Autor: Pastora Herrero, José Francisco. 
 El futuro de la Educación en España. 
 Federación Católica de Padres de Alumnos: la Educación, iniciativa social     
 
 Informaciones.    23/01/1978.  Páginas: 3. Párrafos: 63. 

EL FUTURO DE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA

Federación Católica de Padres de Alumnos:

LA EDUCACIÓN, INICIATIVA SOCIAL

PARECE que el cuestionario está dirigido principalmente a los partidos para que como fuerzas políticas

puedan presentar sus alternativas educativas a la sociedad españole. Queremos aclarar, ante todo, que la

Federación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos ´de Madrid no es un partido político ni

actúa como correa de transmisión de ninguno de ellos; es, única y exclusivamente, un grupo de padres de

familia que se agrupan en razón de su creencia religiosa para promover y defender los valores familiares,

entre los que se encuentran los relativos a la educación; por tanto, estas declaraciones están al margen de

toda ideología política. En este sentido es como se responde al cuestionario.

PRINCIPIOS GENERALES

La Federación, como ya ha expresado a travos de su documento «Libertad de enseñanza para todos»,

considera que él derecho a la educación es un derecho fundamental de la persona. Este derecho supone la

posibilidad real para toda persona de poder desarrollarse integralmente según sus posibilidades y

prepararse para servir a la sociedad. El respeto de esté derecho debe quedar asegurado en cualquier

contexto sociopolítico y, por supuesto, en una sociedad libre, justa, pluralista y democrática como la que

se espera que se establezca en España.

DEBERES DEL ESTADO

En este contexto, el Estado tiene como obligación primordial la de proporcionar a todos, sin

discriminación alguna, los medios apropiados para que este derecho pueda realizarse. Esto no significa,

en ningún caso, que el Estado deba convertirse en un Estado docente, esto es, que intente imponer una

determinada Ideología, a través de la enseñanza. Como promotor del bien común, que debe garantizar a

todos, al Estado le corresponde fijar los objetivos de la enseñanza, financiarla con cargo a los fondos

públicos de los que es administrador y no dueño, velar por la calidad de la enseñanza, crear y sostener los

centros necesarios allí donde la iniciativa social no sea suficiente y garantizar la igualdad de

oportunidades.

EMPRESA PUBLICA Y EMPRESA PRIVADA

En relación al dualismo empresa educativa estatal-empresa educativa privada, opinamos que la

educación, en ningún caso, puede concebirse como una «empresa», si esta palabra se entiende en sentido

comercial. Lo primero que debe establecerse es que nadie debe abordar la educación con fines lucrativos.

Supuesto esto, la educación y su forma institucionalizada que es la enseñanza., debe estar promovida por

la iniciativa social. No puede ser, por tanto, ni una actividad estatal ni una actividad privada. Debe ser

obra de una comunidad social que, para estos efectos, se convierte y actúa como una comunidad

educativa.

DERECHOS DE LA FAMILIA

Dentro de esta comunidad educativa, los padres tienen un deber y un derecho prioritario respecto a la

educación de sus hijos, derecho y deber que son de orden natural y como tales están reconocidos en todos

los pactos, declaraciones y convenios internacionales. De este derecho primero se deduce el de poder

elegir libremente el tipo^de educación que desean para sus hijos. Ahora bien, ´para que se pueda elegir

una determinada educación es necesario que sé ofrezca a los padres diversas alternativas educativas, lo

que lleva consigo la existencia de diversidad de escuelas, caracterizadas cada una de ellas por su

proyecto educativo; esto es, debe procederse al reconocimiento del pluralismo escolar.

GRATUIDAD

En general, todos estos de rechos y las consecuencias que de ellos se derivan están reconocidos a ´nivel

formal, pero deben traducirse y convertirse en derechos reales. Por ejemplo, para que la libre elección de

centros no esté condicionada por razones económicas, es imprescindible que la enseñanza, por lo menos

en los niveles obligatorios, sea declarada gratuita y que su financiación corra a cargo de los fondos

públicos, sin que se produzca discriminación de ningún upo en razón a la clase de centro en que el

alumno esté escolarizado. No es admisible que la elección de un determinado centro, de entre todos los

legalmente existentes, suponga para el alumno o para sus padres una pérdida de su derecho a la enseñanza

gratuita. De esta forma, la libertad de elección no quedarla real y efectivamente reconocida.

Esta gratuidad dé la enseñanza debe extenderse al período de escolaridad obligatoria que estimamos debe

ser desde los cuatro hasta los dieciséis años.

FORMA. DE ESCUELA.

Suele argüirse en contra de la necesidad del pluralismo escolar la posibilidad de una escuela neutra que

satisfaga todas las posibles elecciones de los padres. Para nosotros, la escuela neutra es un imposible.

Toda escuela, aunque no lo declare abiertamente, tendrá un proyecto educativo detrás del que existirá una

concepción, del hombre y de la sociedad, una ideología de carácter político o religioso. Precisamente el

pluralismo escolar que propugnamos reconoce la variedad de proyectos educativos y, por tanto, la posible

pluralidad de escuelas de acuerdo con sus ideologías.

De esta forma, queda claro que nosotros estamos en contra de esta pretendida nueva forma de la

neutralidad de la escuela que se pretende implantar a través del pluralismo interno dentro de cada escuela.

Sin embargo, y dentro del pluralismo escolar por el que nos definimos, aceptamos la existencia de este

tipo de escuela, para aquellos que opten por ella; lo que no toleramos es que se´ pretenda imponer a todos

los ciudadanos.

ESTRUCTURA DEL SISTEMA EDUCATIVO

Como objetivos generales del sistema educativo señalamos el desarrollo integral de la persona y su

preparación para la inserción en la sociedad, a fin de que sea útil a ésta. Dentro de la idea de

desarrollo integral se comprende, evidentemente, la adquisición de conocimientos y de hábitos

intelectuales, pero también la formación de todos los valores de la persona.

No se puede pretender reducir el papel de la escuela a ´una instrucción meramente académica, a una pura

transmisión de conocimientos y ´de información. La escuela debe considerarse como un centro educativo

que asume al hombre con todas sus posibilidades y que intenta ´desarrollarlo. Por ello, dentro de la

función de la escuela debe figurar la formación de valores, como son el sentido religioso, el sentido

social, la justicia, la convivencia y el diálogo.

PERIODOS O NIVELES

A nivel estructural concebimos el sistema educativo de la siguiente forma:

Etapa prebásica, desde los cuatro a los seis años.

Etapa básica de los seis a los trece años.

Etapa probásica, de catorce a diecisiete años.

Etapa superior, a partir de los diecisiete años.

En la etapa prebásica se debe atender especialmente a corregir las desigualdades de formación de origen

familiar, geográfico o social que pudieran ádverttrse en los alumnos.

La etapa básica se orientará a la adquisición, desarrollo y utilización de las técnicas de aprendizaje, al

desarrollo de aptitudes para la convivencia y al ejercicio de las capacidades de imaginación, observación

y reflexión y del sentido cívico.

La etapa posbasica debiera convertirse en una enseñanza integrada, en la que tuvieran igual cabida las

actividades de carácter abstracto y las de carácter técnico. De esta forma se superaría la actual

discriminación entre el bachillerato y la formación profesional.

La educación especial, para quien no pueda seguir, el proceso ordinario, debe ser objeto de una atención

prioritaria y establecerse "dé acuerdo con unos planes y modalidades adecuados.

En estos niveles obligatorios , tiene. que dedicarse atención preferente a las zonas rurales, a las peor

dotadas y a los emigrantes, a fin de que la igualdad de oportunidades y la libertad de elección de escuela

no queden en mera declaración formal. Para estos casos, las escuelas deben actuar con la suficiente

flexibilidad para posibilitar de forma real el derecho prioritario a la escolarización.

La enseñanza superior o ciclo siguiente a los niveles obligatorios debe comprender los actuales ciclos

universitarios, las carreras técnicas, las enseñanzas especializadas y la formación profesional de segundo

y tercer grados. El acceso a cada uno de estos niveles de la enseñanza superior se hará exclusivamente en

función de las opciones vocacionales y de la capacidad intelectual.

EDUCACIÓN PERMANENTE Y RECICLAJE PROFESIONAL

Debe establecerse una adecuada política entre educación y empleo,, con el fin de evitar la saturación de

determinados títulos superiores. :

Toda la enseñanza no obligatoria debe estructurarse bajo la forma de una educación recurrente, que haga

posible la alternancia entre estudio y trabajo y de esta forma resultará lógica la actualización y el

reentrenamiento profesional tan necesarios en una sociedad de acelerado desarrollo técnico. Como

primera medida habría que adoptar la de reducir la., duración de .determinadas carreras universitarias.

COEDUCACIÓN: ¿SI O NO?

No hay ninguna razón para oponerse a ía coeducación, pero previamente a su implantación hay que

proceder a un serio estudio del tema especialmente desde el punto de vista pedagógico. ¿Es la

coeducación un valor o un contravalor desde las perspectivas educativas, psicológicas y didácticas? En

cualquier caso, y si se decide por esta opción, se hace necesaria una adecuar da preparación del

profesorado. Es contraproducente su implantación, especialmente si ha sido, motivada por motivos

puramente económicos con vistas a la búsqueda de un. mayor rendimiento de profesores e instalaciones,

por lo que a cualquier medida a este respecto debe preceder un estudio de las ventajas e inconvenientes de

la coeducación, la edad más conveniente para implantarla, la preparación del profesorado, etc.

SISTEMA DE PROMOCIÓN DE UN NIVEL A OTRO

En la relación con los sistemas de promoción de un nivel a otro estamos en contra de cualquier sistema de

promoción «traumática» (exámenes de fin de curso, pruebas de reválida, etc.), en la que todo se decide a

través de una única prueba final. Hasta los catorce años somos partidarios de la promoción automática,

siempre que previamente se hayan establecido adecuados sistemas de recuperación para atender a los

alumnos más atrasados, en virtud de los distintos desarrollos psicológicos. De manera general, un sistema

de evaluación continua, bien adaptado y mejor aplicado, es preferible a cualquier otro sistema.

TITULACIONES

En cuanto a las titulacio nes creemos que en la enseñanza obligatoria deberían suprimirse toda clase de

títulos, sustituyéndose por simples certificados de escolaridad.

Si puede hablarse dé títulos en referencia a la educación superior, pero entendiendo que se trata de

titulaciones académicas y lio profesionales. Será la sociedad la que evalúe y acredite estes titulaciones

académicas, rechazando aquellas que no sean útiles. para el trabajo profesional y valorándolas

debidamente en función del servicio que se presta a la sociedad.

INVESTIGACIÓN

La investigación en. España necesita de un replanteamiento en profundidad. No es posible en unas breves

líneas ni esbozar siquiera las líneas maestras de una nueva política de investigación, pero sí pueden

señalarse algunos puntos conicretos en los que se considera necesario insistir:

a) Debe revalorizarse la función de la investigación en España.

b) En el´presupuesto.nacional debe aumentarse la partida correspondiente a este objetivo.

c) Las Universidades, Escuelas Técnicas y otros Institutos Superiores deben prestar un mayor interés a la

investigación tanto de carácter técnico como teórico.

d) También en este terreno debe fomentarse la investigación de carácter privado.

e) Debe fomentarse la colaboración entre centros de investigación propiamente dichos y las grandes

empresas.

Para lograr la coordinación de todas las actividades de investigación debe crearse tanto a escala nacional

como regional los necesarios órganos de fomento y coordinación, en los que quede asegurada

debidamente la participación de todos los sectores implicados e interesados.

INVESTIGACIÓN EDUCATIVA

Especial importancia en este campo debe darse a la investigación propiamente educativa. Para ello se

requiere una mejor utilización de los recursos ya disponibles y que. hasta el momento no han funcionado

debidamente. En especia1 la investigación educativa debe iniciarse a nivel de centros docentes, que deben

gozar de la necesaria autonomía para experimentar nuevas técnicas pedagógicas planes de estudio, etc.

Para articular debidamente estas experiencias debe modificarse el Estatuto de las Inspecciones Técnicas,

haciéndoles perder bastante de su carácter fiscalizador y convirtiéndolas paulatinamente en orientadores

pedagógicos y educativos.

• EL ESTADO DEBE CREAR Y SOSTENER CENTROS CUANDO LA INiCiATIVA SOCIAL NO

SEA SUFICIENTE

• ES NECESARIO EL PLURALISMO ESCOLAR

EL CENTRO EDUCATIVO

Nos parece muy acertada la denominación de centro educativo, puesto que ya desde el nombre se definen

mejor las funciones educativas y sociales que debe cumplir. No debe reducirse a cumplir unas funciones

de mera instrucción, sino que también debe dedicarse a tareas de formación especialmente a través de las

actividades praescolares y extraescoláres. Es necesario además que el centro proyecte sti función

educativa hacia el entorno social que le rodea, convirtiéndose en un foso de irradiación cultural. En el

centro deben tener acogida toda clase dé actividades formativas de adultos, de reentrenamiento

profesiónal, etcétera, poniendo al servicio de la; comunidad las instalaciones y medios que posee, creando

en torno a él un ambiente cultural. Al mismo tiempo que el centro educativo se proyecta hacia el entorno

social, debe también permanecer abierto a las realidades del medio social en que se encuentra inserto.

DIRECCIÓN

En el gobierno de los centros habría que distinguir entre los órganos colegiados y los órganos

unipersonales.

Entre los primeros habría que señalar ante todo el órgano de gestión a cuyo cargo corre el funcionamieiito

del centro en el que deberían estar debidamente representados los padres de alumnos, los profesores, las

entidades promotoras y los alumnos, proporcionalmente a su capacidad de asumir responsabilidades. Otro

órgano colegiado, de carácter más bien pedagógico, sería el formado por el claustro de profesores,

complementado con la debida representación de padres y de alumnos.

EL FUTURO DE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA

Evidentemente, estos dos órganos colegiados delegarían parte de sus funciones en órganos unipersonales,

como directores pedagógicos y administrativos, jefes de estudios, coordinadores, tutores,, etc.

Explícitamente debe señalarse la presencia en los órganos colegiados de representaciones del personal no

docente.

CONTROL Y VALORACIÓN DE RENDIMIENTOS

Todo centro educativo debe ser evaluado periódicamente para asegurar su correcto funcionamiento y la

calidad de la educación que imparte. Sin embargo, estamos en contra de una evaluación simple de los

resultados. Lo que hay que evaluar dé forma continua y permanente es . todo el proceso educativo, para

establecer a su debido tiempos las correcciones necesarias. Es posible retirar del mercado un producto en

el que se han detectado deficiencias de fabricación; para un alumno mal educado es mucho más difícil su

readaptación y el daño puede ser irreparable. Además, el control de resultados conduce al establecimiento

de pruebas de control (exámenes) y a los profesores en preparadores de estas pruebas.

EL PROFESORADO

El primer tema que se plantea apropósito del profesorado es si se debe aceptar la idea de un cuerpo único.

Hasta la denominación nos parece desafortunada. El nombre de cuerpo conlleva la idea de funcionario

público, y estamos totalmente en contra de identificar la misión de un profesor con la de un funcionario

público; Ya hemos señalado nuestra total oposición a la idea de un Estado docente y a que éste realice

esta función a través de sus «funcionarios». Como se ha dicho acertadamente, no se debe «confundir la

educación nacional con los funcionarios de la educación nacional». Lo que sí nos,parece conveniente es

que hay un tratamiento económico del profesorado y un reconocimiento social de su función,

independiente de los niveles educativos en que está actuando. ¿No sé valora igualmente al médico

especialista en niños que al que se dedica a ancianos?

DERECHOS Y DEBERES

En ningún caso debe entenderse esta propuesta como una negación del derecho de los profesores a una

estabilidad en el empleo, a una retribución económica adecuada a la dignidad de la profesión que ejerce y

que debe valorarse socialmente en su justa medida. Junto a estos derechos subrayemos sus deberes de una

dedicación exclusiva a la función educativa, en la que debe estar motivado ante todo por razones

vocacionáles y no por las puramente económicas.

FORMACIÓN DEL PROFESORADO

De cara a un mejor establecimiento de estos derechos y deberes, se hace necesario insistir en la adecuada

formación del profesorado. Hay que distinguir entre la formación inicial y la formación permanente. En

cuanto a la formación inicial creemos que debe comprender tanto los contenidos o conocimientos

científicos que va a estar encargado de trasmitir, como la formación didáctica que asegura la mejor forma

de trasmitirlos y la pedagógica mediante la que se adquiere el conocimiento del alumno a quien se va a

trasmitir la instrucción y en cuya educación se trabaja. Creemos que para los niveles de preescólar y

Educación General Básica esta formación inicial puede realizarse a través del adecuado funcionamiento

de las escuelas de formación del profesorado.

NO HAY NINGUNA RAZÓN CONTRA LA COEDUCACIÓN

LA ESCUELA NEUTRA ES UN IMPOSIBLE

No ocurre cosa similar para el nivel de bachillerato. Los profesores de este nivel provienen

ordinariamente de las Facultades universitarias, en las que únicamente se les ha proporcionado

cómpetencía científica. No nos es posible identificar licenciado universitario con profesor. Creemos que

lo más conveniente es completar esta f orm a c i ó n científica con una formación didáctica y pedagógica,

no como un añadido más a la carrera universitaria, sino como una especialidad que pudiera darse a lo

largo de los dos últimos años para aquellos que hubieran optado por dedicarse a la docencia.

Especialmente seriamos partidarios de la creación de Escuelas Normales Superiores, es decir, de centros

de rango universitario, que se dedicaran exclusivamente a la formación de profesores de bachillerato..

ACTUALIZACIÓN DEL PROFESORADO

Por otra parte, la tarea docente exige al profesor estar en un. proceso continuo de formación permanente,

que debe, poder realizar sin que esto suponga una carga económica para él, proporcionándole los medios

para su perfeccionamiento.

De acuerdo con esta concepción de la formación del profesorado está el tema de su selección. De entrada

nos parece necesario proclamar dos libertades:

a) La del profesor para poder elegir aquellos centros que estén de acuerdo con su línea educativa.

b) La de los centros para poder elegir a sus profesores en coherencia con su proyecto educativo.

Hay que procurar llegar a una fórmula de concordia entres estas dos libertades. .

SELECCIÓN DEL PROFESORADO

En cuanto a los medios concretos de selección del profesorado, estamos por la búsqueda de una fórmula

que asegure la objetividad del procedimiento y que garantice tanto la competencia científica como la

pedagógica.

DERECHOS DEL ALUMNO

El alumno tiene el derecho a recibir una educación que garantice su desarrollo integral y que le capacite

para su futura inserción en la sociedad. A él es a quien corresponde la elección del centro más adecuado a

sus preferencias, la recepción de una orientación educativa y profesional a lo largo de todo el proceso

escolar. Por ser el alumno el sujeto directo de la educación tiene también derecho a recibir las ayudas

precisas para evitar cualquier discriminación basada en simples consideraciones económicas, familiares y

sociales.

PARTICIPACIÓN

Por ser el mayor interesado en la educación debe cooperar activamente en. la obra educativa en la forma

adecuada y de acuerdo con las capacidades que imponen las edades propias de cada nivel educativo.

Siempre debe haber participación del alumno, pero debe darse en forma progresiva en función de las

responsabilidades ,que es capaz de asumir.

RELACIÓN ALUMNOS-PROFESOR

Las relaciones alumnos-profesor son fundamentales en educación. Somos partidarios de la supresión de

todo autoritarismo en estas relaciones. Sin que esto suponga una pérdida de las funciones propias del

alumno y del profesor, nos mostramos partidarios de que se implante una «pedagogía del

acompañamiento», en la que, el profesor actúa como un compañero del alumno en la búsqueda de la

verdad.

PARTICIPACIÓN SOCIAL EN LA EDUCACIÓN

Al tratar de los temas anteriores .ya hemos ido esbozando en algunos casos la forma que puede ir

tomando la participación de la sociedad en la educación. Como norma general estimamos que la

educación es una cosa demasiado importante como para dejarla exclusivamente en manos de los.

educadores. A nivel de política educativa creemos Que en su planteamiento y definición deben intervenir

• en plan asesor y decisorio los grupos sociales intermedios, especialmente los grupos que representan los

intereses familiares, las asociaciones profesionales, los grupos religiosos, etc.

A nivel de centro docente ya hemos esbozado la posibilidad de una participación social, tanto en el

órgano de gestión como en los pedagógicos.

Dentro de este mismo tema, estimamos que es de la máxima urgencia la regulación de la participación de

las asociaciones de padres de alumnos en la marcha del centro. Creemos necesario que se estimule al

máximo la creación en todos los centros de asociaciones de padres de alumnos. Rechazamos la idea, que

con frecuencia se hace circular, de que la participación de los padres de alumnos .vendrá viciada por el

interés. Naturalmente que los padres están interesados en la educación de sus hijos, pero de ahí a deducir

que su participación va a estar encaminada tan sólo al logro del aprobado final media un gran abismo. Tan

sólo la mera suposición de esto nos parece injurioso.

ADMINISTRACIÓN EDUCATIVA

Por razones de eficiencia y objetividad opinamos que la administración de la educación, tanto a nivel

central como periférico,´ debe estar en manos de técnicos especializados en administración educativa, que

habrá que ir formando poco a "poco. No creemos que la administración educativa deba ..estar sujeta a.

los vaivenes de las alternativas políticas del Poder. Nos parece imprescindible además una separación

entre las funciones administrativas y las • funciones docentes, por ser cosas totalmente distintas.

Igualmente nos parece importante que a nivel de Ministerio queden claramente delimitadas las funciones

en cuanto gestor del bien común, que es la educación de todos los españoles, y las propias que asume en

cuanto gestor de los centros estatales. Actualmente se confunden ambas funciones.

Al Estado, en el nivel central, le correspondería fijar los objetivos generales de la educación, determinar

las condi . ciones de funcionamiento de los centros, la ´ titulación del profesorado, el mínimo de

instalaciones, la vigilancia de la calidad de .la enseñanza y la financiación de todos los centros. En cuanta

a la gestión de los centros estatales seria conveniente la creación de un ente autónomo distinto del

Ministerio de Educación.

A nivel regional, a los diversos órganos de gobierno que puedan crearse les correspondería la adaptación

de estos objetivos generales que se han señalado anteriormente a la región concreta, incorporando los

valores culturales, regionales, como la Lengua, la Historia, etc. A nivel regional igualmente debe

realizarse la programación de las construcciones escolares en función de las necesidades.

Sin embargo, creemos que la instalación de las autonomías no debe en forma alguna limitar los derechos

de los profesores a la libre elección del centro en que deseen trabajar.

En cualquier caso, los principios que deben inspirar la administración educativa deben ser: La

participación de todos los sectores implicados, la eliminación del exceso de burocracia,, la

descentralización y la desconcentración de funciones.

Es una constante, en "la historia de la educación en España que todo cambio político lia supuesto un

cambio en la política educativa, a veces por razones puramente políticas o de revanchismo.

Nos parece prematuro hablar de una modificación de la ley General de Educación cuando todavía no se

ha .aplicado en su totalidad .y, por consiguiente, no son visibles ni sus efectos ni sus defectos. Además, la

propia ley tiene previstos sus propios instrumentos de modificación, en el caso de que una evaluación de

la misma lo haga aconsejable. Es necesaria una cierta estabilidad en la legislación educativa y no puede

someterse a alumnos, profesores y padres a un carrusel de cambios, tan sólo en función de las diversas

alternativas de poder.

En cualquier caso, y en el supuesto que haya algo que modificar, creemos que hay una serie de elementos

fundamentales en materia educativa que no pueden estar condicionados por la fuerza política en el Poder,

para lo que es necesario que tengan rango constitucional. Entre estos elementos citamos: el derecho a la

educación, los´ derechos de los padres, la libertad de enseñanza con el resto de libertades que comporta,

etc.

BIMBO AGRADECE

Solucionado el conflicto laboral

QUE MANTENÍA INACTIVOS NUESTROS CENTROS DE MADRID Y GRANOLLERS,

TENEMOS LA SATISFACCIÓN DE ANUNCIAR

LA REANUDACIÓN DE NUESTRAS ACTIVIDADES Y SERVICIOS,

Pedimos disculpad

POR LAS MOLESTIAS

QUE HAYA PODIDO ACASIONAR LA

FALTA DE NUESTROS PRODUCTOS EN EL MERCADO

Y AGRADECEMOS LA COMPRENSIÓN

ENCONTRADA EN TODO MOMENTO.

Gracias a todos

ESTAMOS SEGUROS DE SER NUEVAMENTE

ACOGIDOS CON LA CORDIALIDAD

Y EL AFECTO DE SIEMPRE.

BIMBO, S. A.

(Encuesta realizada por José Francisco Pastora Herrero. El lunes publicaremos las respuestas de los direc-

tores de E.G.B.)

23 de enero de 1978

INFORMACIONES

 

< Volver