General González del Yerro. 
 "El Ejército español no tiene sus fusiles para adornarlos con claveles"     
 
 Informaciones.    16/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

GENERAL GONZÁLEZ DEL YERRO:

«El Ejército español no tiene sus fusiles para adornarlos con claveles»

MADRID, Í6. (INFORMACIONES.)—«El Ejército español no tiene sus fusiles para adornarlos con

claveles», declara el general González del Yerro a «ABC». El general González del Yerro es el jefe de la

Escuela de Estado Mayor.

«La misión del Ejército —afirma— viene definida por las leyes Fundamentales: defensa del país ante

posibles conflictos con el exterior y defensa interior del orden institucional.» A su juicio, el Ejército no

debe ser alterado «por las mareas políticas» ni enzarzarse «a niveles individuales ni de cuerpo en la peri-

pecia pasajera, y caduca de lo político. El militar, si quiere seguir en las filas de la milicia, no debe

meterse en la arena de la política».

Declara, también que no hay líderes en el Ejército ni tampoco crisis de autoridad o erosión de la unidad.

Sin embargo, «no estamos —dice»— al margen de la dinámica social; somos una parte de la sociedad».

«El Ejército —declara en otro lugar de la entrevista— respaldará la sucesión tal como las leyes

Fundamentales lo disponen. Estoy convencido que este respaldo es el mejor servicio que podemos prestar

a España.» Afirma también que el Príncipe se identifica rotundamente con el Ejército y que se sabe

apoyado por él a la hora de la sucesión..

En cnanto al orden público, dice: «El mantenimiento del orden público en nuestro país está perfectamente

reglamentado. Se precisaría un grave deterioro o imposibilidad de las fuerzas a quienes específicamente

compete esta tarea, para que el Ejército interviniese. En tal caso, y hablamos de la hipótesis de que en

nuestro país hubiese unas circunstancias difíciles que aconsejasen la presencia del Ejército en-la calle, se

trataría de completar la acción de las fuerzas del orden público. Ahora bien, el Ejército español no tiene

sus fusiles para adornarlos con claveles ni los claveles florecen en la embocadura de un fusil.»

 

< Volver