Treinta y un objetores de conciencia, puestos en libertad     
 
 Informaciones.    07/02/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Treinta y un objetares de conciencia, puestos en libertad

MADRID, 7. (INFORMACIONES.)—Treinta y un objetores de conciencia han abandonado el penal del

Puerto de Santa María. (Cádiz) en los últimos días. Algunos de ellos llevaban más >Je diez años de

prisión, en condenas sucesivas por negarse a prestar _£l servicio militar. A todos ellos se les ha aplicado

la disposición transitoria segunda de la ley sobre negativa a la prestación del servicio militar, aprobada el

pasado mes de diciembre. Pa.rece ser que otros objetares que cumplen condena (se calcula que ahora

mismo hay unos 268 encarcelados por este motivo), serán también puestos en libertad.

La disposición transitoria segunda dice así: «Los condenados, en una o varias causas, a penas de tres años

y un día o más de privación de libertad y que lleven cumplido como mínimo ese tiempo, podrán solicitar

de la autoridad judicial la aplicación de la presente ley, con los efectos dispuestos en la misma. La

autoridad judicial, con su auditor, oyendo previamente ai fiscal jurídico-militar, conmutará la conde-

na o condena impuestas por la que l1eve efectivamente cumplida, declarará su exclusión del servicio

militar, su incapacidad en los términos previstos y ordenará su inmediata excarcelación.»

Sin embargo, la rehabilitación de los condenados por objeción de conciencia, según la misma ley, sólo

podrá obtenerse mediante el cumplimiento efectivo de las obligaciones militares. Mientras.esto no ocurra,

el objetor está incapacitado para ostentar cargos y funciones públicas.

Esta ley de negativa a la prestación del servicio militar no tocó el tema de la objeción de conciencia, tras

haber fracasado dos proyectos anteriores en las Cortes. Deja incluso la ventana abierta a que la objeción

de conciencia pueda ser contemplada en una lev nueva. Como se recordará, la ley establece que «el

español que declarado soldado o marinero útil rehusara expresamente, y sin causa legal, cumplir el

servicio militar, será castigado con ´la pena de tres años y un día a ocho años de prisión si el hecho

ocurriera en tiempo de paz».

 

< Volver