Autor: Pérez Calvo, Luis. 
   ¿Es atentar cotra la libertad pedir que se financie cualquier tipo de escuela?     
 
 Ya.    12/01/1978.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

¿Es atentar contra la libertad pedir que se financie cualquier tipo de escuela?

Don Luis Pérez Calvo, de Madrid, nos expone la siguiente opinión:

"Parece bastante evidente que un tan difícil logro como puede ser una convivencia instaurada por medio

de la igualdad, la libertad y el respeto mutuos—sustratos básicos de la democracia—no puede hacerse

realidad solamente a través de palabras, sino mediante el efectivo reconocimiento expreso de las

libertades individuailes y ciudadanas, sin más cortapisas qua las que demanden el bien común y las

libertades de los demás, la aceptación de la voluntad de la mayoría de un país sobra instituciones

fundamentales para la vida social, con la garantía del respeto de los derechos de las minorías y´el

mantenimiento, por encima de toda otra conveniencia coyuntural, de las premisas culturales, políticas y

sociales que, aceptadas y refrendadas´ por una mayoría nacional, han conferido a un partido o coalición

las atribuciones suficientes como para gobernar un país.

Uno se pregunta en función de qué superior atributo, de que principio constitucional o de qué elemental

motivo de razón ha de reservarse ayuda económica para aquellos centros educativos en ,que la formación

humana e integral se ve privada de instrucción en un campo que, para muchos y aunque no sea más que

intelectualmente considerado, resulta trascendental o cuando menos tanto como cualquier otro terreno

abarcable por el espíritu.. Podría aceptarse que no se limitasen las1 ayudas económicas a una única

confesionalidad religiosa, pero no que se las prive radicalmente a .todas ellas limitando al hombre en una

de sus más fundamentales dimensiones. .

Y no .se arguya que el erario público no puede financiar a centros privados, de enseñanza, porque tal

argumentación no tiene apenas; fundamento serio, sobre el que sustentarse.

Primero, porque si se subvencionaran una serie de centros —los aconfesionales—, no por. eso dejan de

ser privados, con lo cual el ´argumento cae por su base. Segundo, porqué la llamada escuela pública no es

tampoco institúcionalmente estatal, y si se admitiera que él destino de los. caudales públicos debería ser

atribución exclusiva del Estado, ambas se encontrarían en igualdad de condiciones a estos efectos. Y

tercero, y muy fundamentalmente, porqué ´dichos .caudales públicos se nutren con las aportaciones de

todos los contribuyentes, siendo por ende propiedad de la colectividad, y el Estado, mero administrador, y

correspondiendo en última instancia, caso de colisión, a la sociedad entera decidir cómo quiere que se

utilicen sus recursos económicos, al menos en aquellos sectores en que pueda haberse suscitado algún

tipo de conflictividad.

Por otra parte, mal se compagina el pretendido "deseo de perpetuar la falta de libertad ideológica" en

palabras de determinadas entidades cuando se está pidiendo la posibilidad de establecer y financiar a

cualquier tipo .de escuela, cualquiera que sea su ideología. ¿Resulta por ventura más democrática la

imposición de un solo tipo de escuela como única "alternativa"?

Para terminar, quiero dejar constancia de que estas palabras son de alguien que no ha sido objeto de

manipulación. alguna y que había como padre de familia que ha suspirado y sigue suspirando por. una

auténtica libertad, erigida sobre unas razonables responsabilidades y justicia."

 

< Volver