EL encargado de negocios en la Embajada española en Washington entregó el documento de adhesión al Departamento de Estado. 
 España es, desde las 16:20 horas de ayer, el 16 miembro de la OTAN     
 
 El País.    31/05/1982.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

EL PAÍS, lunes 31 de mayo de 1982

NACIONAL España, en la Alianza Atlántica

13

El encargado de negocios de la Embajada española en Washington entregó el documento de adhesión al

Departamento de Estado

España es, desde las 16.20 horas de ayer, el 16 miembro de la OTAN

A las 16.20 horas de ayer, hora de Madrid, España se convirtió en el 16° país miembro de la Alianza

Atlántica, al hacer entrega en el Departamento de Estado norteamericano del instrumento de adhesión de

nuestro país a la OTAN. La culminación de este objetivo al que el Gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo

consagró la mayor atención de su política exterior ha merecido las siguientes palabras del secretario

general de la Alianza Atlántica, Josep Luns: "Hoy es un gran día para Europa, para la Alianza y para el

mundo libre". Esta frase con visos de pasar a la historia no es compartida por portavoces de algunos

partidos españoles, entre ellos, del PSOE. Carmen García Bloise, no hubo reacción de otros dirigentes

socialistas más señalados, afirmó que el paso dado ayer por el Gobierno "es una equivocación histórica

que deberemos pagar". En contra de la integración española se muestran otros partidos de izquierda

mientras AP, UCD y los nacionalistas se muestran a favor.

España se convirtió ayer en el decimosexto miembro de la OTAN al haber entregado en Washington el

documento de adhesión. A las 10.20 horas de la mañana (16.20 hora de Madrid), el encargado de

negocios de la embajada de España en Estados Unidos, Alonso Álvarez de Toledo, entregó al secretario

de Estado adjunto norteamericano, Walter Stoessel, el instrumento de adhesión de nuestro país a la

Organización del Tratado del Atlántico Norte.

El encargado de negocios, en ausencia del embajador, José Liado, que se encuentra en Madrid por

razones médicas, depositó el documento de un folio, con un contenido breve, según el cual el Gobierno

español acepta la invitación de la Alianza Atlántica para adherirse a esta organización defensiva de

Occidente, como miembro de pleno derecho.

"El deseo de España era incorporarse plenamente a la Alianza Atlántica, que es el foro funda-mental en el

que se toman las decisiones que afectan a la seguridad del mundo occidental", dijo Álvarez de Toledo.

"Llevábamos años colaborando a la defensa de Occidente, en virtud de nuestros tratados con Washington,

pero queríamos hacerlo como miembro de pleno derecho de la OTAN", añadió el funcionario

diplomático.

Walter Stoessel, al recibir el protocolo de adhesión, dio la bienvenida a España, en nombre de Estados

Unidos y de los otros catorce miembros de la Alianza, y expresó la "satisfacción del Gobierno de Estados

Unidos por la entrada de España en la Alianza Atlántica". El Subsecretario de Estado de la

Administración Reagan, añadió que "la libre opción de la España democrática de adherirse a la OTAN es

una prueba más de la cohesión y vigencia de la Alianza, para afrontar los retos e ideales de paz y

seguridad en esta década".

Álvarez de Toledo dijo a los periodistas que el trámite efectuado en Washington constituye "un acto

jurídico de carácter internacional", y que "el texto del protocolo presentado es idéntico al del resto de

tratados firmados por España"."Ahora vendrá el acto de carácter político", dijo refiriéndose al momento

en que será izada la bandera española en el edificio de la OTAN en Bruselas, acto que se celebrará el

próximo sábado, día 5 de junio, con la presencia de los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa,

José Pedro Pérez-Llorca y Alberto Oliart, respectivamente.

Según informa nuestro corresponsal interino en Washington, el encargado de negocios de la embajada de

España en los Estados Unidos, Álvarez de Toledo, y dos consejeros, llegaron ayer a la entrada

diplomática del Departamento de Estado a las 10.20 horas - 16.20 hora de Madrid -. En el edificio, en el

que normalmente se ve una actividad desenfrenada, no había un alma, a excepción de unos cuantos

funcionarios que hacían horas extraordinarias, las señoras de la limpieza y dos vigilantes negros.

Prisas de última hora

Fuentes diplomáticas españolas, familiarizadas con los trámites de entrada en la OTAN, comentaron que

hasta la misma mañana del domingo, la consigna oficial de Madrid había sido mantener la máxima

discreción posible en relación con la ceremonia de entrega del instrumento de adhesión, y que faltando

pocas horas para su celebración se ordenó que se le diera "todo el realce posible".

A la conferencia de prensa que concedió Álvarez de Toledo en el vestíbulo del Departamento de Estado

no asistieron nada más que tres periodistas españoles y uno norteamericano, de la cadena de televisión

ABC, un cámara y un fotógrafo de la agencia UPI.

El encargado de negocios español señaló que "el instrumento de adhesión fue presentado el domingo

porque se trataba de evitar demoras, y el sábado por la tarde se recibieron instrucciones de Madrid de

proceder con las máxima urgencia, dado que los restantes países miembros de la Alianza Atlántica habían

cumplido ya el requisito de la ratificación y la realización de una invitación formal".

Álvarez de Toledo afirmó que "las negociaciones para la entrada en la OTAN y para la renovación del

acuerdo bilateral de defensa con Estados Unidos son dos procesos independientes", y que España no ha

tenido interés en aplazar la firma del tratado hispano-norteamericano hasta ser oficialmente parte de la

OTAN.

"En los últimos días no se ha producido ningún hecho que haga cambiar la impresión de que el acuerdo

bilateral va a ser suscrito muy pronto", dijo el funcionario diplomático español.

UCD cumple

Con la ceremonia de ayer por la que España quedó integrada en la OTAN, culminaba un proceso que ha

durado apenas quince meses, desde Leopoldo Calvo Sotelo anunciara en su discurso de investidura como

presidente del Gobierno, siguiendo las directrices contenidas en el programa electoral de su partido,

Unión de Centro Democrático.

En efecto, el 18 de febrero de 1981, Calvo Sotelo en su discurso de investidura en el Congreso de los

Diputados, como sustituto de Adolfo Suárez en la presidencia del Gobierno, anunciaba su intención de

iniciar consultas con los grupos parlamentarios a fin de articular una mayoría que le permitiera la

adhesión de España a la OTAN.

Calvo Sotelo cumplimentaba, así también, la filosofía de su partido, expresada en el primer congreso de

UCD, en octubre de 1978, y recogida posteriormente en el programa electoral de los comicios de marzo

de 1979. "UCD es partidaria de la incorporación de nuestra nación al pacto de alianza de actualmente

asocia a la mayor parte de los países de la Europa Occidental: la Alianza Atlántica", decía el manifiesto

del partido centrista.

Posteriormente, el 29 de octubre, el Congreso de los Diputados votaban por 186 votos a favor y 146 en

contra, la proposición gubernamental de iniciar los trámites de la adhesión de España a la Alianza

Atlántica, quedando rechazadas las propuestas la oposición de izquierdas, socialistas y comunistas, de

someter la adhesión a referendo. UCD, con el apoyo de Alianza Popular y otros grupos conservadores

alcanzaba la mayoría parlamentaria necesaria para proceder al ingreso de España en la OTAN.

Los trámites formales de la adhesión de España a la OTAN se iniciaron el 9 de diciembre de 1981, con la

presentación en Bruselas de la petición española, que desde entonces fue sometida a la aprobación de los

Parlamentos o Gobiernos de los quince países miembros. Una vez concluido este trámite, cada país

depositó en Washington sus documentos de aprobación a la adhesión española, y el sábado, el secretario

general de la Alianza, Joseph Luns comunicaba al Gobierno español que todo estaba dispuesto para la

hora D: el momento en el que se consumaba la integración de España como país decimosexto de la

OTAN.

Acaba la tradición de neutralidad española

Con esta integración española en la alianza militar occidental, España cierra su aislamiento internacional

de más de un siglo, y pone fin a una tradición neutralista, gracias a la cual nuestro país permaneció al

margen de las dos guerras mundiales que asolaron el continente europeo en la primera mitad de este siglo.

Esta tradición neutralista de España explica las reticencias encontradas en el tema de la adhesión a la

OTAN, y la abierta oposición y hostilidad a tal ingreso en la alianza militar de occidente, donde

paradójicamente coincidieron la extrema derecha y la izquierda españolas.

El ingreso de España en la Alianza Atlántica, se produce en momentos de recrudecimiento internacional

de la guerra fría y de las tensiones entre los dos bloques antagónicos. Este endurecimiento de las

relaciones este-oeste se ha hecho especialmente violento en los dos últimos años, coincidiendo con la

llegada a la Casa Blanca de la administración republicana presidida por Ronald Reagan.

La ceremonia formal del ingreso español en la OTAN se celebrará el próximo sábado, día 5 de junio, en

la sede de la organización en Bruselas, cuando será izada la bandera española en presencia de los

ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de nuestro país. Posteriormente, los días 9 y 10 de junio,

Leopoldo Calvo Sotelo, presidente del Gobierno del país decimosexto de la OTAN asistirá a la cumbre de

jefes de Estado o Gobierno de la Alianza que se celebrará en Bonn.

A partir de ahora, socios teóricos de la Alianza, se inicia un largo proceso, de probablemente más de un

año, en el que los negociadores españoles y aliados tendrán que discutir y fijar progresivamente, las

modalidades de integración de nuestro país en los mas de 400 comités que componen la organización

aliada.

 

< Volver