Director de la Academia General Militar. 
 "El ejército no tiene más que una idea política: la patria"     
 
 Informaciones.    30/08/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

30 de aaosio de 1975

DIRECTOR DE LA ACADEMIA GENERAL MILITAR:

"EL EJERCITO NO TIENE MÁS QUE UNA IDEA POLÍTICA: LA PATRIA"

«LA VERDADERA LIBERTAD ESTA EN EL RESPETO AL ORDEN Y A LA JUSTICIA, NO EN

QUERER IMPONER POR LA VIOLENCIA UNAS IDEAS A LOS DEMÁS»

MISIÓN DEL EJERCITO

ORDEN V JUSTICIA

ARRESTOS MILITARES

PROCESO DE LOS NUEVE MILITARES

LA CORUÑA, 30. (Resumen de uittiA.)

EL militar, como ciudadano, podro tener sus simpatías •personales. En el Ejército, como entidad, no tiene

más que una idea política: la patria», declara el general don Guillermo Quintana Lacai, director de la

Academia General Militar, en una entrevista vublicaaq por el periódico co-ruiié* «E- Ideal Gallego´».

El general Quintana ingresó e» la Academia en el año 1935 tiene en su haber 25 recompensas, además de

la medalla militar. Pasó veinticuatro años y cinco meses de su vida como secretario general de la Casa

Militar del Jefe del Estado, y en el próximo mes de noviembre cumplirá dos años de destino al frente de la

Academia General Militar de Zaragoza.

El general Quintana dice también: «La misión del Ejército, por mucho que intenten tergiversarla, viene

perfectamente especificada en el artículo 37 de la ley Orgánica del Estado. "Garantizar la unidad e

independencia de la patria, la integridad de sus territorios, la seguridad nacional y la defensa del orden

institucional.

Hay que tener en cuenta que este texto es perfectamente congruente con otra , ley muy anterior, la ley de

1878, por la que se constituía, en la época de Cánovast el Ejército de Tierra. Dice esa ley en su artículo

tercero que «la primera y más importante misión del Ejército es sostener la independencia de la patria y

defenderla de enemigos exteriores e interiores.»

Preguntado el general si estaría de acuerdo,con la militarización de los universitarios como freno a la

subversión, su respuesta es: «¿Usted cree que. se conseguiría algo con eso? Creo qué la ver. dadera

libertad está en el respeto al orden y a la justicia, no en querer imponer por la violencia uñas ideas a los

demás, con las cuales la mayoría está completamente disconforme.»

Solicitada la opinión del general acerca de si deben ser conocidos los problemas y necesidades de las

Fuerzas Armadas por los españoles, responde: «Qué duda cabe, mucho más profundamente. Así se

evitarían críticas sin base alguna. Las Fuerzas Armadas forman parte de la nación y su misión es bien

clara. Igual que nosotros nos interesamos por los problemas, quisiéramos que los demás comprendieran

los nuestros. No somos un compartimento estanco, estamos unidos con el pueblo y formamos parte de él.

Pío somos "clasistas"´ la procedencia social, actual, de nuestros mandos, así lo demuestran. Que todos

entiendan que los militares somos hombres de buena voluntad.»

Preguntado sobre los sucesos de Barcelona y los arrestos militares consiguientes, el general- Quintana

declara:

«Los militares tenemos nuestros reglamentos, régimen interior, ordenanzas, Código de Justicia Militar...

Cualquier falta cometida está perfectamente encajada y descrita con su pena correspondiente en nuestro

Código. Es algo normal y natural; ocurre en todos los Ejércitos del mundo y aun en todas las profesiones.

Tenemos deberes que cumplir; existen "cosas que no podemos hacer. Cualquier transgresión a las mismas

es origen de un-arresto, de mayor o menor importancia, según la falta cometida. Esto ha ocurrido siempre

y en todas las épocas. ¿Por qué se le da tanta importancia ahora? Los arrestos se anotan en las hojas de

servicio, y pasado algún tiempo con buena conducta se borran y como si no hubiera pasado nada: la hoja

queda limpia y sin mancha.»

En relación con el proceso de los nueve militares últimamente arrestados, el general Quintana manifiestan

«El arresto de estos militares es una cosa Interior del Ejército y queda explicada en la pregunta anterior.

Para nosotros queda dentro del capítulo «de las .faltas y sus correcciones». Si se inicia una información

sobre los hechos, y se ve que existe delito, se nombra juez y aquí es la justicia la que se encarga dé es-

clarecer los hechos; nosotros, por nuestra formación.- creemos firmemente en la justicia.

 

< Volver