Deberá acelerarse el proceso de participación dentro del sistema de nuestras leyes fundamentales  :   
 Carta del presidente de la Junta Nacional de la Hermandad de Alféreces Provisionales. 
 ABC.    05/10/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

DEI^ACOBtARSEflPROCBD DE PJUmOPAOON NEKIOT DE H´.Nuenus ieíB FUNDAMENTALES

EL PROCESO »E PARTICIPACIÓN

LA ACTITUD BE CIERTOS´ CLÉRIGOS

Carta del presidente de la Junta Nacional de la Hermandad de Alféreces Provisionales

EL presidente de la Junta Nacional de la Hermandad de Alféreces Provisionales, marqués de la Florida,

ím enviado a los medios informativos una carta de contestación a la que, con fecha 26 de junio pasado, le

dirigió don Joaquín Satrústegui, referida a diversos «aspectos de la vida política nacional, En la carta del

marqués de la Florida se dice, entre otras cosas:

üí Está, claro que la libertad de mando y obediencia son profundamente actuales y necesarios. Lo Que ¡se

formula es la definitiva emancipación legal política de] ciudadano, que exige, ante todo, preparación

política, sociológica y económica, con amplio acceso de nuestro pueblo a cuantas disciplinas le permitan

alcanzar la necesaria capacitación para ejercer toda dase >£e responsabilidades, único camino para llegar

a las funciones de mando y obediencia.

• Por lo ojie se refiere a la petición de aue «se acelere el proceso de participación dentro del sistema de

nuestras Leyes Fundamentales», está claro que 10 otee se pide es que, dentro del marco de estas leyes, se

acelere el ¡proceso.

& Cuando el ministro secretario general del Movimiento menciona la Asociación y la condena, se refiere

de modo concreto a un cierto tipo de asocJaelonismo divergente.

• 1.a aceleración ene se pretende es la rápida integración política «J Movimiento, a través de una

creciente actividad de participación comunitaria del ciudadano español. Ello, sin duda, exige por nuestra

parte la «modernización» del sistema en alguno de los aspectos, lo eme forma parte da nuestro

programa.

@ Lejos de juagar la Hermandad los actos de la Iglesia, la realidad es o.ue la mayoría —dice el marqués

de la Florida— «repudiamos» exclusivamente la actitud de «ciertos clérigos», respecto a aquellos de los

nuestros que dieron de una manera generosa su vida en defensa de la Iglesia misma oue nosotros, repito,

lejos de criticar, exaltamos al limite ée nuestros recursos humanos. Y todo, por supuesto, desde un punto

de vista ni radicalmente religioso, ni radicalmente político.

• Conmemorar la liberación de afeo no es conmemorar las diferencias de nadie. Quien ve en ello la

celebración de una diferencia, e& precisamente auien con ello lo establece. Es una ansiada inspiración de

la Hermandad aue el Valle de los Caídos sirva de tamiba a los que cayeron ea los dos landos.—Europa

Press.

 

< Volver