Legalización de la objeción de conciencia: Buen regalo de Reyes     
 
 Informaciones.    07/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

INFORMACQONES

Legalización de la objeción de conciencia: Buen regalo de Reyes

NO hace todavía dos años que el tema de los objetores de conciencia al servicio armado se estrelló en las

Cortes, Ya por aquel entonces, la voz de los obispos, la de Justicia y Paz y la de otros muchos grupos

políticos pedían una positiva consideración del problema. tas Cortes no se hicieron eco de estas

demandas, sino simplemente se discutió el aspecto legal "por negación a prestar el servicio militar", sin

entrar ni salir en la distinción entre negociaciones injustificadas y posibles objeciones justificadas,

Cuando el procurador señor Tarragona, hizo derivar la atención de la Cámara a la hipótesis de la objeción

de "conciencia, el general Galera le interrumpió para decirle que eso no se estaba discutiendo.

No se discutió, efectivamente, el terna de la objeción de conciencia por motivos religiosos. Pero, por eso

mismo, quedó descolgado adrede. Ahora el Gobierno Suárez da un decidido paso a! frente, resolviendo la

cuestión por real decreto.

Este hecho viene a confirmar, en primer lugar, la decidida actitud reformista del Gobierno. Después de

que la nación aprobara en referéndum "la octava ley fundamental", que enmienda claramente el espíritu

de las siete restantes, y después de que hace pocos días se suprimiera también por decreto el Tribunal de

Orden Público, el decreto sobre la objeción de conciencia suena a un buen regalo de Reyes para España.

Efectivamente, España elimina así otra piedra de escándalo para la convivencia interior y para sus relacio-

nes exteriores. Se incorpora al grupo de naciones que incluyen la objeción de conciencia entre los

derechos políticos del hombre.

Es de notar que la objeción de conciencia es admitida en el contexto de "los motivos religiosos", es decir,

que se inserta en las motivaciones trascendentes del hombre. Pero no se hacen distingos ni

discriminaciones: por lo que creemos que un simple alegato desde lo que pudiéramos llamar "religión

natural" tiene perfecto encuadre en el nuevo estatuto legal.

Ia curiosidad se centra ahora en la determinación exacta de esos servicios civiles sustitutorios del servicio

militar; Así podrá delimitarse el ámbito de la objeción dé conciencia.

De todos modos, como hemos dicho más arriba, el decreto llegado casi por sorpresa —como los regalos

de estos días— es una buena noticia:porque se resuelve un problema y porque es una prueba más de que

la reforma sigue adelante.

 

< Volver