Autor: Carandell, Luis. 
   Gol     
 
 Informaciones.    14/07/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

14 de julio de 1971

mu GOL

Por Luis CARANDELL

A Í2JB por Ja tarde, «El J\_ Alcázar» publicó un comentario editorial firmado por «Jerjes» y titulado «El

no del general Diez-Ale-griaie-Aludía tí. artículo al anuncio hecho por don Manuel Díea-Alegría en las

Cortes ea el sentido de que iba a votar en contra del proyecto de ley de objeto-res de conciencia, alegando

que la Comisión de Defensa había desfigurado el texto del Gobierno. Por la noche, TVE., en su servicio

«Veinticuatro horas», dio la noticia de Que el Gobierno había decidido retirar el proyecto. Se había

venido rumoreando esta posibilidad, pero el articulo de «Jerjes» dio cierto beligerante color a la cosa y

convirtió de rechazo al general Díez-Alegria «n un moderno Temístocles de esta Sa-lamina política. La

batalla la había gana-do ea realidad don Manual en la sala de la Comisión de Defensa, frente a oradores

de muy recia e hispánica parla, y la había ganado poniendo en juego un elemento muy escaso en la

política de nuestro tiempo: la razón. EX general Díez-Alegría tenia razón. Hubo un episodio ilustrativo, y

es Que cuando don Manuel preguntó; «Y la jura de bandera, ¿qué?», otro procurador, sintiendo todo el

peso de la razón que había tras estas palabras, se apresuró a contestar, balbuciente: «Que conste que yo no

he votado a favor de que los ofo-jetores tengan que jurar bandera.» Dejando ahora el lenguaje político y

más a que parece invitar el tardío ataqué del rey de tas persas, me vuelvo, como suele decirse, a lo mío,

que es. él íütbol, deporte que suelo practicar en posición tíe fuera de juego. Desde mi «Fuera de juego»,

observo el´partido y reo lo que veo.

Sabora tengo que pedir perdón ai genera.! Diez-Ale-gríe por rebajarle el tratamiento. Porque si antes lo

comparaba cea Temístocles, ahora íe voy a comparar con Gárate.- Para decir que, en posición absolu-

tamente oon-ecta —y atjui Si«ow> ^a autorizadísima opinión de don Pedro Es-cartín para, que lo aseyé-

re-i-, tras driblar a-varios defensores,, el general Díez-Ategria, >3e un tiro raso y cruzado d« impecable

factura, ha- batido el marco contrario. Desde mi inveterada, permanente y oontu* rcaz situación de fuera

de luego, les aseguro a uste-íes >jue; esto sí,, esto es goL

 

< Volver