Según el presidente de la Hermandad de Alféreces Provisionales. 
 "Imprescindible restaurar hoy el signo político"     
 
   08/07/1975.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

SEGÚN El PRESIDENTE. &E LA HERMANDAD DE ALFÉRECES PROVISIONALES

IMPRESCINDIBLE RESTAURAR HOY EL SIGNO POLIT!CO>

* «EL SISTEMA HA DEBILITADO SU CAPACIDAD DE DIALÉCTICA»

* «LA FALTA DE UN MÍNIMO DE IDEALES POLÍTICOS COMUNES ESTA

DIVIDIENDO A LOS ESPAÑOLES»

CONFUSIONES DOCTRINALES

ZAMORA, 8. (Resumen de EUROPA PRESS.)

LOS Que por esos mundos han seguido nuestra evolución sin prejuicio alguno son testigos excepcionales

de cómo hemos conseguido alcanzar unas cotas y niveles de desarrollo fuera de toda duda, y que todo ello

ha sido posible porque bajo la capitanía de Francisco Franco ha vivido el pueblo español con toda

intensidad el mayor período de paz fecunda y prosperidad que recuerda la historia.»

Esto dijo el presidente de la Hermandad de Alféreces Provisionales, don Luis Be-nítez de Lugo y

Ascania, marqués de la Florida, en el discurso que pronunció en Monte de la Reina (Toro), «» la

provincia de Zamora.

«N o s sentimos obligados —dijo más adelante— a denunciar cualquier clase de hechos que con el

pretexto .de una necesaria evolución, descentralizan nuestro origen y amenazan gravemente la unidad del

pueblo español, sumiéndole en constante confusión y desconfianza, rompiendo su paz interna y dando

una imagen falsa al exterior de la verdadera realidad de España. Y propugnamos desde aquí la convenien-

cia de proseguir el proceso de perfeccionamiento y evolución de las instituciones políticas españolas

según las leyes del Estado, pero saliendo al paso simultáneamente también de los que intentan des-

naturalizar dicha evolución y amenazan gravemente la continuidad de las esencias del régimen,

comprometiendo la prosperidad v 0az de los españoles.»

«Apoy amos - continuólas manifestaciones del 20 de mayo al Consejo Nacional, y 24 de julio a las Cortes

Españolas, hechas ´por el presidente Arias, y cierto que "España y el Régimen no están en almoneda",

pero consideramos imprescindible en estos momentos la adopción de una serie de medidas encaminadas a

restaurar el signo político, y estamos conformes con el principio de autoridad que el Gobierno anuncia,

pero con el mantenimiento en una línea dura v necesaria.»

Seguidamente, el marqués de la Florida se refirió a las siguientes confusiones doctrinales:

IEn la vida política nacional se han producido un vacío y confusión doctrinales que están provocando

desviaciones hacia ideologías falsas, fracasadas en España, contrarias al genuino espíritu que dio vida a

las fuerzas que constituyeron y constituyen el Movimiento Nacional y a la legalidad vigente. Aunque en

el origen de esta situación concurren factores de diversa naturaleza, conviene señalarlos a efectos de

corrección de los posibles fallos y contradicciones nacidos del propio sistema, que al disminuir la fe en

sus soluciones, ha debilitado su capacidad dialéctica e innovadora.

2 Uno de los fallos es la falta de un mínimo de ideales políticos comunes, que están conduciendo a una di-

visión y enfrentamiento de los españoles, cuya radicalidad va en aumento, coni.pe-ligro para la futura

convivencia y el normal funcionamiento de las instituciones.

3 y otro, muy importante se está produciendo: una expansión del térro r i s m o, alentado por las

circunstancias favorables que encuentra en el mundo.

4 En resumen, el proceso de transición de un régimen de concentración personal de poderes, de tan po-

sitiva ejecutoria, a un sistema institucional que garantice el futuro, viene siendo aprovechado para

impugnar su legitimidad de origen y de ejercicio como premisa para su sustitución.

Más adelante, el presidente de la Hermandad se preguntó: «¿Por qué prescindir, en lugar de

perfeccionarlo, de un sitema que ha demostrado virtualidad ¡suficiente para acunar uno de los períodos

más fructíferos y tranquilos de nuestra .historia? Hay que rechazar también la concepción liberal y

socialista, de la democracia con sus errores sobre el origen y el ejercicio del poder que a través de su

inminantismo absoluto conducen a la anarquía o a la tiranía.»

8 de julio de 1975

 

< Volver