Autor: ;Fuente, Elisa de la. 
 Relevo en la Asociación Española de Mujeres Universitarias. Jimena Alonso, nueva presidenta. 
 Lo de mujeres universitarias se ha quedado estrecho; tenemos que dar cabida a la mujer profesional     
 
 Informaciones.    27/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

«LO DE MUJERES UNIVERSITARIAS SE

HA QUEDADO ESTRECHO; TENEMOS QUE

DAR CABIDA A LA MUJER

PROFESIONAL»

En la última Junta de la Asociación Española de Mujeres Universitarias ha quedado constituida la

Directiva que regirá esta Institución durante los próximos tres años. La nueva Junta, como las anteriores,

está compuesta por mujeres dinámicas y de gran formación intelectual, pero que aporta como novedad un

gran espíritu de equipo y deseos de proyectarse hacia la promoción social de la mujer.

Fundamentalmente lo que queremos hacer en esta nueva etapa —dice Jimena Alonso, nueva presidenta—

es agilizar esta institución, quitarle rótulos —lo de mujeres universitarias se ha quedado estrecho y

desfasado— y dar cabida a la mujer profesional, a la mujer que trabaja. Queremos que esta institución

esté abierta a esta faceta de la mujer, cada día más numerosa en España y por otra parte bastante

descoordinada entre si. Es este aspecto de la mujer una profesional más, pero con problemas específicos,

el que más nos interesa y al que queremos abrirnos.

—¿Qué pensáis aportar de dentro a fuera de la Asociación?

Contamos con un factor importante a nuestra disposición que es un equipo con gran preparación que está

dispuesto a trabajar con nosotros en proyectos que pueden beneficiar a la mujer, social, cultural, biológica

o legalmente. En este aspecto estamos preparadas para en cualquier momento comenzar en el trabajo de

preparar cursos, seminarios, estudios, por medio de cuadros de especialistas en cada tema que no

solamente se limiten a actuar en los recintos de la Asociación, sino que acudan alli donde haya

auditorium; una tarea de creación e investigación paralela a una de divulgación. Somos partidarias de una

formación universitaria y hacer honor a este privilegio en tanto en cuanto supone una responsabilidad

social de la que se pueda beneficiar la mujer en general; asi entendemos nosotros el titulo «universitario»,

como un compromiso para con las demás.

Jimena Alonso, profesora adjunta de árabe en la Universidad Complutense, encabeza un equipo

compuesto por sociólogo, psicólogos, historiadores, catedráticos cuya nota común es el entusiasmo con

que han acogido esta nueva tarea.

—¿Cuál es el mayor «handicap» que encontráis?

— La falta de medios económicos. Los locales que nos presta el Instituto Internacional apenas cubre para

organizar algún acto cultural. Necesitamos nuevos locales donde poder realizar una labor científica en

equipo y por supuesto necesitamos medios para pagar esa labor. La Asociación cuenta con unas

doscientas afiliadas que pagan unas quinientas pesetas. Con esa cifra difícilmente se puede emprender

nada más que lo que se ha hecho hasta ahora: una labor cultural reducida al breve marco de las asociadas

y que conste que esto no es poco, pero tampoco es suficiente. Creemos que podemos hacer mucho por la

mujer, y a través de ella por la sociedad y es una pena qué se limite por falta de medios económicos. En

este momento estamos sumergidas en la tarea de llamar a todas las instituciones culturales y económicas

para que nos ayuden. También queremos aumentar el número de socios para de esta forma aumentar los

beneficios y responsabilidades y aumentar también el trasvase de medios y conocimientos. Para

conseguirlo queremos dar cabida en nuestra asociación a toda mujer que lo desee, sea o no universitaria.

Este es nuestro gran empeño, el conseguir que la mujer que trabaja encuentre en la Asociación marco

donde proyectarse y donde se proyecten y trabaje y estudien los problemas que les afectan.

 

< Volver