Autor: Sánchez Agesta, Luis. 
 Las bases de una constitución (VI). 
 El Senado     
 
 Ya.    08/07/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LAS BASES DE UNA CONSTITUCIÓN (VI)

EL SENADO

ALGO hay que decir sobre la segunda Cámara en el supuesto—que parece muy

probable por no decir

seguro de que se adopte una estructura regional o cuasifederal. En este su-

puesto, el Senado debe

incrementar sus competencias y modificar su estructura. Si la próxima

Constitución va a ser regional, el

Senado debe ser algo más que una Cámara de moderación o de secunda reflexión y

debe representar la

opinión de las reglones como un todo.

Permítasenos una pequeña disgresión sobre lo que significa una estructura

regional o federal. Todos

estarán de acuerdo en que un principio básico de la democracia es la decisión

mayoritaria. La minoría, es

oída y respetada, puede participar en la deliberación, pero quien en último

término decide es la mayoría,

Pues bien, el regionalismo y en línea general el federalismo representa un

principio corrector, por no

decir contradictorio, de ese fundamento mayoritario. En su esencia, todo

regionalismo o federalismo

concede una capacidad propia de decisión a determinadas minorías frente al

criterio de la mayoría.

Quienes tienen intereses peculiares, económicos o culturales diversos de la

mayoría, se reservan el

derecho a resolver por sí mismos esos interesas minoritarios.

Esta protección de las minorías regionales y de sus intereses o modos de vida

peculiares que

representa, el regionalismo no se traduce soto en. la concesión de una

autonomía, sino en su presencia

como tal cuerpo minoritario en un órgano de decisión común, en que la

representación no puede tener

de base un principio de equitativa proporcionalidad de la población, sino que,

al contrario, debe

equilibrar las diferencias de población, concediendo a las" regiones un grupo

homogéneo de

representantes, De aquí que las segundas cámaras de una estructura federal se

inspiren en principios

diversos de representación. Ei Senado de los Estados Unidos concede ïa misma

representación a ïos

estados mas poblados, como Nueva York o California, que a los menos poblados,

como Alaska, o

Delaware

f con diferencias de población que van desde los veinte millones a menos de

medio millón de

habitantes}, y la República Federal Alemana establece una mínima matización, que

va desde tres a cinco

representantes, - para absorber diferencias de millones de habitantes.

En segundo lugar, la misma " elección y, sobre todo, el carácter representativo

de los miembros de esta

Cámara pueden tener formas muy específicas dentro de lo que se llama la segunda

Cámara, de tipo

"consejo"*, y lu segunda Cámara, de tipo "senado". En el sístema de consejo, ios

senadores son´

realmente delegados del gobierno de onda -región, país, provincia o estado, que

votan como una unidad,

de acuerdo con ïas instrucciones del gobierno regional o provincial. ÏÏ incluso

son nombrados por

éstos, como ocurría antes en ïos Estados Unidos o Suiza, en que los designaban

las legislaturas de los

estados o cantones, o son los mismos miembros del gobierno regional, como ocurre

e« la República Federal Alemana, no faltando incluso algún caso, como en Canadá,

en que son designados con este

carácter, nominalmente por la Corona y de hecho por el primer ministro federal,

En la segunda Cámara,

de tipo senado, los miembros de esta Cámara son normalmente elegidos por los

electores de la región o

´provincia, y en sus votaciones expresan libremente sus propios puntos de vista,

o los de Su partido, o

.los de sus electores.

Quizá tienen todavía más importancia que esta diversa base representativa de la

segunda Cámara las

funciones que se le asignan. Los representantes de las peculiaridades

minoritarias de las distintas

regiones deben tener una intervención más amplia en aquellos puntos (que, como

es natural, son muy

variables según la, estructura federal) que afectan especialmente á las regiones

o a la estructura de la

unión o de la federación. E incluso pueden servir de contrapeso al Congreso en

situaciones de crisis y

tener una intervención en la designación de órganos judiciales o incluso en

procesos, judiciales que

afectan «. las más altas magistraturas del Estado.

El Senado pasa entonces de ser un verdadero órgano de lu unidad nacional, dentro

de lu estructura

racional en que están equilibrados ios intereses peculiares y nacionales, sobre

todo si entre las funciones

que" se le asignan figuran aquellas que afectan a la política exterior,

especialmente relaciones exteriores

y defensa.

Luis SÁNCHEZ AGESTA

 

< Volver