Autor: Apostua, Luis. 
   Cara y cruz     
 
 Ya.    30/06/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Jornada española

CARA Y CRUZ

CATALUÑA tiene que negociar sus problemas con e! Gobierno, no con la oposición, dijo ayer el señor

Tarradellas en su calidad de interlocutor número uno como presidente de la Generalilat en el exilio. Ksle

problema, difícil entre los difíciles, ha sido abordado por el señor Tarradellas con una magnífica claridad

de ideas. Lo fácil, cuando el electorado se ha pronunciado con claro signo catalanista, pero no a favor de

los pequeños partidos de la burguesía catalana, hubiera sido montar una especie de marcha o presión

popular y callejera sobre el Gobierno. En vez de esa tentación demagógica, el señor Tarradellas vino a ver

a Su Majestad y al presidente Suárez. Con ello institucionaliza el diálogo y evita que las tensiones se

trasvasen a la calle.

Es triste reconocer que no tenemos ahora una situación similar para los problemas del País Vasco. Ahí

siguen Intactos lodos los temas, porque nadie ha tenido visión para abrir el diálogo con el Gobierno. Es

más, la única manifestación previsible es una "Marcha de la libertad de Euskadi", cuyo principal

organizador es el señor Monzón, hace muchos años exiliado en Francia y portavoz de los movimientos

vascos más extremistas. Por lo que puede saberse hasta ahora, este movimiento no representa ninguna

tendencia autonómica vasca dentro de una cierta unidad del Estado español, sino la creación pura y

simple de un Estado vasco separado. Hay que notar que, aun cuando la unidad vasca comprende con igual

derecho provincias de territorio francés, no propugnan separatismo respecto al Estado francés, lo cual es

una visible incongruencia desde el punto de vista de la pretendida unidad de la nación vasca en un Estado

vasco.

HA nacido el gran sindicato patronal español, Confederación Española de Organizaciones Empresariales.

El arto fundacional, u) que asistió el ministro señor l>e la Mat», tuvo como finalidad principal dar a

conocer que el nuevo organismo quiere ser reconocido como interlocutor principal del Gobierno para los

arreglos necesarios a fin de salir de la crisis económica en que estamos. También tienen el deseo de ser

los interlocutores válidos y quizá únicos frente a las centrales sindicales de los trabajadores, pero éstas,

como dijo el ministro de Relaciones Sindicales, aún no han conseguido un mínimo de unidad operaclonal.

Luis APOSTUA

 

< Volver