Los alféreces provisionales, preocupados por la subversión     
 
 Informaciones.     Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LOS ALFÉRECES PROVISIONALES, ncoeupados POR LA SUBVERSIÓN

ZARAGOZA 27. (Resumen de EUROPA PRESS.) — El XXI Congreso Nacional de la Hermandad

Nacional de Alféreces Provisionales y Consejo Nacional, que concluyó a primeras horas de la noche del

pasado sábado, elaboró una serie de conclusiones en las que recogen una visión panorámica sobre la

incidencia y despliegue de los ideales del 18 de julio en el año 1973, tal como los aprecian los 20.000

hombres punteros que sostienen esos ideales repartidos por toda la geografía española.

La lucha contra la subversión abierta o encubierta fue tema de especial consideración, ofreciéndose

soluciones concretas.

En el orden de la política exterior, se analizó la posición de Europa respecto a España y en particular en

relación con el Mercado Común. Se reafirmó el claro punto de vista de los alféreces provisionales

respecto de Gibraltar, de las relaciones con Marruecos, manteniéndose criterios que hagan compatible la

comprensión con la dignidad nacional.

Se señaló también la identificación de la Hermandad con los problemas de Hispanoamérica, analizándose

cómo cabe hacer efectiva nuestra afinidad de fe, cultura e idioma para que rindan frutos que la

solidifiquen.

Se traté de la ineludible exigencia de la máxima austeridad administrativa.

En lo que se refiere a la acción de la Hermandad, quedó reafirmada, una vez más, su identificación con el

18 de julio, con los principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales, cuyo

cumplimiento y el de la Ley Orgánica del Estado se considera de exigencia inaplazable.

Se estimó que los medios de comunicación del Estado y del Movimiento cumplen tibiamente lo

establecido en dichas Leyes Fundamentales, y en cuanto al importantísimo medio que es la televisión, se

consideró que resulta hoy excesivamente aséptica en materia política.

Consideró el Congreso —añade la nota— que la Hermandad debe actuar unida a los demás ex

combatientes y procurar su máxima presencia en los órganos representativos e institucionales del Estado,

declarándose además que todo alférez provisional debe comportarse, pública y privadamente, como lo

exige su condición de tal.

 

< Volver