La mejor lección     
 
 ABC.    17/12/1959.  Página: 54. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

A B Cc :´ JUEVES 1.7 DE ´ DICIEMBRE DE 1959,: EDICIÓN DE "¿A ´MAÑANA- PAG. 54

LA-.-MEJOR ...LECCIÓN

No se agotan en un comentario los conceptos que expresó en la entrega de despachos a los caballeros

cadetes de la Academia de Infantería, de Zaragoza, el ilustre ministro del Ejército, señor Barroso. Como

complemento da nuestros suhrayades de syer a sus párrafos, queremos repetir lo sustancial de la arenga,

precisamente recalcado también por el jefe castrense, y cuya, resonancia ha llegado a todos los ámbitos

nacionales.

Presentaba, a. los figuras capitanes una teoría de caudillos a ifnitá-r, en la seguridad .de que_en ellos

hallarán las juventudes de uniforme lección imperecedera para actuar´ y para pensar. Eos legendarios

Gonzalo de Córdoba, don Juan de Austria, el de Lepante, Castaños. Pala-fox, Alvares de Castro, los más

cercanos Primo de Rjvera, Zurnaíacárregui..´. Tantos otros. En la éppca actual, el que ha llegado ,al sumo

nivel de todas, al. Caudillo que triunfó de ías más terribíes dificultades .y puso: a España en-v^i libre,

independiente y prjgresiya, después de sacarla no sólo de la ruina, sino de la Inminente deshonra. El

pjárraío dedicado a Francisco Franco, espejo de héroes, dé gobernantes y de políticos, sin -más rival en -

nuestra Historia moderna qué Fernando V de Aragón, fue el que copiamos: "Y en los tiempos modernos,

ahí tenéis la figura ejemplar de Francisco Franco, Caudillo de España y Generalísimo de los Ejércitos,

cuya limpia ejecutoria militar ha constituido el ideal, de ´nuestras generaciones. Intentad imitarles (a los

paradigmas, entre ellos, Franco), pues aunque ;la tarea de igualarles sea inalcanzable, el intento os

proporcionará cualidades sin tacha y brillantes aciertos."

Con justicia se expresaba así un. general tan distinguido como/el señor Barroso, que agrega a sus

cualidades la condición de testigo excepcional. El ha estado junto a Franco, a sus órdenes di-´ rectas, tanto

en improvisar un Ejército como en. debelar al/enemigo, como en el crear una España comenzándola casí

desde el cero absoluto.

Y era asimismo justo que fuera escuchado con atención por los caballe-, ros cadetes, en especial por Su

Alteza, ya que, si como ayer dijimos, la educación de este Príncipe ha sido ex-cepcionalmeiite esmerada

en todos los órdenes, obra realizada con Un alma intacta de pecados políticos, quien no sólo lo hizo

posible, sino que ideó, preparó y dispuso, hasta en sus detalles su formación, si voluntariamente asumía

las responsabilidades, legítimamente obtenía los éxitos de; su acción y obra—lo activo— sobre la otra

acción, más pasiva, del educando. Lo que sucede con todos ios maestros; que son los que ponen, en ´esté

caso además de enseñar.za. propósito, sobre los qae reciben el don espiritual y material que el magisterio

y la voluntad generosa les otorga.

~ Por lo que si la educación del Príií-cipé^Don Juan Carlos ha suscitado admiración -espontánea, tanto

mayor suscita la conducta permanente ^de Francisco, Franco, que, dentro der Régimen que en él se füiida

y él dirige y rige, hace posible ésta formación, durante los últimos siglos no de este modo cumplida y

exigida y muchas veces olvidada.

"Reloj de Príncipes" se llaman los tratados clásicos de esta difícil pedagogía. ,Eh el´Reloj, la lección de la

prudencia es ,1a nrimera, después del insobornable patriotismo y del estricto sacrificio por cumplir el

deber. Reloj, quizá,´ porque el horario de i los que gobiernan está recargado de tiempo útil, de densidad, y

sus horas no son las frivolas de las Cortes de opereta, sino la acendrada disposición, incluso heroica si

hace falta, por ejemplarizar a sus subditos.

Una parte de esas lecciones que el Príncipe, teniente novel de los Ejércitos, ha recibido de Franco y de los

profesores a quienes el Caudillo encomendó su ilustración, es la. qtve contiene la crónica de los sucesos

de España desde 1930- Él Priado sabe el porqué de «a Alzamien-.

to, el cómo del Nuevo Estado; aprendió sus leyes deducidas de la voluntad del pueblo que se salvó a sí

rríismo a las órdenes- del mejor soldado. Leyes que ningún español desconoce, la de Sucesión entro ellas.

Y el juramento a muerte que todos,los españoles hemos ^prestado para cumplirlas, respecto a la

integridad, en el porvenir, - de los postulados del Movimiento Nacional, que son base de nuestra vida

actual y la máxima garanjtía de nuestro futuro.

 

< Volver