Autor: Espín, Manuel. 
 Jesús Martínez Pujalte, diputado de UCD. 
 "Queremos potenciar las juventudes centristas"  :   
 "El liberalismo moderno tiene un gran campo en España". 
 Pueblo.    02/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

FERNANDEZ

2 de agosto de 1977

PUEBLO

LOS JOVENES POLITICOS

El rejuvenecimiento biológico de las nuevas Cortes es indiscutible».

Junto à fas cartas de tos «viejos»´ políticos resaltan las imágenes, hasta hace poco tiempo desconocidas,

de un grupo de jóvenes españoles que desde el Parlamento van a feacerse notar con su voz y su voto en el

gran debate nacional que ahora se inicia. Representan a ja totalidad del electorado que los ha llevado a la

Cámara, pero también representan a un amplio sector «aeiai —la juventud—, deseoso de participar a

to.dps los niveles en la elección de un futuro colectivo que les pertenece mas que a nadie.

Aunque un sector do jóvenes entre los dieciocho y los veintiún año aún no tiene el voto, otras voces

pretenderán llevar esta primera reivindicación de los mas jóvenes a las Cortes, En esta breve serie de

conversaciones con jóvenes políticos que se sientan «s las Cantarás s» pretende» un primer contacto

con esas nuevas caras de las que poco se sabe, j recoger, entre otras, sus opiniones sobre la problemática

de mas d» la tercera parte que son los jóvenes españoles. sobre su ambiente» y su circunstancia personal

POTENCIAR LAS JUVENTUDES CENTRISTAS"

Jesús Martínez Pujalte, diputado de UCD.

PUEBLO. (Por Manuel ESPIN.)—El mas joven de los parlamentarias de la UCD está especialmente

interesado en la problemática juvenil. «Queremos potenciar las juventudes de la UCD —me dice—, para

llenar un hueco y promover una serie de actividades, no solo políticas, sino también las culturales o las

deportivas. Con esto no pretendo que rivalicemos con las Juventudes Socialistas o con las del PCE, pero

creo que unas juventudes de la UCD deben tener una presencia en la vida pública.»

«El liberalismo moderno tiene un gran campo en España»

Jesús Mar t í n e z Pujalte, nacido en Murcia hace veintisiete anos, es partidario de la mayoría de edad y

del voto a los dieciocho anos. «Yo no creo que los jóvenes voten mas a la izquierda o a la derecha de lo

que lo hace en las generaciones que les preceden; lo que sí creo es que puede producirse algún mayor

abstencionismo entre los jóvenes, como ocurre e´n algunos países en los que se ha coricedido eí vota a los

mayores de dieciocho anos, porque en algunas sociedades superdesarroll a d a s se esta produciendo una

automarginación de la juventud, el aislamiento de esta contó repudio a los Valores de la Sociedad

establecida, y una tendencia en algunos grupos hacia un nihilismo. En España creo que el papel de la

juventud es capital; ahora mismo tenemos una pirámide de población con una base muy ancha. Esto

significa o bien un gran potencial revitalizado para el país de un valor inestimable, o bien que un sector

fundamental de la población se va a desentender de la vida política, del Parlamento y de sus instituciones.

Hace uïios anos esta disociación estaba justificada por el régimen político existente; a partir de ahora esta

disociación no tendría que producirse.»

Jesús Martínez, diputado al Congreso por Murcia, pertenece- a la Federación de Partidos Demócratas y

liberales. «He nacido ea una pedanía cercana a Murcia llamada La Raya, pero luego viví varios anos en

Lorqui. Al empezar el bachillerato, mi padre se trasladó al lado, a la capital de la provincia. Estudié en el

instituto Alfonso X el Sabio, y mas tarde hice la carrera de Ciencias Biológicas en Madrid y Valencia.

Los veranos he trabajado casi siempre, por ejemplo, en una empresa papelera. Procedo de una familia de

!tipb medio que, gracias al trabajo de mi padre. ha conseguido una posición acomodada.»

Sobre el origen de su . inquietud política, ´Martínez Pujalte se define así: «Hasta el 20 de noviembre del

75 nunca he pertenecido a ninguna asociación ni a ningún partido. En ese momento surgió en mi un deseo

muy vivo de participar. Me di cuenta que había que cambiar muchas cosas en este país, y que era muy

oportuno que existiera una nueva clase política que lo renovará, Eso me llevo a ponerme en contacto con

la cabo elecciones en las que F. P. D. L. de Garrigues Walker, pues la ideología liberal era una de las

opciones con las que me sentía mas identificado. Por otro lado, el hecho de tener una cierta libertad, e

independencia, incluso el ser, soltero y no tener demasiadas obligaciones, me ha llevado a sentir como

mas viva esta responsabilidad política.»

Sobre el pasado y el futuro del liberalismo .en España Martínez. Pujalte se expresa coa estas palabras:

«Creo que realmente nunca ha habido democracia en este país. ´ En el > régimen existente hasta 1931 la

participación política era mínima, incluso se llevaron a solo participaba un 1 por 100 de la población. En

las elecciones del 31 el voto sí fue universal, pero creo que tampoco fueron unas elecciones democráticas

—y esto lo ha mantenido Ricardo de la Cierva en la campana que hemos hecho juntes, de alguna manera,

los contendientes en aquéllas elecciones no aceptaban el resultado de las mismas, solo las iban a aceptar

en el caso de que les fueran favorables, como ´así se manifestar on en la Prensa en aquella ocasión.»

«Pero el liberalismo de nuestra época tiene muy poco que ver con el del siglo XIX. Los liberales del siglo

pasado habían luchado y conseguido las libertades públicas, pero el sistema liberal del XIX no era

democrático ni justo, ni progresista... El liberalismo tiene una gran baza en España, a través de partidos

netamente Liberales o a través de la ideología liberal que inspira a partidos no liberales. En España va à

configurarse un sistema de tipo occidental, por lo que la ideología liberal tiene un gran campo.»

A la ´pregunta de si considera que :en España va a imponerse .un sistema de corte bipartidista al modo de

Inglaterra o Alemania, o un sistema pluripartidista —q u i z à .cuatrip artidisía— semejante al-de Francia,

Jesus Martínez responde: «No so y profeta, ni me gustan las profecías. Creo que bipartidismo no existe

realmente, hay dos grandes partidos, pero también hay otras fuerzas. En el futuro el panorama político se

va a consolidar de forma parecida a la actual. Es decir, intuyo que se consolidará una opción comunista

bastante fuerte y que el PSOE obtendrá porcentajes similares a los del 15 de junio, con algunas

oscilaciones. Y veo también a un partido de centro, la UCD con alas a la derecha y a la izquierda y un

papel muy importante que cumplir.

Y también habrá una representación de la derecha clásica, AP; su relativa derrota electoral la entiendo en

función de un error de apreciación sobre lo que creían que seria su fuerza electoral real. Les ha ocurrido

como eh el régimen anterior en el que las altas esferas del país prácticamente • desconocían lo que

realmente pensaba ese país.» Sobre la cuestión del regionalismo murciano, Martínez Pujalte defiende el

concepto de regionalidad para su provincia. «Murcia va a tener que ´ ser defendida como una unidad

provincial, al igual que Navarra o Asturias, que componen una región uniprovincial. Yo no creo que

Albacete, por sus características, tengà mucho que ver con la región murciana. Siempre que hablo de la

región murciana me cuesta trabajo hablar de la provincia de Murcia.

Murcia es una región, y a nivel de la UCD nuestra provincia tie-iie la configuración de región, como las

demás. El Gobierno «comprende que aspiramos a ser una verdadera región, a u n que quizá tampoco

ahora sea el momento para plantear esa cuestión, pienso que por el momento es mas oportuno ir creando

un clima para ir definiendo esa regionalidad. La asamblea informal que celebramos en Murcia los

parlamentarios elegidos por la circunscripción no fue tan solamente como juzgó la Prensa local, pero fue

un paso importante para atender a las necesidades de nuestra región. )

Por otro lado —prosigue—, habría que definir si Cartagena va a constituirse dentro de Murcia como una

misma unidad provincial, o si la región murciana va a constituirse en .dos provincias: Murcia y

Cartagena. Pero éste es un tema que no me preocupa demasiado. Creo que Cartagena debe tener el grado

de autonomía conveniente. Pienso que la descentralización debe darse a todos los niveles, y no puede

detenerse en el provincial. Si Cartagena y su campo necesitan esa autonomía para poder resolver sus

problemas allá donde se producen, hay que abordar el tema. No solo´ estoy en contra del centralismo

madrilenó, sino también en contra de los otros centralismos.

Pero tenemos problemas económicos muy importantes. Creo que nuestra provincia es agrícola, y en la

medida en que los Gobiernos no se preocupen de la agricultura, el despegue de nuestra región será

imposible. Hemos atravesado momentos muy difíciles, por ejemplo, con la exportación de los frutos, ya

que los sucesivos incrementos de los costes hacían que nuestros productos no fueran competitivos,

mientras que otros países los ofrecían a un precio inferior. También será conveniente para que nuestros

productos salgan adelante que la tasa de inflación española se estabilice de modo semejante a la de los

países de la CEE; de lo contrario será difícil salir del atasco. Pero también se precisa una remodelacíón de

las estructuras comerciales, porque no se pueden mantener ios mercados tradicionales con unas técnicas

anticuadas.»

 

< Volver