Autor: Apostua, Luis. 
   Tarea para los números uno y dos     
 
 Ya.    10/07/1977.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

S E MAN A ESPAÑOLA

Tarea para las números uno y dos

La reordenación económica tiene que ser pactada entre Gobierno y oposición socialista • La Union

General de Trabajadores también rechaza el "pacto social" • El Gobierno también tendrá muchas

dificultades con la derecha socioeconómica

Esta es la hora del acuerdo entre el número uno, Adolfo Suárez, 5 el número dos, Felipe González. Todo

el mundo ha recogido esa impresión como resumen de la explicación del vicepresidente Fuentes Quintana

sobre el problema económico, que, en el fondo, ee un problema político. Como muchas veces algunas

personas hemos dicho, pasamos de una economía coactiva a una economía pactada. La coacción se

producía desde e) poder hacia las áreas obreras, con la prohibición de loe sindicatos y la persecución

policial. Pero también era una economía coactiva en cuanto que el Estado reglamentaba tan prolijamente

la vida económica que ponía más trabas que beneficios, excepto en lo que suponía economía

especuladora,

donde ha habido una manga ancha increíble. .

Ahora bien: con todas las dificultades que va a tener la negociación de fondo entre el Gobierno UCD y la

oposición PSOE, tengo la impresión de que las grandes dificultades del Gobierno van a venir de cierta

derecha que hasta añora ha gozado del inapreciable privilegio de no pagar lo que debía de impuestos, de

camuflar enormes "holdings" tras minúsculas sociedades, evadir los capitales al primer estornudo de la

economía y un largo etcétera de prácticas financieras verdaderamente perjudiciales para la economía

nacional.. Esa es Ja columna vertebral, de nuestra vida financiera y es también imposible un plan

económico sin pactar con ella, A BU lado, la derecha política, con la etiqueta

Alianza Popular, e« un problema menor.

Tengo la impresión de que tardaremos algún tiempo en conocer los planes concretos del Gobierno en

materia socioeconómica. La razón es que, una vez elaboradlos por el Consejo de Ministros, han de pasar

por una previa negociación con los grandes partidos de la oposición y con las centrales sindicales. En esas

condiciones, es menester esperar lo suficiente peía que la negociación se pueda realizar. Porque, de

hecho, la explicación del vicepresidente Fuentes Quintana «e una simple toma de conciencia, una voz de

alerta y balizamiento del camino, porque ha expresado su compromiso de proceder,/ de verdad, a una

reforma fiscal. En España no ha sobrevivido ningún ministro a la idea de hacer pagar a los que tienen que

pagar; pero alguno ha de ser e] primer vencedor. El Partido Socialista y la Unión General Ae

Trabajadore», que «e sienten vencedores, planean una estrategia de fuerte oposición en la que alternará la

presión política dentro del Congreso y del Senado con la acción sindical. Las declaraciones de Nicolás

Redondo son enormemente claras a este respecto y reiteran puntos expuestos por otras centrales

sindicales: no al llamado "pacto social". Aceptan un "mácroconvenio" entre empresas y trabajadores, pero

sin ninguna limitación reivindicativa.

Luis APOSTUA

 

< Volver