Ministro de marina. 
 "Sin defensa adecuada se puede ser colonia próspera, pero no nación soberana"     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 7. 

MADRID, 25. (INFORMACIONES.)

MINISTRO DE MARINA:

"Sin defensa adecuada se puede ser colonia próspera, pero no nación soberana"

«DOS DEFORMACIONES EXTREMAS:

MILITARISMO (SUICIDA) Y ANTIMILITARISMO (COfRROSIVO)»

MILITARISMO Y AümiMiürrAR,isMo

EL ministro de Marina, almirante Gabriel Fita da Veiga, ha afirmado, al clausurar él CURSO especial de

Información para las Fuerzas Armadas, que "cuantos ven en los gastos de defensa ia»a remora al logro de

mayores cotas de bienestar material ignoras u olvidan que, sin una defensa adecuada, se puede ser colonia

próspera, pero no nación soberana, y el bienestar no es el fin única ni el bien supremo de una comunidad

nacional".

El almirante Pita da Veiga analizó en la útótna lección del curso el tema «La información y las fuerzas

amadas» y manifestó que la política informativa s o 1> r e las fuerzas armiadas habría de realizarse

«básicamente propi-ciando el amplio debate de los grandes :•- temas relacioinaidos con la defensa

nacional, en BUS múltiples facetas y desde todos los ángulos, dando audiencia a los diversos sectores

representativos del queliáéer nacional y contrastando la opinión a nivel popular».

La finalidad de la información sobre las fuerzas armadas es «fomentar el amor y el respeto del pueblo —

dijo— a sus fuerzas armadas, mediante el conocimiento de su realidad y la comprensión de´ su

necesidad». Y explicó después: «Em la conciencia de su necesidad ha de cimentarse la conijpenetración

entre el pueblo y las fuerzas armadas; en. la conciencia de sus posibilidades ha de cimentarse la seguridad

nacional. Una y oirá son pilares de la política de defensa».

«Bijas fuerzas armadas quieren y necesitan —dijo— que la nación tenga conciencia de su necesidad y de

sus posibilidades. Esta es una condición precisa para una valoración de lo militer, a la par que antidoto

frente a dos deformaciones extremas: militarismo y - antimilitarismo. E3 primero es suicida; el segundo,

corrosivo».

El almirante Pita da Veiga dijo más tarde que ees necesario un consenso nacional acerca de lo que na de

ser defendido, para >rue las varias opciones de la política de defensa encuentren wn eco res-ponsabJe en

la opinión pública; condJciojn requerida ´para que la política militar sea sentida, comprendida y apoyada

por los distintos estamentos de la: comunidad -nacional. Dijo asimismo que «(incluso la neutralidad exige

un alto precio» y que «una, nación inerme es una nación neutralizada., no neutral».

Por otra parte, no omitió una de las realidades de laa relaciones Prensa-fueraas armadas: «una tendencia ai

hermetismo,´que es con frecuencia obstáculo insalvable para el informador» y continuó: «El secreto

militar no podemos esgrimirlo cómo excusa para cerrar nuestras puertas Es, sin duda, un factor limitativo

de la información; pero limitarla no^es negar y, en cada caso, .ha de apreciarse la existencia y eü alcance

de esa limitación,»

En el curso de • eiSte acto fueron entregados los diplomas a los jefes y oficiales asistentes ai curso.

Estaban presentes, además del ministro, de Marina, el ministro de Información y Turismo (que pronunció

unas breves palabras para destacar el relieve de estos cursos), el director general de Radiodifusión y

Televisión, altos jefes del Ministerio de Marina y el director de la Escuela Oficial de Radiodifusión y

Televisión.

 

< Volver