Pascua Militar en el ministerio del Ejército  :   
 El Sr. Martín Alonso recibió a representantes de la Prensa nacional y extranjera. 
 ABC.    05/01/1964.  Página: 75. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC. DOMINGO 5 DE ENERO DE 1964. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 75.

EN EL MINISTPPI^ Tff! – nFSfUíS ILhJv lfíL Ejuwliv

El Sr. Martín Alonso recibió a representantes de la Prensa nacional y extranjera, a quienes

agradeció su atención a los temas castrenses

El ministro del Ejército, teniente general Martín Alonso, ha recibido ayer a mediodía, en su despacho

oficial, a una amplia representación de la Prensa nacional y extranjera. Se hallaban presentes el director y

subdirector general de Prensa, señores Jiménez Quílez y Molina Plata, respectivamente; el -director

general de Radiodifusión, señor Roque Pro, y otras altas jerarquías del Ministerio, de Información y

Turismo; los directores de los periódicos y agencias extranjeras; el director de la. Escuela Oficial de

Periodismo, don Juan Beneyto, y el profesorado de la misma, y el presidente de la Asociación de la

Prensa, señor Aparicio. Acompañaban al ministro el teniente general jefe del Estado Mayor Central del

Ejército, don Rafael Cavanillas; el general subsecretario, señor - Pérez Soba; el jefe del Gabinete de

Prensa, señor Fernández Martín, y los ayudantes de servicio.

El ministro, después de estrechar la mano a los visitantes, pronunció un discurso: "Muy pocas palabras—

dijo—, las precisas para saludarles con afecto y expresar mi satisfacción por su presencia en esta Casa,

con motivo de la Pascua militar. Yo les deseo muy sincera y cordialmente los mayores éxitos y venturas

en el año que ahora comienza. El periodismo, en todas sus manifestaciones—prosiguió—, escrito,

radiofónico, televisado y filmico es, en su ámbito, una milicia. Por esto es fácil de entendernos en el

servicio de la verdad y de la Patria. Y el diálogo y la colaboración entre nosotros se hace, naturalmente,

sencillo y limpio. No necesito decirles que sus emisoras, sus periódicos, sus revistas, agencias, corres-

ponsalías, etc., a través de la Oficina de Prensa de cualquier centro militar, pueden estar informadas de lo

que deseen. Los soldados debemos hablar poco. El Ejército tiene que guardar silencio y obrar de modo

incansable y anónimo. Es un tributo más que ofrecer a España. Hoy, y cada día con más intensidad, es y

será forja de hombres al servicio de la Nación, de su orden interior, de su soberanía y de su progreso. Es

también escuela de civismo, donde se prepara el soldado a fondo, para cuando se reintegre a su trabajo en

la vida civi!, con el fin de que pueda destacarse como ciudadano ejemplar. A esto tiende la formación

moral y patriótica, cultural y profesional que en los cuarteles, campamentos y escuelas recibe cada

recluta. Agradezco a la Dirección General de Prensa, a los directores, periodistas en general y

colaboradores nacionales y extranjeros, la atención y asistencia que prestan a los actos militares. Mi

gratitud se extiende a la Escuela Oficial de Periodismo, que recientemente nos ha prestado una

inestimable colaboración, organizando y desarrollando el Primer Curso de Formación Tecnológica para

jefes y. oficial es del Ejército; antecedente de las secciones de, Prensa que se van a. constituir en todas las

capitanías ¿«r-nerales. Para exteriorizar esta gratitud quiero entregar, con sencillez no exenta de grandeza,

la Cruz de la Orden del Mérito Militar, con distintivo blanco., a su director, don Juan Beneyto, auténtica

figura intelectual de España y uno de los valores principales del periodismo español. Sería ocioso que yo

enalteciera sus méritos ante vosotros, que tanto le conocéis. Los muchos que le invisten de un bien

ganado prestigio, quedarían poco lucidos. Únicamente me corresponde decir que la Orden se enriquece

con el nuevo miembro que pasa a formar en sus cuadros, teniendo la seguridad de que éste sentirá una

entrañable satisfacción al entroncar nuevamente, de este modo y por derecho propio, con la institución y

el abolengo del Ejército, salvaguardia de lo permanente.

Antes de cerrar mis palabras—dijo el señor Martin Alonso—quiero elevar el más fervoroso y respetuoso

saludo y felicitación al Jefe del Estado, primer periodista español, y también formular votos por la

grandeza de España y por la unión de todos los españoles, que él sirve con magisterio ejemplar."

Fue muy aplaudido, e inmediatamente impuso las insignias al señor Beneyto, entre grandes aplausos. El

señor Beneyto, en frases muy precisas, pronunció unas palabras para dar las gracias por este home-

naje que se le tributaba, y que él lo extendía a -la Escuela Oficial de Periodismo. También fue muy

aplaudido.

 

< Volver