Llega el Tío Sam     
 
 ABC.    14/11/1982.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

20 / A B C

Llega el Tío Sam

Fulminante, oye. Sale Alfonso Guerra anunciando que doscientos escaños, y ocurre todo esto:

Gran Bretaña manda un Regimiento de Artillería Pesada a Gibraltar, / Todman sale para

Estados Unidos / El Pentágono pone a la Sexta Flota a disparar a siete kilómetros dé nuestro

territorio. El Pentágono utiliza procedimientos tan sutiles como los de un hipopótamo cuando un

Gobierno que dice que abandona la Otán llega al Poder. Nos manda cuatro mil «marines»

barbudos y cabreados de patrullar en el Líbano, se inventa unas maniobras en la mismísima

puerta, y, encima, ni avisa con tiempo, ni nada. Uf. Ha sido el primer sapo para el nuevo

Gobierno. El primer intranquilizante, y quizá, intolerable. aviso. Pero claro: tenía que ser así.

Londres también ha enviado sus cañones, inmediatamente. No apuntan a España ni al

presidente González. Apuntan al Estrecho. Hay allí, en el Estrecho, una batalla planetaria, una

definitiva partida de ajedrez. Allí se juega el destino del mundo. Las flotas USA tienen

instrucciones, en caso de conflicto, de salirse inmediatamente de esa ratonera y colocarse de

porteros del Estrecho. El inmediato Gobierno español anuncia: «A mí, plim, yo me apeo de la

Otán», y le contestan la «Navy» y la «Home Fleet» llenando la costa de cañones y «marines»,

como si fuéramos una república banana. Arriar o no la bandera española del Cuartel de la Otán

es el primer «test» militar que ha de pasar el presidente González. El segundo, decidir qué

hacer con los nacionalistas. Si defender la Loapa de Ucedé o inventar una Loapa socialista. El

tercero, no tan anecdótico, prescindir, o no, de los ayudantes de campo que, sucesivamente,

sirvieron a Suárez y a Calvo-Sotelo en lo más recóndito del despacho presidencial. No hay, de

momento, ninguna prevención institucional de las Fuerzas Armadas al socialismo. Todo lo

contrario. El general Prieto amenizó el jueves las lentejas de Mona Jiménez con esta perla:

«Me atrevo a decir que el Ejército ha recibido mejor el triunfo del Psoé que si fuera el triunfo de

Ucedé». Los socialistas presentes correspondían, emocionados, con pequeñas venias, desde

el otro extremo del salón.

 

< Volver