Comerciantes. 
 Nota del Sindicato Industrial Independiente de Carnes     
 
 Ya.    01/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

COMERCIANTES

Nota del Sindicato Industrial Independiente de Carnes

El Consejo de Administración del Sindicato Industrial de Carnes, la sociedad más antigua del gremio de

carniceros y totalmente independiente de la Agrupación Provincial, en vista de los acontecimientos

desarrollados últimamente ha considerado necesario dar a conocer sus puntos de vista respecto a los

mismos.

• Debéis conocer lo que se está haciendo con el gremio de carnes de Madrid y de la actuación de

la Junta directiva, la cual tiene un voto de censura acordado en una Junta general convocada a

petición de 67 vocales provinciales, que a su vez pidieron su cese inmediato basándose en una serie

de puntos que obligaban a tomar tal decisión.

• Entendemos que el gremio de la carne de Madrid necesita de muchas reivindicaciones, pero

hechas en forma y sitio acorde, discutidas y meditadas en una asamblea general, no por el capricho de una

Junta que se tiene por demócrata y está demostrando todo lo contrario. Mientras que estos

señores nos decían que no compráramos carne en el matadero municipal, ellos la vendían en

su negocio particular, que como todos sabéis lo tienen instalado en el pasaje Bisbal.

• Hemos demostrado un acto de solidaridad cerrando nuestros establecimientos, de acuerdo (pero

¿a quién hemos servido con esta actitud?), tenemos nuestra duda si se habrá mezclado la

política con la profesión y algunos que no son carniceros tal vez se estén riendo de lo fácilmente

que nos han manejado.

• Pensar que efectivamente hay intereses para que desaparezca el matadero de Madrid, no sabemos con

qué fin, pero si esto ocurriera debéis saber que entonces sí que caeríamos en las manos de monopolios,

los cuales fijarían los precios a su antojo; de eso, a las pruebas nos remitimos. Baste recordar los precios a

los que se cotizó la carne en algunos momentos de conflictos similares. No interpretar ningún

protagonismo de nuestra parte, ni que servimos a ningún interés que no sea el de los carniceros.

 

< Volver