Los objetores de conciencia no están satisfechos con las disposiciones sobre el servicio civil     
 
 Ya.    02/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

LOS OBJETORES DE CONCIENCIA no están satisfechos con las disposiciones sobre el servicio civil

Afirman que no se reconoce el derecho de objeción de conciencia El período de tres años en servicios

cívicos es excesivo No quieren que se convierta en un servicio militar sin armas

MADRID. (Logos.)—Algunos objetares de conciencia no han quedado satisfechos con las últimas

disposiciones para suplir el servicio militar por el servicio civil.

"No se ha reconocido aún el derecho fié objeción de conciencia. El Consejo de Ministros sólo ha fiado

normas para quien se niega a cumplir el servicio militar por cuestiones religiosas, y esto es insuficiente.

Este caso se da solamente en los testigos de Jehová, que no están dispuestos, por otra parte, a desempeñar

ningún servicio cívico", manifestó a Logos don José Beunza, primer objetor de conciencia en España,

quien afirma que no adoptó esta actitud por motivos solamente religiosos y rompió con la postura pasiva

mantenida por los objetores anteriores a él.

Don José Beunza, católico, qué se negó en 1971 al cumplimiento del servicio militar con "argumentos

éticos y políticos", estima que quienes ya realizan por su cuenta, en grupos autogestionados, servicios

cívicos paralelos no objetan por motivos religiosos, y que el hecho de contemplar en las nuevas normas

únicamente esta última actitud es un anacronismo.

"Es un paso, evidentemente—comenta´ don José Beunza—, y todo depende ahora de la flexibilidad con

que se aplique la ley. En otros países también se comenzó a legislar sobre el tema con disposiciones

rígidas y cortas, pero que se aplicaron después con gran flexibilidad. Hay que tener en cuenta, sin

embargo, que en muchos de esos países ya se comenzó a afrontar la objeción de conciencia en los años

veinte y treinta."

Demasiado tiempo

Sobre el período que el objetor deberá emplear en cumplir un servicio cívico, Beunza considera que

tres años son excesivos. "Parece más un castigo. No hay una equivalencia. En los países europeos, la

media es solamente unos meses más que el período normal del servicio con armas."

Considera, además, que el lugar de prestación del servicio cívico no puede venir impuesto por una norma.

"Eso es algo que está en función del propio servicio. Para el objetor que ya trabaja con mi-nusválidos, por

ejemplo, en determinada localidad, ©1 cambio de base supone un quebranto en eu servicio. Tiene que

comenzjar de nuevo a. establecer contactos, conocer grupos distintos, adaptar su acción a nuevas

circunstancias; es un gran problema. El traslado de localidad o región solamente puede imponerlas el tipo

de servicio."

 

< Volver