Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Enseñanza. 
 Ambiente participativo en las universidades barcelonesas     
 
 Informaciones.    04/11/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ENSEÑANZA

AMBIENTE PARTICIPATIVO EN LAS UNIVERSIDADES BARCELONESAS

Por Enrique SOPENA

BARCELONA, 4.—«Se espera, pues, la participación de los universitarios, acogiéndose a las normas

aprobadas, cauce operativo básico que, cara al futuro, permitirá cambiar el carácter provisional actual de

las normas vigentes por la articulación definitiva, de la representación, en cuya elaboración ellos mismos

participarán, comentaba el director general de Universidades e investigación el sábado en el vespertino

Tele/Exprés a preguntas del periodista señor Llorente dentro de una larga entrevista dedicada a la

Universidad y sus problemas. El señor Lucena se mostraba optimista por lo que respecta a la participación

estudiantil, aunque no dejaba de señalar que han comenzado en algunos casos a aparecer "slogans"

tendentes a descalificar esta normativa ofrecida al universitario». Según el director general, tales

«slogans» son difundidos por «aquellos grupos que no quieren que se elijan democráticamente

representantes para atribuirse a si mismos la representación». Puntualizaba el señor Lucena que la

participación que se instrumenta lo es para fines exclusivamente académicos», y que debe confiarse en

que las futuras asociaciones políticas integren las inquietudes de esta índole de los universitarios

españoles.

Casi paralelamente a estas declaraciones, puede afirmarse que en dos Universidades de Barcelona

(Central y Bellaterra) ha comenzado el debate en torno al decreto de participación. La semana académica

terminó con asambleas autorizadas, en las cuales los alumnos expusieron sus puntos de vista en torno a la

participación. Mañana por la tarde, en la Facultad de Letras, proseguirán sesiones similares. En realidad,

la semana universitaria estuvo marcada por el signo de la tolerancia: el miércoles, en la Universidad

Autónoma de Bellaterra, se celebró un recital del cantante-poeta-lícenciado en Historia Raimon. Más de

cinco mil estudiantes —de la Central, Politécnica y Autónoma— se congregaron en el «campus» de

Bellaterra para escuchar las canciones catalanas de Raimon, un auténtico símbolo aquí de canción

compromiso. Raiman no habla actuado —no le había, sido permitido actuar en la Universidad desde

1970, cuando ofreció un rectial en la Facultad de Derecho. Raimon, el miércoles pudo cantar muchas de

sus canciones, dado que el permiso era estrictamente universitario, a nivel de rectorado de la Autónoma.

El recital constituyó un verdadero éxito, y la más notable tal vez sea que a pesar de la ausencia de fuerza

pública toda transcurrió sin alteraciones del orden.

En la página semanal de «La Vanguardia» dedicada a la enseñanza, y que aparece los viernes, el

periodista don Rafael Wirth escribía con motivo del citado recital, lo siguiente: «Años atrás, este tipo de

actuaciones resultaban poco menos que imposibles,. Algo se ha avanzado, por lo menos en este terreno. Y

hay que seguir por ese camino. Paso a paso. Y lo más importante: el acontecimiento ha servido para

demostrar que existe un profundo deseo de llegar a una convivencia pacífica, Y Raimon y los seis mil

estudiantes de Bellaterra son un ejemplo.»

Menos numerosa fue la concurrencia a la primera sesión sobre participación. Tuvo lugar en el Aula

Magna de la Universidad Central y a la misma asistieron más de trescientos universitarios, incluido un

buen numero de profesores. Los participantes no mostraron excesivo entusiasmo por el decreto del

Ministerio de Educación y Ciencía, aunque, a reserva de posteriores asambleas, el criterio, al perecer

dominante es que se debe aprovechar la normativa para elegir delegados democráticamente y aprovechar

las posibilidades aperturistas que se ofrecen. En cualquier caso,, una constante aparecía clara: es necesaria

una amnistía universitaria que alcance a todos aquellos que durante años han luchado para que la

participación se convirtiera en realidad, y que precisamente por esta actitud han sido sancionados o

detenidos.

En parecidos términos se pronunciaron los estudiantes de la Autónoma reunidos asimismo con este fin.

De momento, no obstante, los estudiantes barceloneses ya pueden reunirse, al menos para discutir sobre

los derechos otorgados desde el Ministerio de Educación y Ciencia. Hace sólo unos meses estas, cosas

solian terminar con la presencia de la fuerza pública. Ahora se propicia incluso desde las instancias supe-

riores de la propia Universidad.

4 de noviembre de 1974 INFORMACIONES

 

< Volver