Autor: Montánchez, Enrique. 
 Aunque se resuelvan las últimas dificultades. 
 El Gobierno retrasa los acuerdos con U.S.A. hasta sentarse en la OTAN     
 
 Diario 16.    02/06/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Aunque se resuelvan las últimas dificultades

El Gobierno retrasa los acuerdos con U.S.A. hasta sentarse en la OTAN

El Gobierno es partidario de retrasar la firma de los acuerdos bilaterales con Estados Unidos hasta que no

hayan concluido los actos oficiales de ingreso de España en la OTAN, el próximo lunes 7 de junio, con

independencia de las últimas dificultades.

Enrique MONTANCHEZ

Los comités negociadores español y norteamericano, encabezados por el secretario de Estado para

Asuntos Exteriores, Gabriel Mañueco, y por el embajador de Estados Unidos en Madrid, Terence

Todman, respectivamente, volvieron a reunirse ayer martes después de la jornada de reflexión del lunes,

fiesta del «Memorial Day», en Estados Unidos.

Un portavoz de la Embajada norteamericana en Madrid, en relación a qué cambios había producido en la

negociación la entrada de España en la OTAN, precisó que «no había cambiado en nada fundamental el

curso de las negociaciones, ya que incluso el Tratado de 1976, ya concluido, era compatible con la

entrada de España en la OTAN».

Sin embargo, fuentes diplomáticas españolas manifestaban ayer tarde que el nuevo convenio debe estar

integrado dentro de los planteamientos de defensa de la Alianza, evitando el marcado carácter de

bilateralidad que los negociadores norteamericanos quieren dar al nuevo texto.

Los problemas que han retrasado la firma del nuevo acuerdo, hasta agotar la prórroga aprobada por el

Parlamento, se han centrado en torno al uso de las bases por parte de Estados Unidos y al sobrevuelo del

territorio nacional de aviones con armamento nuclear.

El Gobierno español ha presionado a lo largo de la negociación para que las autoridades militares de

Washington notifiquen tos planes de vuelo de los bombarderos estratégicos que atraviesan el territorio

español y el Gobierno conceda el oportuno permiso.

Vuelos U.S.A.

El punto de conflicto no surge en los vuelos regulares previstos mes a mes, Y que son notificados por los

americanos al Ministerio de Defensa español, sino en aquellos vuelos «no previstos» y que pueden

obedecer a operaciones especiales de Estados Unidos que deterioren las relaciones de España con terceros

países, como, por ejemplo, naciones del mundo árabe, en situaciones de crisis. España ha sido usada

como plataforma de apoyo logístico en puentes aéreos montados desde territorio norteamericano al

Oriente Medio.

Andalucía

La llegada al poder en una comunidad autónoma como Andalucía de un partido de izquierda, el PSOE,

que ha logrado la mayoría absoluta del Parlamento andaluz, ha introducido un punto de inquietud en los

negociadores norteamericanos, según información a la que ha tenido acceso Diario 16. En la costa

andaluza se halla desplegado el dispositivo más importante para el control de acceso al Mediterráneo,

tanto por parte de la OTAN con la base de Gibraltar, como por Estados Unidos con Rota. El Gobierno

español ha dado todo tipo de seguridades a Estados Unidos al señalar que la comunidad andaluza, en la

estructura del Estado de las autonomías no tiene competencias en los temas de la defensa nacional ni en la

seguridad del Estado.

Socialistas

Los movimientos reivindicativos de los alcaldes socialistas de Torrejón, Zaragoza y Rota, tres ciudades

con presencia norteamericana y municipios con mayoría de izquierda, provocaron inquietud en los dos

últimos años ante la Embajada de Estados Unidos en Madrid. Los alcaldes denunciaron irregularidades

laborales, cometidas por las autoridades norteamericanas, en la contratación de mano de obra española,

así como la política de despidos contra personal español que trabajaba en las bases.

Estas mismas reivindicaciones laborales, en un momento de profunda recesión económica y desempleo

creciente en Andalucía, en caso de ser llevadas al Parlamento autonómico andaluz por la mayoría

socialista, se traducirían en un estricto control de la política laboral y de compensaciones económicas,

seguida por Estados Unidos en las instalaciones militares sobre suelo andaluz.

 

< Volver