Los militares y la política     
 
   17/01/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Los militares y la política

La editorial e "Cambio-16":

Los militares . deben respetar "cualquier acción política que tenga.cabida en «1 orden institucional, fliit

que «ea lícito, en consecuencia, participar ni mostear eu pref«renoia por cualquiera de ellas"; Estas

paíaforajs -del ministro dé Marina, que remachan conceptos Ménibinos del ínlnisitro d«l Ejército, parecen

iüunelap, ni más ni menos, la posibilidad de la depíioorácia .plural en «ste país. Si la íieu-traMdad política

de Jas .Fuerzas Armadas está garantizada, este 8aató país puede .convertirse pronto en nación liberal y

moderna.

.. Faite algo, claro. Falta que las instituciones, civiles sé modernicen tanto como las Fuerzas Aunadas y

acepten que una sociedad industrializada es una sociedad plural en et terreno poüíticí). Y pluiial quiere

decir que aquí tiene deireeho a opinar fcodcr .el nruiido y que aquí debe intervenir en J*-P 3 í t le a quien

quiera, ealvo aque´llos que. t&ngan por tiandesa SÜITO-aar al vecino o impedirle ser U-bire y opinar. Es

decir,; aquí cabe éü 99,9 por 100 de «spáñoles. No «uta tnaü.´

Después de «sta» tajantes declarafciones de los ministros militares, la pelota realmente está, en «1 tejado,

de los civiles. latehWón... declarada Je te» Fuerzas Armadas «s la neutralidad polática, ´peito, no basta

con Querer. "Si las´ tóstiíu-eíones deÉ país .no se ponen día a día a la altura de los íiempo», «i «I

Inmovilismo o la «egrueíá >te los políticos crean una fosa 4n-Bondátote entré mundo rea.1 • y´-. mundo

oficial, ,1a «risís institucional jjuede ser tan grave que otra veek vuelva Ja patota a. los inSliit«i.res.

I/a histcífla «spañqla deü >M-fcímo sigilo es una prueba radiante´de que por estos lares los militares

llegaron a taíér-venír répatídEumente´ *en poító-ca, cuando la eociedad´"; civH fue incapaz de dar aí traite

oon aquea mamótrético An´tigüo Régimen que eigu´ió ganando ba-tallas casi un sigio después de muerto.

Bueno seria no c^petir la historia, pero eso no depende sólo dé los militares, sino «apeoiál-mente d« los

político».

 

< Volver