Autor: Rojas y Ordóñez, Eduardo de (CONDE DE MONTARCO). 
   El empresariado español     
 
 ABC.    06/07/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL EMPRESARIADO ESPAÑOL

Por el conde de MONTARCO

Hace ya más de un año, en estas páginas de ABC, explicaba por qué era necesaria y urgente una

organización patronal apolítica, independiente s unitaria. En estos meses se ha pasado de una preocupante

pluralidad de organizaciones empresariales, que se disputaban el protagonismo cupular, a la sensata y

responsable fusión entre ellas. au« ha tenido lugar estos días pasados. Puedo testificar oue no ha sido una

labor fácil, pero la buena voluntad anotada por los principales promotores, el generoso sacrificio de sus

posturas personales y, sobre todo, el sentido de responsabilidad empresarial, han salvado la necesaria

unidad patronal, por lo aue todos los empresarios españoles deben estarles agradecidos.

Pero la organización empresarial española no estará cuajada hasta oue se hayan constituido e Integrado

las grandes sectoriales empresariales, esas potentes federaciones como la química, la siderometalúrgica o

la de energía. Las patronales unitarias de los países europeos occidentales se han constituido.

generalmente, partiendo de unas federaciones sectoriales, y también territoriales, que han acabado

uniéndose en un» cúspide capaz de dar al edificio. trabazón y unidad de acción. Este es un proceso

racional: primero: los cimientos y las columnas, para terjpinar en «1 tejado. AQUÍ hemos tenido que

empezar por el tejado, debido & dos circunstancias apremiantes. Una, evitar el continuismo de la

Organización Sindical anterior. Otra, disponer de un interlocutor válido ante Jos nuevos Sindicatos

obreros, ya en funcionamiento.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (C.E.D.O.E.)

tiene aún un largo camino por recorrer hasta lograr estructurarse de modo eficaz para defender los

Intereses empresariales, íiov DQCO tenidos en cuenta, aunque haya aulen crea lo contrario. Habrá de

contrapesar, con una justa y moderna orientación, la fuerza potente oue los Sindicatos obreros van a tener

en las nuevas Cortes QUe han de legislar en materia laboral.

Acaso el tema mas urgente que se plantea el empresariado es el vacio existente en las empresas, al

desaparecer la representación obrera de los dimitidos Jurados de empresa. Las Centrales sindicales piden

elecciones, en octubre, para los nuevos Comités que han de representarles en cada empresa. Claro oue

antes habrá que aclarar que una cosa es el Comité de empresa que propugna la D. G. T.. o e) Consejo de

delegados de empresa, sugerido cor CC. OO.. y otra bien distinta las secciones sindicales de empresa.

Como también habrá Que considerar a los técnicos, o los llamados cuadros en Francia, con el derecho de

sindicarse en organizaciones propias si asi lo desean, olvidando su adscripción forzosa en el sector obrero

a oue les obligaba la fenecida Organización Sindical.

La C.E.D.O.E. habrá de ser pieza Imprescindible, acorde con ¡os Sindicatos, oara sacar al país del

marasmo económico en oue se halla. Entre ambos han de establecer unas relaciones constructivas que

permitan incrementar las Inversiones, combatí: el desempleo v lograr una justa estructura social. Como

será necesario llegar a un coordinado entendimiento para la convivencia en la empresa.—El conde de

MONTARCO.

 

< Volver