Autor: Escribano, Francisco. 
 Aportan la mayor cantidad de los objetores de conciencia de España. 
 Los Testigos de Jehová firmes: Exención o prisión     
 
 Diario 16.    25/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Aportan la mayor cantidad de los objetores de conciencia de España

Los Testigos de Jehová firmes: Exención o prisión

Francisco Escribano

Los Testigos de Jehová, que aportan en España la casi totalidad de los objetores de conciencia, no se

acogerán al decreto del 23 de diciembre del pasado año, que íes permite sustituir el servicio militar por

servicios civiles durante tres años.

Esto quiere decir que los llamados a filas de esta secta religiosa serán juzgados por tribunales .militares y

pasarán en ¡prisión, tal y como sucede ahora,-de tres años y un día a ocho años, de acuerdo con la ley de

19 de diciembre de 1973. Lo normal es que pasados tres años,, como suele suceder soliciten el indulto a

nivel personal y se les conceda,

Dos caminos

Julio Ricote, abogado y testigo de Jehová afirma que para ello sólo hay dos caminos: exención o prisión.

"Las demás fórmulas ~—añade— están en contra de nuestros principios de neutralidad cristiana en" los

asuntos militares y políticos. No podemos aceptar una sustitución de algo que no reconocemos."

Señaló también, que los países que mejor han resuelto el problema de los objetores de conciencia han sido

Suecia, Holanda, Brasil y ´Alemania´ federal, en donde hay Una exención total.

Desde que los Testigos de Jehová presentaron su negativa a hacer el servicio militar, ochocientos

veinticinco han pasado por prisión con distintas penas. La de mayor duración, casi dos años, fue para

Alberto Contijoch. "Actualmente, con los indultos y la amnistía —informa Ricote—, no hay ninguno en

prisión. A los que fueron llamados a filas en los últimos meses, se les dijo que volvieran a sus casas y que

ya se les convocaría de nuevo, en espera de cuál fuese su decisión de acogerse o no a lo que señala el

decreto ^sustituir ,el servicio militar .por el civil)

Treinta y ocho mil

Los Testigos de Jehova, treinta y ocho mil en España, con poco menos de la mitad en Barcelona, declaran

que no intervienen nunca en manifestaciones, ni por su condición de objetores de conciencia, ni por

cualquier otro motivo. Confirman que ninguno de .ellos estuvo en las de Madrid, Barcelona y Bilbao: del

9 de este mes.

Eduardo Ajuria, asesor jurídico de los Testigos de Jehová —ha llevado más de trescientos casos—-,

informa que los objetores de conciencia han pasado por situaciones muy difíciles.

"Hay que tener en cuenta —.puntualiza—, que en el Código de Justicia Militar en "España no estaba

previsto que nadie se negase a hacer el servició militar y que por esta razón durante mucho tiempo se

juzgó en vacío y se aplicó el * llamado delito^ continuado. •Consistía en que tras una primera condena, al

objetor de conciencia ~se le requería de nuevo para hacer el servicio militar y como de nuevo se negaba,

iba otra vez a prisión. Era una pena desorbitada pa-.ra el delito.;Entre unas cosas y otras había quien se

pasaba en esta situación desde los veintiún .años a los cuarenta y dos."

Afirma que, según sus noticias, Franco dijo en cierta ocasión qce para treinta objetores de conciencia no

se iba a ;hacér un decreto. "Sin embargo —aclara—, luego se percato del problema e hizo más que las

Cortes,, que no han hecho sino debatirse en más y más polémicas. El decreto ¡que -acabó con la—

aplicación del delito. continuado por objetor de conciencia, creo que fue creado por iniciativa suya."

 

< Volver