero habrá qus decirlo, porque se pone en

juego la igualadad real de los españoles.

Es posible, pues, que cada reglón tenga un sistema educativo distinto; es posible que cada región tenga un

sistema de autorización y homologacíón de centros distintos, y, por fin, es posible (más bien diría que es

seguro) que cada región tenga un régimen de ayudas distinto. La desigualdad actual de los españoles en

este servicio básico (como en la mayoría de los servicios públicos) es tan grande que lo único que faltaba

es que quedase am parada por la ´pluralidad de políticas y poderes autonómicos. Y, sin embargo,el juego

de las fuerzas políticas parlamentarias hace suponer que las cosas van a ir por ahí, por muy serias que

sean las adventencias de Sanchez Agesta.

Juan Damián TRAVERSO

(Profesor de Política Educativa y secretario general del INCIE)

 

< Volver