Alféreces provisionales de Madrid. 
 "Hay que llenar el vacío político"     
 
 Informaciones.    01/05/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ALFÉRECES PROVISIONALES DE MADRID

TcHay que llenar el vacío político

MADRID, Í. (INFORMACIONES.) — «Necesitamos un Estado fuerte y ágil, no iui instrumento técnico

de gesto-ría política. Es imprescindible un vastó plan Inmediato de promoción política, para llenar el

peligroso hueco inexplicablemente producido estos últimos años». Estas son algunas de las eonclwsJones

de la asamblea provincial de Alféreces Provisionales de Madrid en la «unión eeíéfarada ayer, b^jo la

presidencia de don Madín R. Rosón.

La nota hecha pública al término de la reunión dice, entre otras cosas:

«Con su estilo de vanguardia militante, la Hermandad ve con preocupación la blandura y desanimo que

parece observarse fin determinadas áreas del poder en orden a la articulación de una precisa y coherente

gestión de la cosa pública en especial a lo referente ti la despolitización de la juventud, al incremento de

la subversión, de la inmoralidad y de la corrupción, olvidando la necesidad de una justicia social más

eficaz.

La asamblea general señala de imperativa urgencia potenciar al máximo los vínculos de entendimiento

racional que nuestro tiempo requiere; potencia y entendimiento que no se lograrán nunca más que en el

afianzamiento de unos principios básicos e inamovibles sobre los que pueda desenvolverle él amplio

«contraste de pareceres» que nü$s-tra ley orgánica reconoce, respetándola de verdad, sin hipocresías,

especialmente por r^ueliós medios de comunicación que la conculcan con el pretexto del «aperturismo»,

El desarrollo económico y social de un pueblo no es suficiente rosón para mover los resortes últimos y

definitivos del hombre. Nosotros creemos qué él hombre esportador tia un alma capaz de salvarse o

condenarse acornó dijo José Antonio—, y por ello exigimos el fiel cumplimiento tóe los principios de

justicia y dignidad humana, con un salario suficiente, no sólo mínimo; una mejor distribución de la renta;

respeto profundo y esencial a los valores permanentes de la libertad y res-ponsabilidad humanas.

Necesitamos un Estado fuerte y ágil, tío un instrumento técnico de gestoría política. Un Estado que tenga

el clara conciencia de lo que España es y de lo que España debe ser un Estado que asuma en si la voluntad

de todos tos españoles.

Entetidemos que el Gobierno --como supremo responsable del bien común nacional— tiene la obligación

de mostrarse serenamente a impedir a toda costa la subversíon interior; pero para ello será imprescindible

que —de manera clara y rotunada- exista: un vasto plan inmediato de pro-útoeión política vara llenar el

peligroso hueco inexplicablemente producido estos últimas años. Sólo con vigoroso empeño y

reciedumbre de un régimen cabo la paz $ la libertad ciudadana,.»

 

< Volver