Reacciones encontradas de los partidos políticos españoles     
 
 El País.    31/05/1982.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

NACIONAL / 15

Reacciones encontradas de los partidos políticos españoles

El anuncio de la entrega del instrumento de adhesión a la Alianza Atlántica ha sido recibido con

satisfacción en UCD y en AP mientras que en las filas de la oposición sólo ha recogido fuertes, y en

algunos casos, graves críticas. El arco de las apreciaciones va desde los que la ven como la simple y

positiva integración española en el espacio occidental a quienes piensan que supone un error de

dimensiones históricas.

Para el secretario general del partido centrista "esto representa la clarificación de la situación

internacional española, nos incluimos en nuestro espacio natural que es Occidente, con las naciones

democráticas que defienden valores pluralista". La entrada de España en el club de los quince supone,

según Cavero, el cumplimiento de "uno de los puntos del programa político de UCD y del discurso de

investidura del presidente de Gobierno en febrero de 1981".

En cambio, la secretaria de organización del PSOE, Carmen García Bloise, considera que la ingreso de

España en la organización atlántica es un gravísimo error del partido gubernamental. "La entrada de

España en la OTAN es una equivocación histórica que deberemos pagar", dice la diputada socialista.

"Nosotros pedimos un referéndum, nos parece irresponsable que España entre en un organismo en el que

también se encuentra Estados Unidos, que considera nuestro suelo como una parcela". García Bloise hace

hincapié en alguno de los riesgos de la adhesión: "Ni que decir tiene que estando en la OTAN nos

podemos ver inmersos en una guerra que no nos va. La debilidad del Gobierno de UCD está hipotecando

nuestro país y desequilibrado el contexto internacional".

"Fecha negativa para la democracia española"

Jaime Ballesteros, vicesecretario general del PCE, abunda en parecidos juicios. "Si se consuma el ingreso

de España en la OTAN, será una fecha muy negativa en el proceso de consolidación de la democracia".

Para el portavoz del Grupo Parlamentario Comunista en la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso

"el ingreso de España en la OTAN no sólo no va a ayudar a resolver el problema exterior número uno que

tiene España (Gibraltar), sino que, como demuestra la crisis de las Malvinas, va a complicar más la

solución, en un sentido desfavorable para España".

Para AP, la entrega del instrumento de adhesión no es sino un trámite burocrático más. "El ingreso de

España en la OTAN había sido ratificado ya por el Parlamento, era una decisión ya tomada, ha seguido el

trámite normal y ahora culmina", manifiesta Jorge Verstrynge, secretario general, para quien la

integración de España en la OTAN, además de no presentar ninguna complicación en relación con la

guerra de la Malvinas, puede suponer una ayuda para Argentina: "El ingreso de España tendrá como

resultado que Argentina, a partir de este momento, dispondrá de un buen amigo en la OTAN, cosa que en

este momento, al parecer, no tiene".

Otro miembro del partido, encargado de asuntos exteriores, Guillermo Kirkpatrick ha pedido que se fijen

las modalidades de la participación española en la Alianza Atlántica pues "pensamos que esas formas hay

que estudiarlas con cautela, de forma progresiva y de la manera más conveniente para los intereses

nacionales".

Entre los partidos nacionalistas también se ha producido la escisión entre favorables y contrarios a la

última acción de la política exterior española. "El Partido Nacionalista Vasco piensa que el ingreso de

España en la OTAN es fundamental por ser ésta una de las dos organizaciones que abogan por la unidad

de Europa, que es también uno de nuestros objetivos" ha manifestado el portavoz del PNV Mikel

Unzueta. "Además pienso que al Ejército español hay que ayudarle a que consiga una cierta

homogeneización con los Ejércitos europeos y en ese sentido es una buena coincidencia el que se haya

presentado la adhesión el Día de las Fuerzas Armadas"

Juan María Bandrés, diputado en el Congreso por Euskadiko Ez-kerra, sin embargo, presenta la otra cara

de la moneda y ha manifestado su "protesta ante esta decisión precipitada del Gobierno español, sostenido

por un partido tan débil como UCD, por no tenerse en cuenta la opinión ampliamente expuesta de la

oposición, y muy concretamente del PSOE, que presentó mediante una proposición no de ley, una

moratoria para este ingreso en la OTAN".

 

< Volver